Diagnóstico

Si tu médico sospecha que tienes bulimia, generalmente hará las siguientes pruebas:

  • Una exploración física completa
  • Análisis de sangre y orina
  • Una evaluación psicológica, que incluye analizar tus hábitos alimentarios y tu actitud hacia la comida

El médico también podría solicitar pruebas adicionales para ayudar a determinar un diagnóstico, descartar causas médicas de las variaciones en el peso y determinar si tienes alguna complicación relacionada.

Criterios de diagnóstico

Para el diagnóstico de bulimia, el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), enumera los siguientes puntos:

  • Has tenido episodios recurrentes de comer una cantidad anormalmente excesiva de comida, es decir, más de lo que comería la mayoría de las personas en un tiempo similar y en circunstancias similares, por ejemplo, en un lapso de dos horas
  • Sientes una falta de control cuando te das un atracón, por ejemplo, sobre la cantidad de comida y la capacidad de dejar de comer
  • Vomitas, te ejercitas en exceso, haces ayuno o usas laxantes, diuréticos u otros medicamentos para eliminar las calorías extra que consumiste en un atracón para evitar aumentar de peso
  • Comes en exceso y haces una purga, al menos, una vez por semana durante, al menos, tres meses
  • Tu figura corporal y tu peso incluyen demasiado en tu autoestima
  • No tienes anorexia, un trastorno de la alimentación con conductas alimentarias extremadamente restrictivas

La gravedad de la bulimia se determina según la cantidad de veces por semana que haces una purga.

Incluso si no cumples todos estos criterios, igual es posible que tengas un trastorno de la alimentación. No trates de autodiagnosticarte; busca ayuda profesional si tienes algún síntoma de un trastorno de la alimentación.

Tratamiento

Cuando tienes bulimia, es posible que necesites varios tipos de tratamientos, aunque la combinación de psicoterapia con antidepresivos puede ser la opción más eficaz para superar el trastorno.

Generalmente, el tratamiento supone un enfoque de equipo que los incluye a ti, a tu familia, a tu médico de cabecera o a otro profesional de salud, así como a un profesional de salud mental y a un dietista con experiencia en el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria. Es posible que cuentes con un encargado del caso para coordinar tu atención.

Aquí se muestran las opciones y las consideraciones respecto del tratamiento de la bulimia.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia conversacional o asesoramiento psicológico, consiste en hablar sobre la bulimia y los asuntos relacionados con un profesional de salud mental. La evidencia indica que estos tipos de psicoterapias ayudan a mejorar los síntomas de la bulimia:

  • Terapia cognitiva conductual para ayudarte a identificar creencias y comportamientos negativos y poco saludables, y reemplazarlos por otros positivos y saludables
  • Terapia familiar para ayudar a que los padres intervengan para detener las conductas alimentarias poco saludables de su hijo adolescente; luego, ayudar a que el adolescente recupere el control de su alimentación, y, por último, ayudar a que la familia lidie con los problemas que la bulimia puede producir en el desarrollo del adolescente y la familia
  • Psicoterapia interpersonal, que aborda las dificultades en las relaciones cercanas y ayuda a mejorar tu comunicación, así como las técnicas de resolución de problemas

Pregúntale al profesional de salud mental qué tipo de psicoterapia usará y que evidencia existe que demuestre sus beneficios en el tratamiento de la bulimia.

Medicamentos

Los antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la bulimia cuando se los usa junto con psicoterapia. El único antidepresivo específicamente aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para tratar la bulimia es la fluoxetina (Prozac), un tipo de inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que puede ser de ayuda, incluso si no estás deprimido.

Educación nutricional y peso saludable

Los dietistas y otros profesionales de salud diseñar un plan de alimentación que te ayude a lograr un peso saludable y a aprender hábitos alimentarios normales y buena alimentación. Si tienes bulimia, podría ayudarte un programa de pérdida de peso con supervisión médica.

Hospitalización

Generalmente, la bulimia se puede tratar fuera del hospital. Pero si sufres un tipo grave de bulimia y complicaciones de salud importantes, tal vez tengas que recibir tratamiento en un hospital. Algunos programas para trastornos de la conducta alimentaria pueden ofrecer tratamiento diurno en lugar de hospitalizar al paciente.

Dificultades del tratamiento en la bulimia

Si bien la mayoría de las personas que sufren bulimia se recuperan, algunas descubren que los síntomas no desaparecen por completo. Los períodos de atracones y purgas pueden ir y venir a través de los años, dependiendo de las circunstancias de tu vida, como la recurrencia durante las épocas de niveles altos de estrés.

Si te encuentras otra vez en el círculo de atracones y purgas, las sesiones de «refuerzo» con los profesionales de salud pueden ayudarte a capear la crisis antes de que trastorno de la conducta alimentaria que padeces esté nuevamente fuera de control. Aprender maneras positivas de enfrentar la situación, establecer buenas relaciones y controlar el estrés pueden contribuir a evitar una recaída.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

Si bien no puedes tratar la bulimia tú solo, además del tratamiento profesional, sigue los siguientes consejos de cuidado personal para la bulimia:

  • Cumple con tu plan de tratamiento. No faltes a las sesiones de terapia e intenta no desviarte de los planes de comidas.
  • Infórmate sobre la bulimia. La educación acerca de tu afección puede fortalecerte y motivarte para cumplir con tu plan de tratamiento.
  • Obtén la nutrición adecuada. Si no estás comiendo bien o si tienes purgas frecuentes, probablemente tu cuerpo no esté recibiendo todos los nutrientes que necesita. Comer regularmente y no restringir la ingesta de comida son el primer paso para superar la bulimia. Habla con tu médico sobre los suplementos adecuados de vitaminas y minerales.
  • Mantente en contacto. No te aísles de los familiares y los amigos preocupados que desean verte saludable. Comprende que ellos solo quieren lo mejor para ti y que las relaciones enriquecedoras y afectivas son buenas para ti.
  • Se bueno contigo mismo. Resiste la necesidad imperiosa de pesarte o de mirarte al espejo con frecuencia. Esto justamente puede estimular tu impulso por mantener hábitos poco saludables.
  • Ten precaución con el ejercicio. Habla con tu profesional de salud sobre el tipo de actividad física adecuada para ti, si es que la hay, especialmente si haces ejercicio en forma exagerada para quemar calorías después de un atracón.

Medicina alternativa

Es probable que las personas con trastornos de la alimentación abusen de los suplementos dietéticos y productos a base de hierbas diseñados para reducir el apetito o ayudar a perder peso. Los suplementos o las hierbas para perder peso pueden tener efectos secundarios graves e interactuar con otros medicamentos. Si usas suplementos dietéticos o hierbas, analiza los posibles riesgos con tu médico.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Tal vez te resulte difícil sobrellevar la bulimia cuando te enfrentas súbitamente con mensajes contradictorios de los medios de comunicación, la cultura, los entrenadores, la familia y, quizás, tus propios amigos o pares. Entonces, ¿cómo sobrellevas una enfermedad que puede ser mortal cuando también recibes mensajes que dicen que estar delgado es un signo de éxito?

  • Recuerda cuál es el peso saludable para tu cuerpo.
  • Resiste la necesidad imperiosa de hacer dieta o de omitir comidas, lo que puede desencadenar los atracones.
  • No visites los sitios web que defienden o dignifican los trastornos de la conducta alimentaria.
  • Identifica las situaciones problemáticas que probablemente desencadenen los pensamientos o las conductas que pueden contribuir a tu bulimia, y elabora un plan para lidiar con ellas.
  • Ten un plan para hacer frente al malestar psíquico que te causan los contratiempos.
  • Busca ejemplos positivos para imitar que te ayuden a reforzar tu autoestima.
  • Encuentra actividades y pasatiempos placenteros que te ayuden a distraerte de los pensamientos sobre atracones y purgas.
  • Para fortalecer tu autoestima, perdónate, enfócate en los aspectos positivos, reconoce tus méritos y date aliento.

Busca apoyo

Si tienes bulimia, tú y tu familia pueden encontrar grupos de apoyo que sirvan para dar aliento, esperanza y consejos sobre cómo afrontar la situación. Los miembros del grupo pueden realmente comprender lo que estás atravesando porque han pasado por eso. Pregúntale al médico si tiene información sobre un grupo en tu área.

Consejos de afrontamiento para los padres

Si eres el padre o la madre de una persona bulímica, tal vez te culpes por el trastorno de la conducta alimentaria de tu hijo. Sin embargo, las causas de los trastornos de la conducta alimentaria pueden ser muchas, y no se considera al estilo de crianza como una causa fundamental. Lo mejor es enfocarse en cómo puedes ayudar a tu hijo ahora.

Estas son algunas sugerencias para brindarle apoyo a tu hijo:

  • Pregúntale a tu hijo qué puedes hacer para ayudar. Por ejemplo, pregúntale a tu hijo adolescente si le gustaría que planificaras actividades en familia después de las comidas para disminuir la tentación de purgarse.
  • Escucha. Permite que tu hijo exprese sus sentimientos.
  • Programa horarios habituales para las comidas en familia. Comer a horarios habituales es importante para reducir los atracones.
  • Cuéntale a tu hijo sobre tus preocupaciones. Pero hazlo sin echar culpas.

Recuerda que los trastornos de la conducta alimentaria afectan a toda la familia, y tú también debes cuidarte. Si crees que no estás enfrentando la enfermedad de tu hijo adolescente de un modo adecuado, el asesoramiento profesional puede beneficiarte. O pregúntale al médico de tu hijo sobre los grupos de apoyo para padres de hijos con trastornos de la conducta alimentaria.

Preparación para la consulta

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico u otro profesional de salud.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que no parezcan estar relacionados con el motivo de tu consulta
  • Tu información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en la vida
  • Todos los medicamentos, las hierbas medicinales, las vitaminas u otros suplementos que estés tomando, así como las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico, para que puedas aprovechar al máximo el tiempo con él

Si es posible, pídele a un miembro de tu familia o a un amigo que te acompañe. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste mencionar. Además, un miembro de la familia puede darle al médico una imagen más completa de tu vida familiar.

Algunas preguntas para hacerle al médico o a otro profesional de salud incluyen las siguientes:

  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Qué tratamientos se encuentran disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me está recetando?
  • ¿De qué manera el tratamiento afectará mi peso?
  • ¿Empezaré a menstruar nuevamente?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda darme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico u otro profesional de salud te hagan varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuánto tiempo hace que te preocupa tu peso?
  • ¿Haces ejercicios? Si es así, ¿con qué frecuencia?
  • ¿Has encontrado otras maneras de bajar de peso?
  • ¿Tienes algún síntoma físico?
  • ¿Vomitaste alguna vez porque sentías demasiado lleno?
  • ¿Has tomado medicamentos para perder peso alguna vez?
  • ¿Piensas en comida con frecuencia?
  • ¿Alguna vez comes a escondidas?
  • ¿A algún miembro de tu familia le diagnosticaron alguna vez un trastorno de la alimentación o tuvo síntomas de un trastorno de este tipo?

El médico te hará otras preguntas sobre la base de tus respuestas, síntomas y necesidades.

Aug. 23, 2017
References
  1. Bulimia nervosa (Bulimia nerviosa). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 6 de marzo de 2015.
  2. Bulimia nervosa (Bulimia nerviosa). National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional de Enfermedades Mentales). http://www2.nami.org/Template.cfm?Section=By_Illness&template=/ContentManagement/ContentDisplay.cfm&ContentID=7638. Último acceso: 6 de marzo de 2015.
  3. Harrington BC, et al. Initial evaluation, diagnosis, and treatment of anorexia nervosa and bulimia nervosa (Evaluación inicial, diagnóstico y tratamiento de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Cabecera). 2015;91:46.
  4. Lock J. An update on evidence-based psychosocial treatments for eating disorders in children and adolescents (Actualización sobre tratamientos psicológicos basados en evidencias para los trastornos de la alimentación en niños y adolescentes). Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology (Revista de psicología clínica de niños y adolescentes). 2015;12:1.
  5. Foreman SF. Eating disorders: Overview of treatment (Trastornos de la alimentación: descripción general del tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 6 de marzo de 2015.
  6. Breuner CC. Complementary, holistic, and integrative medicine: Eating disorders (Medicina complementaria, holística e integradora: trastornos de la alimentación). Pediatrics in Review. 2010;31:e75.
  7. Rohren CH (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 16 de marzo de 2015.
  8. Cook, AJ. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 23 de enero de 2015.
  9. Bulimia — Information prescription (Bulimia: prescripción de información). NHS Choices. http://www.nhs.uk/conditions/bulimia/pages/introduction.aspx. Último acceso: 6 de marzo de 2015.
  10. Sim LA, et al. Identification and treatment of eating disorders in the primary care setting (Identificación y tratamiento de trastornos de la alimentación en el ámbito de la atención primaria). Mayo Clinic Proceedings (Procedimientos de Mayo Clinic). 2010;85:746.
  11. Grothe K (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 15 de abril de 2015.
  12. Couturier J, et al. Efficacy of family-based treatment for adolescents with eating disorders: A systematic review and meta-analysis (Eficacia de la terapia familiar para los adolescentes con trastornos de la alimentación: metaanálisis y revisión sistemática). International Journal of Eating Disorders (Revista internacional de trastornos de la alimentación). 2013;46:3.
  13. Campbell K, et al. Eating disorders in children and adolescents: State of the art review (Trastornos de la alimentación en niños y adolescentes: revisión de vanguardia). Pediatrics 2014;134:582.