Hay varias afecciones, no solo la enfermedad de Alzheimer, que pueden causar pérdida de memoria en adultos mayores. Es importante obtener un diagnóstico inmediato y recibir atención adecuada.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Todos olvidamos cosas a veces. ¿Cuántas veces perdiste las llaves del automóvil u olvidaste el nombre de una persona que acabas de conocer?

Una parte bastante frecuente del proceso de envejecimiento es tener algunos problemas de memoria, así como un deterioro moderado de otras habilidades de razonamiento. Sin embargo, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos relacionados. Algunos problemas de memoria son la consecuencia de afecciones que pueden tratarse.

Si tienes problemas de memoria, habla con el médico para obtener un diagnóstico y la atención médica adecuada.

La pérdida de la memoria normal relacionada con la edad no impide que tengas una vida plena y productiva. Por ejemplo, en ocasiones puedes olvidar el nombre de una persona, pero recordarlo más tarde el mismo día. De vez en cuando, puedes olvidar dónde dejaste los anteojos. O tal vez necesites hacer listas con más frecuencia que antes para recordar las citas médicas o las tareas.

Generalmente, estos cambios en la memoria se pueden controlar, y no alteran la capacidad de trabajar, vivir independientemente y tener una vida social.

La palabra «demencia» es un término genérico para describir un conjunto de síntomas, como el deterioro de la memoria, el razonamiento, el criterio, el lenguaje y otras habilidades de pensamiento. Por lo general, la demencia comienza progresivamente, empeora con el tiempo y deteriora las habilidades de una persona en el trabajo, en las interacciones sociales y en las relaciones.

A menudo, la pérdida de memoria que interfiere en la vida cotidiana es uno de los primeros signos, o de los más reconocibles, de la demencia. Otros signos tempranos pueden comprender los siguientes:

  • Hacer las mismas preguntas reiteradas veces
  • Olvidar palabras comunes al hablar
  • Mezclar palabras, como decir «cama» en lugar de «mesa»
  • Tardar más tiempo en llevar a cabo tareas frecuentes, como seguir una receta
  • Colocar cosas en lugares inadecuados, como guardar una billetera en un cajón de la cocina
  • Perderse mientras camina o conduce en una zona conocida
  • Tener cambios en el estado de ánimo o en el comportamiento sin un motivo aparente

Las enfermedades que pueden provocar un daño progresivo al cerebro, y, en consecuencia, demencia, comprenden las siguientes:

  • Enfermedad de Alzheimer, la causa más frecuente de demencia
  • Demencia vascular
  • Demencia frontotemporal
  • Demencia con cuerpos de Lewy

El proceso de la enfermedad (patología) de cada una de estas afecciones es diferente en algún punto. El deterioro de la memoria no siempre es el primer signo, y el tipo de problemas de memoria varía. También es posible tener más de un tipo de demencia, lo que se conoce como «demencia mixta».

Este implica un deterioro notable en, al menos, un área de las habilidades de razonamiento, como la memoria, que es mayor que los cambios que se producen con la edad, pero menor que los de la demencia. Tener un deterioro cognitivo leve no te impide que lleves a cabo las tareas cotidianas ni que participes en actividades sociales.

Los investigadores y los médicos aún están aprendiendo sobre el deterioro cognitivo leve. Para muchas personas, con el tiempo, esta afección evoluciona y se convierte en demencia a causa de la enfermedad de Alzheimer o de otro trastorno que provoca demencia.

En otras personas, la pérdida de memoria no evoluciona mucho y no se presenta la gama de síntomas asociados con la demencia.

Hay muchos problemas médicos que pueden causar pérdida de memoria u otros síntomas similares a la demencia. La mayoría de estas afecciones pueden tratarse. Tu médico puede indicarte pruebas para detectar las afecciones que causan un deterioro reversible de la memoria.

Algunas causas posibles de la pérdida de memoria reversible son las siguientes:

  • Medicamentos. Algunos medicamentos o combinaciones de medicamentos pueden provocar olvidos o confusión.
  • Traumatismos o lesiones craneales leves. Una lesión en la cabeza causada por una caída o un accidente puede afectar la memoria, incluso aunque no hayas perdido el conocimiento.
  • Trastornos emocionales. El estrés, la ansiedad o la depresión pueden causar olvidos, confusión, dificultad para concentrarse y otros problemas que interfieren en las actividades cotidianas.
  • Alcoholismo. El alcoholismo crónico puede afectar las capacidades mentales de manera grave. Además, el alcohol puede provocar pérdida de memoria al interactuar con medicamentos.
  • Insuficiencia de vitamina B-12. La vitamina B-12 ayuda a mantener la salud de las células nerviosas y los glóbulos rojos. La deficiencia de vitamina B-12, frecuente en los adultos, puede provocar problemas de memoria.
  • Hipotiroidismo. Una glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) puede causar olvidos y otros problemas cognitivos.
  • Enfermedades cerebrales. Un tumor o una infección en el cerebro puede causar problemas de memoria u otros síntomas similares a la demencia.

Si te preocupa la pérdida de la memoria, consulta a tu médico. Existen pruebas para determinar el grado de deterioro de la memoria y para diagnosticar la causa.

Es probable que el médico te haga algunas preguntas. Es una buena idea ir acompañado por un familiar o por un amigo para que responda algunas preguntas en función de sus observaciones. Tus preguntas podrían ser:

  • ¿Cuándo comenzaron tus problemas de memoria?
  • ¿Qué medicamentos tomas, incluidos los recetados, los de venta libre y los suplementos dietéticos, y en qué dosis?
  • ¿Comenzaste a tomar un medicamento nuevo recientemente?
  • ¿Qué tareas te resultan difíciles?
  • ¿Qué has hecho para sobrellevar los problemas de memoria?
  • ¿Qué cantidad de alcohol bebes?
  • ¿Tuviste un accidente, te caíste o te lastimaste la cabeza en el último tiempo?
  • ¿Estuviste enfermo recientemente?
  • ¿Te sientes triste, deprimido o ansioso?
  • ¿Viviste una pérdida importante, un cambio sustancial o un acontecimiento estresante últimamente?

Además de un examen físico general, es probable que el médico te haga pruebas de preguntas y respuestas para evaluar tu memoria y otras habilidades de razonamiento. También podría solicitar análisis de sangre y pruebas de diagnóstico por imágenes del cerebro, que pueden ayudar a identificar causas reversibles de los problemas de memoria y de los síntomas similares a la demencia.

Es posible que te deriven a un especialista en diagnósticos de demencia o de trastornos de la memoria, como un neurólogo, psiquiatra, psicólogo o geriatra.

Aceptar la pérdida de la memoria y la posible aparición de síntomas de demencia puede ser difícil. Algunas personas intentan esconder los problemas de memoria, y algunos familiares o amigos compensan la pérdida de la memoria de la persona, a veces, sin darse cuenta de cuánto se han adaptado a este problema.

Aunque sea complejo, es importante obtener un diagnóstico pronto. La identificación de una causa reversible del deterioro de la memoria les permite a los pacientes recibir el tratamiento adecuado. Asimismo, un diagnóstico temprano de deterioro cognitivo leve, enfermedad de Alzheimer o un trastorno relacionado resulta beneficioso porque te da las siguientes posibilidades:

  • Comenzar tratamientos para controlar los síntomas
  • Informarte e informar a tus seres queridos sobre la enfermedad
  • Decidir tus preferencias de atención en el futuro
  • Identificar centros de atención médica u opciones de cuidados en casa
  • Resolver cuestiones financieras o legales

El médico puede mostrarte recursos y organizaciones comunitarios, como la Asociación de Alzheimer (Alzheimer's Association), que te ayudarán a afrontar la pérdida de la memoria y otros síntomas de demencia.

June 13, 2018