Diagnóstico

El médico podría diagnosticar el pie de atleta con solo mirarlo. Algunos tipos de pie de atleta puede tener el aspecto de piel seca o dermatitis. Para ayudar a confirmar el diagnóstico y descartar otras afecciones, el médico podría tomar una muestra de piel de la zona afectada para examinarla en un laboratorio.

Tratamiento

Si el pie de atleta no responde a los productos de venta sin receta médica y al cuidado personal, es posible que necesites ver a un médico para que te recomiende una crema o ungüento con una concentración similar a la de los productos de venta con receta médica, como clotrimazol (Lotrisone), econazol (Ecoza, Spectazole) o ciclopirox (Loprox, Penlac). Si tienes una infección más grave, tu médico podría hacerte una receta médica de un medicamento antimicótico, como terbinafina (Lamisil) o itraconazol (Sporanox, Tolsura), o bien, podrías necesitar tanto un medicamento tópico como oral.

Modo de vida y remedios caseros

Estos consejos pueden ayudarte a aliviar los síntomas del pie de atleta o a evitar que se repitan:

  • Mantén los pies limpios y secos. Lávate los pies dos veces al día y sécate suavemente con una toalla entre los dedos.
  • Usa un producto antimicótico. Después de lavarte y secarte los pies, aplica un producto antimicótico. Se demostró que la terbinafina antimicótica (Lamisil AT) es muy eficaz. Otra opción es el clotrimazol (Lotrimin AF). Es posible que tengas que experimentar para encontrar el producto y la formulación (ungüento, gel, crema, loción, polvo o espray) que te funcione mejor. Aplica el producto sobre la piel afectada según las indicaciones, normalmente dos veces al día hasta una semana después de que desaparezca la erupción. Pueden pasar de 2 a 4 semanas antes de ver los resultados. Si la afección vuelve a aparecer, es posible que tengas volver a aplicar el producto.
  • Cámbiate los calcetines regularmente. Cámbiate los calcetines al menos una vez al día y más a menudo si te sudan mucho los pies.
  • Usa calzado ligero y con buena ventilación. Evita los zapatos hechos de material sintético, como el vinilo o la goma. Usa sandalias cuando sea posible para que los pies se aireen.
  • Alterna los pares de zapatos. Usa un calzado diferente cada día. De este modo, el calzado tendrá tiempo para secarse después de cada uso.
  • Protégete los pies en lugares públicos. Usa sandalias o zapatos impermeables alrededor de las piscinas públicas, las duchas y los vestuarios.
  • Trata de no rascarte el sarpullido. Puedes tratar de aliviar la comezón en los pies al sumergirlos en agua fría.
  • No compartas zapatos. Compartirlos aumenta el riesgo de propagar una infección por hongos.

Preparación para la consulta

Tu médico de cabecera o un especialista en piel (dermatólogo) pueden diagnosticar el pie de atleta. Ninguna preparación especial es necesaria antes de una consulta para el diagnóstico del pie de atleta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es posible que desees anotar una lista de preguntas para realizarle al médico: Por ejemplo:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Se necesitan realizar pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamientos existen?
  • ¿Esta afección es temporal o duradera?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Puedo esperar para ver si la afección desaparece por sí sola?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar que la infección se propague?
  • ¿Qué rutinas de cuidado de la piel me recomienda hasta que la afección sane?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste los síntomas por primera vez?
  • ¿Qué apariencia tenía el sarpullido cuando apareció por primera vez?
  • ¿El sarpullido duele o pica?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que, al parecer, los empeore?
  • ¿Hay algún familiar que también tenga pie de atleta?
  • ¿Estuviste en piscinas, vestidores, saunas u otros lugares en los que pudiera transmitirse el pie de atleta?
April 27, 2022
  1. AskMayoExpert. Tinea pedis. Mayo Clinic; 2021. Accessed June 8, 2021.
  2. Thompson DA. Athlete's foot. In: Adult Telephone Protocols. 4th ed. American Academy of Pediatrics; 2019.
  3. High WA, et al., eds. Special considerations in skin of color. In: Dermatology Secrets. 6th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 8, 2021.
  4. Ferri FF. Tinea pedis. In: Ferri's Clinical Advisor 2021. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 8, 2021.
  5. Newman CC, et al. Clinical pearls in dermatology 2017. Disease-a-Month 2017; doi.org/10.1016/j.disamonth.2017.03.003.
  6. Crawford F, et al. Topical treatments for fungal infections of the skin and nails of the foot. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2016; doi.10.1002/14651858.CD001434.pub2.
  7. Bell-Syer EM, et al. Oral treatments for fungal infections of the skin of the foot. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2015; doi.10.1002/14651858.CD003584.pub2.
  8. Office of Patient Education. Fungal infection: Athlete's foot. Mayo Clinic; 2010.