El moho aspergillus es inevitable. En el exterior, se encuentra en las hojas y en los abonos en descomposición y en las plantas, los árboles y las cosechas de granos. En el interior, las esporas, que son las partes reproductivas del moho, se desarrollan en los conductos del aire acondicionado y la calefacción, en los aislantes y en algunos alimentos y especias.

La exposición diaria al aspergillus raramente es un problema para las personas con sistemas inmunitarios saludables. Cuando se inhalan las esporas de moho, las células del sistema inmunitario las rodean y las destruyen. Pero las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado a causa de una enfermedad o por medicamentos inmunodepresores tienen menos células que combaten las infecciones. Esto permite que el aspergillus se instale, invada los pulmones y, en los casos más graves, otras partes del cuerpo.

La aspergilosis no se contagia de una persona a otra.

Aug. 05, 2014