Diagnóstico

Ninguna prueba puede determinar de forma definitiva si tienes o no la enfermedad de Behcet. Por el contrario, el médico se basa principalmente en los signos y los síntomas para diagnosticar esta enfermedad. Puede realizar análisis de sangre u otros análisis de laboratorio para descartar otras afecciones.

Hay criterios ya establecidos para diagnosticar la enfermedad de Behcet, pero estos no siempre son fundamentales para el diagnóstico. El médico puede usar otros factores para tu diagnóstico. Los criterios de clasificación requieren:

  • Llagas en la boca. Debido a que casi todas las personas con la enfermedad de Behcet en algún momento tienen llagas en la boca, este signo en general es necesario para el diagnóstico. Los criterios de diagnóstico requieren que las llagas en la boca hayan reaparecido al menos tres veces en 12 meses.

Además, para recibir el diagnóstico de la enfermedad de Behcet, debes tener al menos dos signos adicionales, como:

  • Úlceras genitales. Las úlceras que reaparecen pueden indicar la presencia de la enfermedad de Behcet.
  • Problemas en los ojos. Un oftalmólogo puede identificar signos de inflamación en los ojos.
  • Llagas en la piel. La enfermedad de Behcet puede causar diversas erupciones cutáneas o llagas similares al acné.
  • Prueba de patergia positiva. En una prueba de patergia, el médico introduce una aguja estéril en la piel y luego examina la zona uno o dos días después. Si la prueba de patergia es positiva, se formará un pequeño bulto rojo debajo de la piel en el lugar donde se introdujo la aguja. Esto indica que el sistema inmunitario está reaccionando de forma exagerada ante una lesión sin importancia.

Tratamiento

La enfermedad de Behcet no tiene cura. Si tu enfermedad de Behcet es del tipo leve, tu médico te puede recetar medicamentos para controlar los brotes temporarios que provocan dolor e inflamación. Es posible que no necesites tomar medicamentos entre un brote y otro.

Si tus signos y síntomas son más intensos, el médico te puede recomendar medicamentos para controlar los síntomas de la enfermedad de Behcet que se manifiestan en todo tu organismo, además de la medicación para los brotes temporarios.

Tratamientos para signos y síntomas individuales de la enfermedad de Behcet

Tu doctor se esforzará en controlar cualquier signo o síntoma que tengas durante brotes con medicamentos como:

  • Cremas, geles y ungüentos para la piel. Los medicamentos corticosteroides tópicos se aplican directamente a la piel y a las llagas genitales para reducir la inflamación y el dolor.
  • Enjuagues bucales. Los enjuagues bucales que contienen corticosteroides y otros agentes para reducir el dolor de las llagas bucales pueden aliviarte.
  • Gotas para los ojos. Las gotas para los ojos que contienen corticosteroides u otros medicamentos antiinflamatorios pueden aliviar el dolor y el enrojecimiento de los ojos si la inflamación es leve.

Tratamientos sistémicos para la enfermedad de Behcet

Si los medicamentos tópicos no ayudan, tu doctor quizás recomiende un medicamento llamado colquicina (Colcrys). Los síntomas de la artritis también pueden mejorar con colquicina.

Los casos graves de la enfermedad de Behcet requieren tratamientos para controlar el daño producido por la enfermedad entre brotes. Si tu enfermedad de Behcet es moderada o grave, el médico puede recetar:

  • Corticoesteroides para controlar la inflamación. Los corticoesteroides, como la prednisona, pueden reducir la inflamación causada por la enfermedad de Behcet. Los signos y síntomas de la enfermedad de Behcet tienden a recurrir cuando los corticoesteroides se usan solos, por este motivo, los médicos los recetan junto con otros medicamentos para inhibir la actividad del sistema inmunitario (inmunosupresores).

    Los efectos secundarios de los corticoesteroides comprenden aumento de peso, ardor de estómago persistente, presión arterial alta y adelgazamiento de los huesos (osteoporosis).

  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario. Al impedir que el sistema inmunitario ataque los tejidos saludables, los medicamentos inmunosupresores reducen la inflamación. Los medicamentos inmunosupresores que pueden ser muy importantes para controlar la enfermedad de Behcet son, entre otros, la azatioprina (Imuran, Azasan), la ciclosporina (Gengraf, Neoral, Sandimmune) y la ciclofosfamida (Cytoxan).

    Como estos medicamentos inhiben las acciones del sistema inmunitario, el riesgo de infección puede aumentar. Otros efectos secundarios posibles incluyen problemas hepáticos y renales, recuento bajo de glóbulos y presión arterial alta.

  • Medicamentos que alteran la respuesta del sistema inmunitario.El interferon alfa-2b (Intron A) regula la actividad del sistema inmunitario para controlar la inflamación. Se puede usar solo o junto con otros medicamentos para ayudar a controlar las llagas de la piel, el dolor en las articulaciones y la inflamación en los ojos en las personas con la enfermedad de Behcet.

    Los efectos secundarios incluyen signos y síntomas parecidos a los de la influenza, como dolor muscular y fatiga.

    Los medicamentos que bloquean una sustancia llamada factor de necrosis tumoral son efectivos para tratar algunos de los signos y síntomas de la enfermedad de Behcet, especialmente para las personas que tienen síntomas más graves o resistentes. Los ejemplos incluyen infliximab (Remicade) y etanercept (Enbrel).

    Los efectos secundarios pueden incluir dolor de cabeza, erupción cutánea y un mayor riesgo de infecciones de las vías respiratorias superiores.

Afrontamiento y apoyo

La falta de previsibilidad de la enfermedad de Behcet's puede hacerla especialmente frustrante. Cuidarte a ti mismo quizás te ayude a enfrentarla mejor. Tu aproximación a tu autocuidado va a depender de qué signos y síntomas presentes en un día en particular. En general, intenta:

  • Descansar entre crisis. Cuando se presentan los signos y síntomas, tómate algo de tiempo para ti. Sé flexible y adapta tu horario cuando sea posible, así podrás descansar cuando lo necesites. También es una buena idea mantener el estrés al mínimo, porque puede agravar tus síntomas.
  • Haz actividad física cuando tengas energía. El ejercicio moderado, como caminar o nadar, te puede hacer sentir mejor entre las crisis de la enfermedad de Behcet. El ejercicio fortalece tu cuerpo, ayuda a que tus articulaciones no pierdan la flexibilidad, y puede mejorar tu estado de ánimo.
  • Conéctate con otros. Ya que Behcet es una enfermedad rara, puede ser difícil encontrar a otros que tengan este trastorno cerca de ti. Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. Si no es posible conectarte con otros, American Behcet's Disease Association (Asociación Estadounidense para la Enfermedad de Behcet) ofrece boletines para dejar mensajes y salas de chat donde puedes conectarte con otras personas que tienen esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar al médico de atención primaria si tienes algún signo o síntoma de la enfermedad de Behcet. El médico probablemente te derive a otro que se especialice en el tratamiento de la artritis o de otras enfermedades reumáticas (reumatólogo) para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Behcet.

Si no participó ningún reumatólogo en tu diagnóstico, es posible que te deriven a uno para controlar la enfermedad de Behcet. Según los signos y síntomas que tengas, también es posible que necesites consultar con un oftalmólogo para tratar problemas de visión, con un ginecólogo o urólogo para tratar úlceras genitales, con un dermatólogo para los problemas de la piel, con un gastroenterólogo para tratar problemas digestivos o con un neurólogo para los síntomas relacionados con el cerebro o con el sistema nervioso central.

Como las consultas pueden ser breves y casi siempre hay mucho para hablar, es una buena idea estar preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Haz una lista de cualquier síntoma que tengas,incluso de los que no parezcan tener relación con el motivo por el cual programaste la cita médica.
  • Haz una lista de la información personal más importante,incluso lo que te genera más estrés y los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas, incluidas las dosis.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Además de ofrecerte apoyo, esta persona podría anotar la información del médico o de otro personal de la clínica durante la consulta.
  • Haz una lista de preguntas para el médico. Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con tu médico.

En el caso de la enfermedad de Behcet, algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer a tu médico incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Hay otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta afección es temporaria o de larga duración?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento, y cuáles me recomienda?
  • Tengo otra enfermedad. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como ser:

  • ¿Qué tipo de signos y síntomas has tenido, y cuándo comenzaron?
  • ¿Los síntomas se presentan todo el tiempo, o van y vienen?
  • ¿Qué tan intensos son?
  • ¿Cuándo se presentaron los síntomas por primera vez?
  • ¿Hay algo que parezca mejorarlos?
  • ¿Hay algo que parezca empeorarlos?
  • ¿Hay alguien en tu familia que tenga una enfermedad similar?
Nov. 10, 2018
References
  1. Singer OV. Cogan and Behcet's syndromes. Rheumatic Diseases Clinics of North America. 2015;41:75.
  2. Smith EL, et al. Clinical manifestations and diagnosis of Behcet's syndrome. http://www.update.com/home. Accessed Dec. 20, 2015.
  3. Smith EL, et al. Pathogenesis of Behcet's syndrome. http://www.update.com/home. Accessed Dec. 20, 2015.
  4. Smith EL, et al. Treatment of Behcet's syndrome. http://www.update.com/home. Accessed Dec. 20, 2015.
  5. Alibaz-Oner F, et al. Behcet disease with vascular involvement: Effects of different therapeutic regimens on the incidence of new relapses. Medicine. 2014;94:1.
  6. Zierhut M, et al. Therapy for ocular Behcet's disease. Ocular Immunology and Inflammation. 2014;22:64.
  7. Caso F, et al. Biological treatments in Behcet's Disease: Beyond anti-TNF therapy.Mediators of Inflammation. 2014;Article 107421:1.