Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de alfa-gal, los médicos se guían por tus antecedentes personales y ciertas pruebas.

Para empezar, el médico te preguntará si estuviste expuesto a garrapatas, cuáles son los signos y los síntomas que tienes, y cuánto tiempo tardaron en aparecer los síntomas después de haber consumido carne roja u otros productos derivados de mamíferos. También es posible que te realice una exploración física.

Entre las pruebas adicionales que se utilizan en la evaluación del síndrome alfa-gal se incluyen los siguientes:

  • Análisis de sangre. Con un análisis de sangre se puede determinar y medir la cantidad de anticuerpos contra alfa-gal en el torrente sanguíneo. Este es el análisis principal que se usa para diagnosticar el síndrome de alfa-gal.
  • Prueba cutánea. El médico te pincha la piel y la expone a pequeñas cantidades de sustancias que fueron extraídas de carne roja fresca o de venta comercial. Si tienes alergia, te saldrá un bulto elevado (roncha) en el lugar donde te pincharon. También es posible que el médico o el alergólogo te haga una prueba en la piel para detectar una reacción alérgica a distintos tipos de carne roja, porque hay diferentes tipos de alergias a la carne.

Tratamiento

Al igual que con cualquier alergia alimentaria, el tratamiento del síndrome de alfa-gal consiste en evitar los alimentos que te causan reacción. Revisa siempre las etiquetas de los ingredientes de los alimentos comprados en la tienda para asegurarte de que no contienen carne roja o ingredientes basados en carne tales como carne de vaca, cerdo, cordero, carne de vísceras o gelatinas. Revisa los cubitos de caldo, los paquetes de salsa y los ingredientes de sabor en los productos preenvasados. Pídele a tu médico o alergista una lista de los alimentos que debes evitar, incluidos los extractos de carne utilizados para saborizar. Los nombres de algunos ingredientes hacen que sea difícil reconocerlos como ingredientes a base de carne.

Debes tener sumo cuidado cuando comas en restaurantes y reuniones sociales. Muchas personas no entienden la gravedad de una reacción alimentaria alérgica, y pocos saben que las alergias a la carne existen. Incluso una pequeña cantidad de carne roja puede causar una reacción grave.

Si te preocupa que un alimento pueda contener algo a lo que eres alérgico, no lo pruebes. Ve preparado a los eventos sociales para evitar el riesgo de exposición. Por ejemplo, si asistes a una fiesta donde los invitados preparan la comida en una superficie de cocción compartida, lleva tu propia comida precocida.

Para una reacción alérgica grave, es posible que necesites una inyección de epinefrina de emergencia y una visita a la sala de emergencias. Muchas personas con alergias llevan un autoinyector de epinefrina (EpiPen, Auvi-Q, otros). Este dispositivo consiste en una jeringa y una aguja oculta que inyecta una dosis única de medicamento cuando se presiona contra el muslo. Una vez que te hayan diagnosticado el síndrome de alfa-gal, es probable que tu médico o alergista te receten un autoinyector de epinefrina.

Los síntomas del síndrome de alfa-gal pueden disminuir o incluso desaparecer con el tiempo si no se reciben más mordeduras de garrapatas portadoras de alfa-gal. Algunas personas con esta afección han podido volver a comer carne roja y otros productos de mamíferos después de uno o dos años sin mordeduras adicionales.

Cómo prepararte para la consulta

Para aprovechar al máximo tu cita, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, presentamos información para ayudarte a prepararte para la cita, y para que sepas qué puedes esperar del médico.

  • Descripción de tus síntomas. Prepárate para explicarle al médico qué ocurrió luego de comer carne roja, incluso cuánto tiempo pasó hasta que apareció la reacción. Descríbele qué tipo de carne roja comiste y el tamaño de la porción.
  • Antecedentes de picaduras de garrapatas o posible exposición a picaduras. El médico necesitará saber dónde pasaste tiempo al aire libre y con qué frecuencia, así como cuántas picaduras de garrapatas sabes que has tenido.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomes. Incluye las vitaminas o los suplementos.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se te proporciona durante una cita. Quizás la persona que te acompaña recuerde información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota cualquier pregunta que se te ocurra.

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Es posible que mis síntomas sean causados por la alergia a la carne roja?
  • ¿Qué otro factor podría estar causando los síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetan?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Necesito llevar un autoinyector de epinefrina?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a notar los síntomas?
  • ¿Qué tipo de carne y qué cantidad comiste antes de que aparecieran los síntomas?
  • Después de comer carne roja, ¿cuánto tardaron en aparecer los síntomas?
  • ¿Actualmente pasas tiempo o has pasado tiempo anteriormente al aire libre en áreas infestadas de garrapatas?
  • ¿Te ha picado una garrapata anteriormente? ¿Cuántas veces? ¿Qué aspecto tenían estas garrapatas?
  • ¿Tomaste algún medicamento para la alergia de venta libre, como los antihistamínicos, y de ser así, fueron de ayuda?
  • ¿Parece que tu reacción se desencadena solo por la carne roja o también lo hace por otros alimentos?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si sospechas que tienes el síndrome de alfa-gal, evita comer carne roja hasta la consulta con el médico. Si tienes una reacción grave, busca ayuda de emergencia.

Oct. 08, 2021
  1. Steinke JW, et al. The alpha-gal story: Lessons learned from connecting the dots. Journal of Allergy and Clinical Immunology. 2015;135:589.
  2. Platts-Mills TA, et al. The discovery of IgE 50 years later. Annals of Allergy, Asthma & Immunology. 2016;116:179.
  3. Platts-Mills TA, et al. IgE in the diagnosis and treatment of allergic disease. Journal of Allergy and Clinical Immunology. 2016;137:1662.
  4. Commins SP. Allergy to meats. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 29, 2021.
  5. Li JT (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 3, 2018.
  6. Meat allergy. American College of Allergy, Asthma & Immunology. https://acaai.org/allergies/types/food-allergies/types-food-allergy/meat-allergy. Accessed April 13, 2018.
  7. Carter MC, et al. Identification of alpha-gal sensitivity in patients with a diagnosis of idiopathic anaphylaxis. Allergy. 2017; doi:10.1111/all.13366.
  8. Lone star tick a concern, but not for Lyme disease. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/stari/disease/index.html. Accessed April 13, 2018.
  9. Preventing tick bites. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ticks/avoid/on_people.html. Accessed April 13, 2018.
  10. Berg EA, et al. Drug allergens and food—the cetuximab and galactose-α-1,3-galactose story. Annals of Allergy, Asthma & Immunology. 2014;112:97.
  11. Anaphylaxis. American Academy of Allergy Asthma & Immunology. http://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/allergies/anaphylaxis. Accessed May 20, 2018.
  12. Sicherer SH. Management of food allergy: Avoidance. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 25, 2020.
  13. Alpha-gal syndrome. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ticks/alpha-gal/index.html. Accessed Sept. 29, 2021.
  14. Alpha-gal and red meat allergy. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/allergy-library/alpha-gal. Accessed June 2, 2020.
  15. AskMayoExpert. Food allergy. Mayo Clinic; 2020.