Descripción general

El síndrome del asa ciega ocurre cuando parte del intestino delgado forma un asa que los alimentos eluden durante la digestión. La presencia de esa «asa ciega» significa que es posible que los alimentos no se muevan de manera normal por el tubo digestivo.

Los alimentos que se mueven lentamente y los desechos se convierten en un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias. A menudo, el resultado —el crecimiento excesivo de bacterias— causa diarrea y puede provocar adelgazamiento y desnutrición.

El síndrome del asa ciega, a veces, denominado «síndrome de estasis» o «síndrome de asa estancada», suele ser una complicación de una cirugía de estómago (abdominal). Sin embargo, el síndrome del asa ciega también puede ser la consecuencia de problemas estructurales y de algunas enfermedades. A veces, es necesario realizar una cirugía para solucionar este problema, pero los antibióticos son el tratamiento más frecuente.

Síntomas

Los signos y los síntomas del síndrome del asa ciega, a menudo, comprenden los siguientes:

  • Pérdida de apetito
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Hinchazón
  • Una incómoda sensación de saciedad luego de comer
  • Diarrea
  • Adelgazamiento involuntario

Cuándo consultar al médico

La hinchazón, las náuseas y la diarrea son signos y síntomas de muchos problemas intestinales. Consulta con el médico para que te realice una evaluación completa (en especial, si te has sometido a una cirugía abdominal) si presentas los siguientes síntomas:

  • Diarrea persistente
  • Adelgazamiento involuntario y rápido
  • Dolor abdominal durante más de unos días

Si tienes dolor abdominal intenso, busca atención médica inmediata.

Causas

El intestino delgado es la sección más larga del tubo digestivo, mide unos 20 pies (6,1 metros). El intestino delgado es donde los alimentos se mezclan con los jugos digestivos y se absorben los nutrientes hacia el torrente sanguíneo.

A diferencia del intestino grueso (colon), el intestino delgado, por lo general, tiene una cantidad relativamente menor de bacterias. Pero, en el síndrome del asa ciega, los alimentos estancados en el intestino delgado con un bypass se convierten en un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias. Las bacterias pueden producir toxinas, a la vez que bloquean la absorción de nutrientes.

Mientras más largo sea el intestino delgado involucrado en el asa ciega, mayor será la posibilidad de que haya una proliferación bacteriana.

¿Cuál es el desencadenante del síndrome del asa ciega?

El síndrome del asa ciega puede ser provocado por:

  • Complicaciones de una cirugía abdominal, entre ellas, el bypass gástrico en caso de obesidad, y gastrectomía para tratar úlceras pépticas y cáncer de estómago
  • Problemas estructurales en el intestino delgado y alrededor de este, incluso tejido cicatricial (adherencias intestinales) en el exterior del intestino y pequeñas protuberancias de tejido en forma de bolsas que sobresalen a través de la pared intestinal (diverticulosis)
  • Ciertas enfermedades, entre ellas la enfermedad de Crohn, la enteritis por radiación, la esclerodermia, la celiaquía, la obesidad y la diabetes pueden enlentecer el movimiento (motilidad) de los alimentos y los residuos a través del intestino delgado

Factores de riesgo

Algunos factores que aumentan el riesgo de síndrome del asa ciega comprenden:

  • Cirugía gástrica para tratar la obesidad o las úlceras
  • Un defecto estructural en el intestino delgado
  • Una lesión en el intestino delgado
  • Una vía de paso anormal (fístula) entre dos segmentos del intestino
  • Enfermedad de Crohn, linfoma intestinal o esclerodermia que compromete el intestino delgado
  • Antecedentes de radioterapia en el abdomen
  • Diabetes
  • Diverticulosis en el intestino delgado

Complicaciones

Un asa ciega puede producir problemas cada vez mayores, entre ellos:

  • Absorción deficiente de las grasas. Las bacterias del intestino delgado descomponen las sales biliares necesarias para digerir las grasas. En consecuencia, el cuerpo no puede absorber por completo las vitaminas A, D, E y K solubles en grasa. La absorción incompleta de las grasas produce diarrea, adelgazamiento y trastornos por insuficiencia de vitaminas.
  • Daño del revestimiento intestinal. Las toxinas que se liberan cuando las bacterias descomponen los alimentos estancados dañan la membrana mucosa del intestino delgado. Como resultado, la mayoría de los nutrientes, incluso los hidratos de carbono y las proteínas, se absorben de manera deficiente, lo cual deriva en una malnutrición grave.
  • Insuficiencia de vitamina B-12. Las bacterias que se encuentran en el intestino delgado absorben la vitamina B-12, que es esencial para el funcionamiento normal del sistema nervioso y para la producción de células sanguíneas y de ADN. Una insuficiencia grave de vitamina B-12 puede producir debilidad, fatiga, hormigueo y entumecimiento en las manos y en los pies y, en los casos avanzados, confusión mental. El daño al sistema nervioso normal que se produce por una insuficiencia de vitamina B-12 puede ser irreversible.
  • Huesos frágiles (osteoporosis). Con el tiempo, el daño del intestino que se produce por un crecimiento bacteriano anormal provoca una absorción deficiente de calcio y, a la larga, puede derivar en enfermedades óseas, como la osteoporosis.
  • Cálculos renales. La absorción deficiente de calcio también puede provocar, tarde o temprano, cálculos renales.

Feb. 24, 2018
References
  1. Townsend CM Jr, et al. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 19th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 1, 2014.
  2. Vanderhoof JA, et al. Clinical manifestations and diagnosis of small bacterial intestinal overgrowth. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 1, 2014.
  3. Bacterial overgrowth syndrome: Malabsorption syndromes. The Merck Manual Professional Edition. http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal_disorders/malabsorption_syndromes/bacterial_overgrowth_syndrome.html?qt=&sc=&alt=. Accessed Dec. 1, 2014.
  4. Vanderhoof JA, et al. Treatment of small intestinal bacterial overgrowth. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 1, 2014.
  5. Vanderhoof JA, et al. Etiology and pathogenesis of small intestinal bacterial overgrowth. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 1, 2014.
  6. Feldman M, et al. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. http://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 1, 2014.
  7. Picco MF (expert opinion). Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. Dec. 14, 2014.