Descripción general

La aspergilosis es una infección causada por un tipo de moho. Las enfermedades que ocasionan aspergilosis generalmente afectan al aparato respiratorio, pero los signos y la gravedad varían mucho. El moho aspergillus, el cual provoca las enfermedades, está en todas partes, tanto en interiores como al aire libre. La mayoría de las cepas de este moho son inofensivas, pero algunas causan enfermedades graves cuando las personas con sistemas inmunitarios debilitados, enfermedad pulmonar no diagnosticada o asma inhalan sus esporas.

En algunas personas, las esporas ocasionan una reacción alérgica. Otras personas contraen infecciones pulmonares leves a graves. La forma más grave de aspergilosis, la aspergilosis invasiva, ocurre cuando la infección se disemina a los vasos sanguíneos y más allá.

Según el tipo de aspergilosis, el tratamiento puede involucrar observación, medicamentos antifúngicos o, en casos inusuales, cirugía.

Síntomas

Los signos y síntomas de la aspergilosis varían según el tipo de enfermedad de desarrollas:

Reacción alérgica

Algunas personas que tienen asma o fibrosis quística tienen una reacción alérgica al moho aspergillus. Los signos y síntomas de esta enfermedad, conocida como «aspergilosis broncopulmonar alérgica», comprenden los siguientes:

  • Fiebre
  • Una tos que puede expulsar sangre o tapones de moco
  • Empeoramiento del asma

Masa fúngica

Un bulto de fibras fúngicas enredadas (aspergiloma) puede desarrollarse en espacios de aire (cavidades) del pulmón como parte de la aspergilosis pulmonar crónica. Este tipo de aspergilosis se denomina «aspergiloma simple». Las cavidades pulmonares pueden desarrollarse en las personas que tienen afecciones pulmonares preexistentes, como el enfisema, la tuberculosis o la sarcoidosis avanzada.

El aspergiloma es una enfermedad benigna que puede no producir síntomas o solo causar una tos leve; sin embargo, con el tiempo, la afección no diagnosticada puede empeorar y, posiblemente, causar lo siguiente:

  • Tos con sangre (hemoptisis), a veces, en cantidad abundante
  • Silbido al respirar
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Fatiga

Infección

La aspergilosis pulmonar invasiva —la forma más grave— se produce cuando la infección se propaga de manera rápida de los pulmones al cerebro, el corazón, los riñones o la piel. Esto solo se produce en las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado, por lo general, debido a la quimioterapia. Si no se trata, esta enfermedad provocada por aspergilos suele ser mortal.

Los signos y síntomas dependen de los órganos afectados, pero, por lo general, la aspergilosis invasiva puede causar lo siguiente:

  • Fiebre y escalofríos
  • Tos que expulsa esputo con sangre (hemoptisis)
  • Sangrado grave de los pulmones
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho o en las articulaciones
  • Dolores de cabeza o síntomas en los ojos
  • Sangrado nasal
  • Hinchazón en un lado del rostro
  • Lesiones en la piel

Otros tipos de aspergilosis

Los aspergilos pueden invadir zonas del organismo diferentes de los pulmones, como los senos paranasales. En estos, puede causar nariz congestionada, drenaje posiblemente hemorrágico, inflamación, fiebre, dolor facial y dolor de cabeza.

Cuándo consultar al médico

Si padeces asma o fibrosis quística, consulta con el médico siempre que notes un cambio en los síntomas. Aunque es probable que la aspergilosis no sea la causa, es importante que los problemas se evalúen.

Si tienes el sistema inmunitario debilitado y presentas fiebre, dificultad para respirar o tos con sangre sin causa aparente, busca atención médica de inmediato. En caso de aspergilosis invasiva, el tratamiento inmediato es fundamental y, a veces, se inicia antes de diagnosticar la infección.

Causas

El moho aspergillus es inevitable. En el exterior, se encuentra en las hojas y en los abonos en descomposición y en las plantas, los árboles y las cosechas de granos. En el interior, las esporas, que son las partes reproductivas del moho, se desarrollan en los conductos del aire acondicionado y la calefacción, en los aislantes y en algunos alimentos y especias.

La exposición diaria al aspergillus raramente es un problema para las personas con sistemas inmunitarios saludables. Cuando se inhalan las esporas de moho, las células del sistema inmunitario las rodean y las destruyen. Pero las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado a causa de una enfermedad o por medicamentos inmunodepresores tienen menos células que combaten las infecciones. Esto permite que el aspergillus se instale, invada los pulmones y, en los casos más graves, otras partes del cuerpo.

La aspergilosis no se contagia de una persona a otra.

Factores de riesgo

El riesgo de desarrollar aspergilosis depende de tu estado general de salud y del grado de exposición al moho. En general, estos factores te vuelven más vulnerable a una infección:

  • Sistema inmunitario debilitado. Las personas que toman medicamentos inmunodepresores después de someterse a una cirugía de trasplante, especialmente trasplantes de médula ósea o de células madre, o las personas que tienen ciertos tipos de cáncer de la sangre tienen un riesgo más alto de contraer aspergilosis invasiva. Las personas que se encuentran en las etapas finales del sida también pueden tener un mayor riesgo.
  • Bajo nivel de glóbulos blancos. Realizarte una quimioterapia, un trasplante de órganos o tener leucemia reduce los niveles de glóbulos blancos, volviéndote más vulnerable a la aspergilosis invasiva. También lo hace la enfermedad granulomatosa crónica, un trastorno hereditario que afecta las células del sistema inmunitario.
  • Cavidades pulmonares. Las personas que tienen espacios aéreos curados (cavidades) en los pulmones tienen mayor riesgo de desarrollar una masa de fibras fúngicas enredadas (aspergiloma). Las cavidades son zonas que se han dañado por la radiación al pulmón o por enfermedades pulmonares como la tuberculosis o la sarcoidosis, una enfermedad inflamatoria no cancerosa.
  • Asma o fibrosis quística. Las personas con asma y fibrosis quística, especialmente aquellas cuyos problemas pulmonares son de larga data o son difíciles de controlar, tienen más probabilidades de tener una respuesta alérgica al moho aspergillus.
  • Tratamiento con corticoesteroides a largo plazo. El uso a largo plazo de corticoesteroides puede aumentar el riesgo de infecciones oportunistas, dependiendo de la enfermedad oculta que se está tratando y qué otros medicamentos se están utilizando.

Complicaciones

Según el tipo de infección, la aspergilosis puede causar una variedad de complicaciones graves:

  • Sangrado. Tanto los aspergilomas como la aspergilosis invasiva pueden causar un sangrado pulmonar grave y, a veces, mortal.
  • Infección sistémica. La complicación más grave de la aspergilosis invasiva es la diseminación de la infección a otras partes de tu cuerpo, en especial, el cerebro, el corazón y los riñones. La aspergilosis invasiva se propaga rápidamente y, con frecuencia, es mortal pese al tratamiento temprano.

Prevención

Es casi imposible evitar la exposición a los aspergillus, pero si has tenido un trasplante o te estás sometiendo a la quimioterapia, intenta mantenerte alejado de las fuentes más obvias de moho, como las obras en construcción, las pilas de abono y los granos almacenados. Si tienes un sistema inmunitario debilitado, tu médico puede recomendarte que uses una máscara facial para evitar la exposición a agentes infecciosos que se encuentran en el aire.

Aug. 05, 2014
References
  1. Aspergilosis. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/fungal/aspergillosis/. Último acceso: 12 de noviembre de 2013.
  2. Goldman L, et al. Cecil Medicine (Medicina de Cecil). 24.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de noviembre de 2013.
  3. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2013: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2013: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2013. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 12 de noviembre de 2013.
  4. Marr KA. Treatment and prevention of invasive aspergillosis (Tratamiento y prevención de la aspergilosis invasiva). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de noviembre de 2013.
  5. Tratamiento de la aspergilosis. Arlington, Va.: Infectious Diseases Society of America (Sociedad de Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos). Clinical Infectious Diseases (Clínica de Enfermedades Infecciosas). 2008;46:327.
  6. Marr KA. Epidemiology and clinical manifestations of invasive aspergillosis (Epidemiología y manifestaciones clínicas de la aspergilosis invasiva). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de noviembre de 2013.
  7. Denning DW, et al. Clinical manifestations and diagnosis of chronic pulmonary aspergillosis (Manifestaciones clínicas y diagnóstico de la aspergilosis pulmonar crónica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 6 de diciembre de 2013.