Una nariz quebrada, también llamada «fractura de nariz», es una quebradura o fisura en uno de los huesos de la nariz (a menudo, en el hueso que se encuentra sobre el puente de la nariz).

Las causas frecuentes de una nariz rota son los deportes de contacto, las peleas físicas, las caídas y los accidentes automovilísticos que producen traumatismo facial. Una nariz quebrada puede provocar dolor, además de hinchazón y hematomas alrededor de la nariz y debajo de los ojos. La nariz puede verse torcida y puedes tener problemas para respirar.

El tratamiento para una nariz quebrada puede comprender procedimientos para realinearla. Por lo general, no se requiere cirugía para una nariz quebrada.

Signos y síntomas de una nariz quebrada:

  • Dolor o sensibilidad, especialmente al tocar la nariz
  • Hinchazón de la nariz y las zonas aledañas
  • Sangrado de nariz
  • Hematomas alrededor de la nariz o de los ojos
  • Nariz torcida o deformada
  • Dificultad para respirar a través de la nariz
  • Secreción de mucosidad por la nariz
  • Sensación de que una o ambas fosas nasales están bloqueadas

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de urgencia si tienes una lesión en la nariz acompañada por:

  • Una lesión en la cabeza o en el cuello caracterizada por dolor de cabeza intenso, dolor de cuello, vómitos o pérdida del conocimiento
  • Dificultad para respirar
  • Sangrado que no puedes detener
  • Un cambio notable en la forma de la nariz que no es hinchazón, sino un aspecto encorvado o torcido
  • Líquido transparente y acuoso que drena de la nariz

Las causas frecuentes de una nariz rota son:

  • Lesión por deportes de contacto, como el fútbol americano o el hockey
  • Altercados físicos
  • Accidentes automovilísticos
  • Caídas

Puedes romperte la nariz incluso al caminar, si chocas contra un objeto fijo, como una puerta o una pared; o por juegos rudos como la lucha.

Cualquier actividad que aumente el riesgo de una lesión facial aumenta el riesgo de una fractura de nariz. Estas actividades pueden comprender:

  • Practicar deportes de contacto, como fútbol americano y hockey, especialmente sin casco que tenga máscara facial
  • Participar en una pelea física
  • Andar en bicicleta
  • Levantar pesas, especialmente si no tienes alguien que te supervise
  • Andar en un vehículo motorizado, especialmente sin cinturón de seguridad

Algunas de las complicaciones o lesiones relacionadas con la fractura de nariz son:

  • Tabique nasal desviado. Una fractura de nariz puede provocar un tabique nasal desviado, un trastorno que se produce cuando la delgada pared que divide los dos lados de la nariz (tabique nasal) se desplaza y estrecha las fosas nasales. Los medicamentos, como los descongestionantes y antihistamínicos, pueden ayudarte a vivir con el tabique nasal desviado, pero se necesita una cirugía para corregir este trastorno.
  • Acumulación de sangre. En algunos casos, puede acumularse sangre coagulada en la nariz fracturada, lo que ocasiona un trastorno denominado «hematoma del tabique». Un hematoma del tabique puede bloquear un orificio nasal o ambos. El hematoma del tabique requiere un drenaje quirúrgico inmediato para evitar daños en el cartílago.
  • Fractura del cartílago. Si la fractura se produjo debido a un golpe fuerte, como un accidente automovilístico, es posible que también presentes fractura del cartílago. Si la lesión es lo suficientemente grave como para que sea necesario un tratamiento quirúrgico, el cirujano deberá atender tanto la lesión del hueso como la del cartílago.
  • Lesiones en el cuello. Del mismo modo, las fracturas de nariz causadas por lesiones producidas a alta velocidad, como en un accidente de tránsito, pueden estar acompañadas de lesiones en el cuello. Si el golpe es lo suficientemente fuerte para quebrar la nariz, posiblemente también tenga la fuerza suficiente para dañar los huesos del cuello. Si crees que tienes una lesión en el cuello, consulta con tu médico de inmediato.

Si tu lesión es grave, deberás buscar atención médica de inmediato y no tendrás tiempo para prepararte para la consulta. Sin embargo, si la lesión en la nariz no es tan grave (solo está acompañada de hinchazón y dolor moderado), puedes decidir esperar antes de consultar con el médico. Esto permite que la hinchazón disminuya para que el médico y tú puedan evaluar mejor la lesión.

Sin embargo, lo mejor es no esperar más de tres a cinco días para consultar con el médico si los signos y los síntomas persisten. Durante este período de tiempo, busca atención médica si sucede lo siguiente:

  • El dolor o la hinchazón no mejoran progresivamente
  • Tu nariz se ve deforme o torcida una vez que la hinchazón desaparece
  • No puedes respirar normalmente por la nariz, incluso una vez que la hinchazón disminuye
  • Presentas sangrado nasal frecuente y recurrente
  • Tienes fiebre

Cuando solicitas una consulta, es probable que consultes primero con el médico de atención primaria. Sin embargo, es probable que el médico te derive a otro que se especialice en trastornos del oído, la nariz y la garganta (especialista en otorrinolaringología).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas e infórmale al médico lo que estabas haciendo al momento de la lesión.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Si es posible, lleva una fotografía tuya antes de la lesión para comparar.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. En el caso de una nariz fracturada, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Necesito hacerme exámenes, como radiografías?
  • ¿Cuánto tiempo durarán la hinchazón y el hematoma?
  • ¿Mi nariz se verá igual?
  • ¿Necesito hacerme una cirugía?
  • ¿Es necesario restringir mis actividades?
  • ¿Qué tipo de analgésicos puedo tomar?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomiendas para obtener información adicional?

Qué esperar del médico

El médico puede preguntarte:

  • ¿Cómo y cuándo sucedió la lesión?
  • ¿Han mejorado los síntomas desde el momento de la lesión?
  • ¿Consideras que tu nariz se ve normal?
  • ¿Puedes respirar fácilmente por la nariz?
  • ¿Participas en deportes de contacto? Si es así, ¿cuánto tiempo planeas seguir participando en este deporte?

El médico puede presionar suavemente la parte exterior de la nariz y alrededor de ella. Puede observar dentro de las fosas nasales para detectar obstrucciones y otros signos de huesos rotos. El médico puede usar anestésicos (ya sea un aerosol nasal o inyecciones locales) para que te sientas más cómodo durante el examen.

En general, no es necesario realizar radiografías ni otros estudios por imágenes. Sin embargo, el médico puede recomendarte una tomografía computarizada si la gravedad de las lesiones imposibilita la realización de una exploración física detallada o si el médico sospecha que existen otras lesiones.

Si tienes una fractura menor que no haya torcido la nariz ni la haya deformado, es posible que no necesites tratamiento médico profesional. Puede que el médico recomiende medidas de cuidado personal simples, como aplicar hielo en la zona y tomar analgésicos de venta libre.

Arreglar desplazamientos y roturas

Es posible que el médico pueda realinear la nariz en forma manual o que necesites cirugía.

Realineación manual

Si la rotura desplazó los huesos y el cartílago de la nariz, es posible que el médico pueda realinearlos en forma manual. Esto debe hacerse dentro de 14 días después de sucedida la fractura, y, preferentemente, antes de ese tiempo.

Durante este procedimiento, el médico:

  • Administra medicamentos mediante una inyección o un aerosol nasal para aliviar el malestar
  • Abre los orificios nasales con un espéculo nasal
  • Usa instrumentos especiales para ayudar a realinear los huesos y cartílago rotos

El médico también entablillará la nariz usando compresas en la nariz y un vendaje en el lado externo. A veces, también es necesaria una férula interna por un período breve. Las compresas, en general, deben dejarse dentro de la nariz por una semana. También te van a dar una receta para antibióticos para prevenir una infección por las bacterias que normalmente se encuentran en la nariz.

Cirugía

En caso de roturas graves, roturas múltiples o roturas que no se traten por más de 14 días, tal vez no sea posible realizar una realineación manual. En estos casos, puede ser necesaria una cirugía para realinear los huesos y darle nueva forma a la nariz.

Si la rotura dañó el tabique nasal y causó obstrucción o dificultad para respirar, es posible que se recomiende una cirugía reparadora. Esta cirugía se realiza en forma ambulatoria.

Si piensas que tienes la nariz quebrada, toma estas medidas para reducir el dolor y la hinchazón antes de ver al médico:

  • Actúa con rapidez. En cuanto se produzca la fractura, respira por la boca e inclínate hacia adelante para reducir la cantidad de sangre que se drena a la garganta.
  • Usa hielo. Aplica compresas frías o hielo inmediatamente después de la lesión y, luego, al menos cuatro veces por día en las primeras 24 a 48 horas para reducir la hinchazón. Mantén la compresa fría o el hielo sobre la nariz durante 10 a 15 minutos en cada aplicación. Envuelve el hielo en un paño para evitar la congelación. Intenta no aplicar demasiada presión, que puede producir más dolor o dañar aún más la nariz.
  • Relieve pain. Toma analgésicos de venta libre, tales como paracetamol (Tylenol y otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o naproxeno sódico (Aleve y otros), según sea necesario.
  • Mantén la cabeza levantada. Eleva la cabeza (especialmente para dormir), a fin de no empeorar la hinchazón y la sensación pulsátil.
  • Limita tus actividades. En las primeras dos semanas posteriores al tratamiento, no practiques ningún deporte. Evita los deportes de contacto por al menos seis semanas después de la lesión.

Puedes ayudar a prevenir una fractura de nariz siguiendo estas pautas:

  • Usa el cinturón de seguridad cuando viajes en un vehículo motorizado y mantén a los niños sentados en asientos de seguridad adecuados para su edad.
  • Usa los equipos de seguridad recomendados, como un casco con máscara facial, para jugar al hockey, al fútbol americano o a otros deportes de contacto.
  • Usa un casco para andar en bicicleta o en motocicleta.
June 18, 2014