Muchas personas prueban tratamientos complementarios y alternativos para el asma, que van desde hierbas hasta el yoga. Descubre qué remedios caseros para el asma tienen más probabilidades de ser efectivos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento de la medicina complementaria y alternativa para el asma abarca desde ejercicios de respiración hasta remedios de hierbas. Lamentablemente, la falta de ensayos clínicos bien diseñados dificulta evaluar la seguridad y la eficacia de estos tratamientos. Si estás considerando tratamientos de medicina complementaria y alternativa para el asma, esto es lo que debes saber.

La acupuntura consiste en la inserción de agujas muy finas en la piel, en puntos específicos del cuerpo. Algunos estudios indican que los síntomas del asma pueden mejorar con la acupuntura, pero se necesitan estudios más definitivos para evaluar con precisión la utilidad de la acupuntura en el tratamiento del asma.

Si decides probar la acupuntura, hazlo con un acupunturista certificado y con experiencia, preferentemente que también sea médico.

Las técnicas de respiración que se usan para el asma, entre ellas la técnica de respiración Buteyko y la respiración de yoga (pranayama), tienen como objetivo reducir la hiperventilación y regular la respiración. Estas no parecen mejorar la reacción alérgica de fondo que genera los síntomas del asma. No obstante, en algunos estudios, las personas que hicieron ejercicios de respiración informaron una mejoría de los síntomas.

En Asia, hace miles de años que se vienen utilizando remedios a base de hierbas para tratar problemas pulmonares. Algunos han demostrado ser prometedores en investigaciones, pero todavía se necesitan más estudios.

En la medicina tradicional de China, India y Japón se suelen utilizar mezclas de hierbas. El consumo de la combinación de ciertas hierbas puede ser más efectivo que consumir una sola.

Ten cuidado con los remedios a base de hierbas y siempre consulta el uso de hierbas o suplementos dietéticos con el médico. Considera estas cuestiones antes de tomar un remedio a base de hierbas:

  • La calidad y la dosis. El contenido de los remedios a base de hierbas no está estandarizado y puede variar en calidad y potencia. Los remedios a base de hierbas pueden contener ingredientes no indicados y también podrían contener contaminantes.
  • Efectos secundarios. Los efectos secundarios ocasionados por los suplementos de hierbas pueden variar de leves a graves, y dependen de la hierba y la dosis que se consuma. Sé especialmente cuidadoso con los remedios a base de hierbas para el asma que contienen efedra o sustancias similares, dado que pueden provocar presión arterial alta y se han vinculado con ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Algunos ejemplos son ma-huang (prohibido en Estados Unidos) y los suplementos de naranja amarga.
  • Interacciones medicamentosas. Algunos remedios a base de hierbas pueden interactuar con otros medicamentos.

Esto no significa necesariamente que probar remedios a base de hierbas sea una mala idea, solo tienes que tener cuidado. Habla con el médico antes de comenzar a tomar un remedio a base de hierbas, para asegurarte de que sea seguro para ti.

Además de masajes, las técnicas de relajación comprenden meditación, biorretroalimentación, hipnosis y relajación muscular progresiva. No se sabe claramente si algunas de estas técnicas ayudan directamente con el asma, pero parecen reducir el estrés y promover una sensación de bienestar.

Con el ejercicio regular, la incorporación de técnicas de relajación en tu vida puede ayudarte a que te sientas mejor en general.

Se necesita más investigación para determinar si las vitaminas u otros nutrientes pueden ayudar a aliviar los síntomas del asma en las personas que tienen una deficiencia. Estos son tres que parecen prometedores:

  • Antioxidantes. Las personas con asma grave parecen tener niveles bajos de estos nutrientes protectores que se encuentran en las frutas y los vegetales. Los antioxidantes como el magnesio, la vitamina C y la vitamina E podrían tener cierto efecto en el asma, pero se necesitan más estudios.
  • Ácidos grasos omega-3. Las grasas saludables que contienen ácidos grasos omega-3, que se encuentran en la mayoría de los pescados, pueden reducir la inflamación que da lugar a los síntomas del asma. También parecen tener muchos otros beneficios para la salud. No se sabe con certeza si los ácidos grasos omega-3 de fuentes vegetales, como las semillas de lino y el aceite de canola, tienen los mismos efectos beneficiosos que los que se encuentran en el pescado.
  • Vitamina D. Algunas personas con asma grave tienen una deficiencia de vitamina D. Los investigadores están analizando si la vitamina D puede reducir los síntomas del asma en algunas personas.

Un multivitamínico o un suplemento en forma de pastilla pueden ayudarte a obtener nutrientes, pero la mejor manera de asegurarte de tener una nutrición adecuada es mediante una dieta variada, rica en alimentos frescos sin procesar. No hay ninguna desventaja en aumentar tu consumo de frutas y vegetales y alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como pescados de agua fría, frutos secos, verduras y semillas de lino molidas.

Se necesitan más estudios bien diseñados para que los investigadores puedan evaluar claramente cuáles son las terapias complementarias y alternativas que pueden ayudar a tratar el asma. Habla con tu médico antes de probar cualquier tratamiento complementario o alternativo para el asma, y no suspendas los medicamentos recetados ni los demás tratamientos médicos.

Aug. 29, 2014