Descripción general

La intoxicación con monóxido de carbono ocurre cuando el monóxido de carbono se acumula en el torrente sanguíneo. Cuando hay demasiado monóxido de carbono en el aire, el organismo reemplaza el oxígeno de los glóbulos rojos con monóxido de carbono. Esto puede provocar un daño grave en los tejidos, o incluso la muerte.

El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro e insípido que se produce por la combustión de gas, leña, propano, carbón u otros combustibles. Las máquinas y equipos mal ventilados, en especial en espacios cerrados o muy herméticos, pueden permitir que el monóxido de carbono se acumule hasta alcanzar niveles peligrosos.

Si crees que tú o alguien que esté contigo puede tener intoxicación con monóxido de carbono, busca aire fresco y pide atención médica de urgencia.

Síntomas

Los signos y síntomas de las intoxicaciones con monóxido de carbono pueden ser:

  • Dolor de cabeza sordo
  • Debilidad
  • Mareos
  • Náuseas o vómitos
  • Dificultad para respirar
  • Confusión
  • Visión borrosa
  • Pérdida del conocimiento

La intoxicación con monóxido de carbono puede ser especialmente peligrosa para aquellas personas que estén durmiendo o en estado de ebriedad. Esas personas pueden sufrir un daño cerebral irreversible o, incluso, morir antes de que alguien note que hay un problema.

Cuándo consultar con el médico

Los signos de advertencia de intoxicación con monóxido de carbono pueden ser sutiles. Sin embargo, este trastorno es de urgencia médica y puede poner en riesgo la vida. Si crees que tú o alguien que esté contigo puede haberse intoxicado con monóxido de carbono, busca aire fresco y pide atención médica de urgencia.

Causas

La intoxicación con monóxido de carbono se produce al inhalar gases de la combustión. Cuando en el aire que estás respirando hay demasiado monóxido de carbono, el organismo reemplaza el oxígeno de los glóbulos rojos con monóxido de carbono. Esto impide que llegue oxígeno a los tejidos y a los órganos.

Varios motores y productos que queman combustible producen monóxido de carbono. Normalmente, la cantidad de monóxido de carbono producida por estas fuentes no es un motivo de preocupación. Pero si se los utiliza en un espacio cerrado, o parcialmente cerrado, (cómo utilizar una parrilla a carbón en el interior) el monóxido de carbono se puede acumular hasta alcanzar niveles peligrosos.

La inhalación de humo durante un incendio también puede provocar intoxicación con monóxido de carbono.

Factores de riesgo

La exposición al monóxido de carbono puede ser particularmente peligrosa para las siguientes personas:

  • Bebés no nacidos. Las células sanguíneas de los fetos absorben el monóxido de carbono de forma más rápida que las células sanguíneas de los adultos. Esto causa que los fetos sean más propensos al daño que provoca la intoxicación con monóxido de carbono.
  • Niños. Los niños respiran con más frecuencia que los adultos, lo que puede ocasionar que sean más propensos a la intoxicación con monóxido de carbono.
  • Adultos mayores. Las personas mayores que experimentan una intoxicación con monóxido de carbono pueden tener más probabilidad de padecer daño cerebral.

Complicaciones

Según el tiempo y el grado de exposición, la intoxicación con monóxido de carbono puede provocar lo siguiente:

  • Daño cerebral permanente
  • Daño al corazón, que puede provocar complicaciones cardíacas que ponen en riesgo la vida
  • Muerte

Prevención

Las siguientes precauciones simples pueden ayudar a prevenir la intoxicación por monóxido de carbono:

  • Instala detectores de monóxido de carbono. Coloca uno en el corredor, cerca de cada dormitorio de la casa. Controla la batería cada vez que revises la batería del detector de humo, al menos, dos veces por año. Si se activa la alarma, sal de la casa y llama al 911 o a los bomberos. Los detectores de monóxido de carbono también se encuentran disponibles para casas rodantes y para embarcaciones.
  • Abre la puerta del garaje antes de encender el auto. Nunca dejes el auto en marcha en el garaje. Ten especial cuidado si el garaje está pegado a tu casa. Dejar el auto en marcha en un espacio pegado al resto de tu casa nunca es seguro, aunque la puerta del garaje esté abierta.
  • Utiliza los aparatos que funcionan a gas según lo indicado. Nunca uses una cocina o un horno a gas para calentar tu casa. Usa las cocinas a gas portátiles en espacios exteriores únicamente. Usa calefactores de combustión solo cuando haya alguien despierto que los controle, y las puertas o las ventanas estén abiertas para que entre aire. No uses un generador en un espacio cerrado, como el sótano o el garaje.
  • Mantén los motores y los aparatos de combustión bien ventilados. Algunos de ellos son:

    • Calefactores
    • Hornos
    • Parrillas a carbón
    • Placas para cocinar
    • Calentadores de agua
    • Chimeneas
    • Generadores portátiles
    • Estufas a leña
    • Motores de automóviles y de camiones

    Pídele a la empresa de servicios públicos que controle los aparatos que funcionan con gas, incluso el horno, una vez por año.

  • Si tienes chimenea, mantenla en buenas condiciones. Limpia la chimenea y el conducto todos los años.
  • Mantén los conductos de ventilación y la chimenea despejados durante cualquier remodelación. Asegúrate de que no estén cubiertos por una lona ni tapados con basura.
  • Haz las reparaciones pertinentes antes de regresar al sitio donde ocurrió un incidente. Si se produjo envenenamiento por monóxido de carbono en tu casa, es crucial encontrar la fuente de monóxido de carbono y repararla antes de que vuelvas allí. Los bomberos locales o la empresa de servicios públicos pueden brindarte ayuda.

Intoxicación con monóxido de carbono care at Mayo Clinic

Feb. 24, 2015
References
  1. Preguntas y respuestas sobre el monóxido de carbono. U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de los Estados Unidos). http://www.cpsc.gov/en/Safety-Education/Safety-Education-Centers/Carbon-Monoxide-Information-Center/Carbon-Monoxide-Questions-and-Answers-/. Último acceso: 23 de octubre de 2014.
  2. AskMayoExpert. Hyperbaric oxygen therapy (Oxigenoterapia hiperbárica). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2013.
  3. AskMayoExpert. Carbon monoxide toxicity (Toxicidad del monóxido de carbono). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2013.
  4. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2015: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de octubre de 2014.
  5. Shannon MW, et al. Haddad and Winchester’s Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose (Tratamiento clínico de la intoxicación y la sobredosis de droga de Haddad y Winchester). 4.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2007. https://www.clinicalkey.com/#!/content/book/3-s2.0-B978072160693450092X. Último acceso: 23 de octubre de 2014.
  6. Indications for hyperbaric oxygen therapy (Indicaciones para la oxigenoterapia hiperbárica). Undersea & Hyperbaric Medical Society (Sociedad Médica Subacuática e Hiperbárica). http://membership.uhms.org/?page=Indications. Último acceso: 21 de agosto de 2014.
  7. Auerbach PS. Wilderness Medicine (Medicina para Áreas Silvestres). 6.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier Mosby; 2012.
  8. Millman MP (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 23 de noviembre de 2014.