Descripción general

Un neurinoma del acústico, también conocido como «schwannoma vestibular», es un tumor poco frecuente no canceroso y, por lo general, de crecimiento lento que se forma en el nervio principal (vestibular) que va del oído interno hasta el cerebro. Las ramas de este nervio afectan directamente el equilibrio y la audición, por lo que la presión de un neurinoma del acústico puede provocar pérdida de la audición, zumbido en el oído e inestabilidad.

Por lo general, el neurinoma del acústico surge de las células de Schwann que cubren este nervio y crece de forma lenta o no crece. En casos excepcionales, puede crecer con rapidez y ser lo suficientemente grande como para ejercer presión contra el cerebro y dificultar las funciones vitales.

Los tratamientos para el neurinoma del acústico son el control periódico, la radiación y la eliminación quirúrgica.

Atención del neurinoma del acústico en Mayo Clinic

Síntomas

En general, los signos y síntomas del neurinoma del acústico son sutiles y pueden tardar muchos años en manifestarse. A menudo, surgen de los efectos del tumor en los nervios auditivos y de equilibrio. La presión del tumor en los nervios adyacentes que controlan los músculos faciales y las sensaciones (nervio facial y nervio trigémino), los vasos sanguíneos cercanos y las estructuras cerebrales también puede causar problemas.

A medida que el tumor crece, aumentan las probabilidades de que cause signos y síntomas más evidentes o graves.

Algunos signos y síntomas frecuentes del neurinoma del acústico son:

  • Pérdida de la audición, por lo general gradual (aunque en algunos casos repentina) solamente de un lado o más pronunciada en uno de los lados
  • Zumbido (tinnitus) en el oído afectado
  • Inestabilidad, pérdida del equilibrio
  • Mareos (vértigo)
  • Entumecimiento facial y, muy excepcionalmente, debilidad o pérdida de movimiento muscular

Raras veces, un neurinoma del acústico puede crecer lo suficiente como para comprimir el tronco encefálico y poner la vida en peligro.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si notas pérdida de la audición en un oído, zumbidos o problemas de equilibrio.

El diagnóstico temprano de un neurinoma del acústico puede ayudarte a evitar que el tumor crezca lo suficiente como para causar consecuencias graves, tales como la pérdida total de la audición o una acumulación de líquido dentro del cráneo que pueda poner tu vida en riesgo.

Causas

La causa de los neurinomas del acústico pareciera ser un gen defectuoso del cromosoma 22. Normalmente, este gen produce una proteína inhibidora de tumores que ayuda a controlar el crecimiento de las células de Schwann que cubren los nervios.

No está claro qué hace que este gen sea defectuoso y, en la mayoría de los casos de neurinoma del acústico, no existe una causa identificable. Este gen defectuoso también es heredado en los casos de neurofibromatosis de tipo 2, trastorno poco frecuente que, en general, supone el crecimiento de tumores en los nervios del equilibrio a ambos lados de la cabeza (schwannomas vestibulares bilaterales).

Factores de riesgo

Neurofibromatosis tipo 2

El único factor de riesgo conocido del neurinoma del acústico es tener un progenitor con neurofibromatosis tipo 2, un trastorno genético poco frecuente. Sin embargo, la neurofibromatosis tipo 2 es responsable solo de aproximadamente el 5 por ciento de los casos de neurinoma del acústico.

Una característica distintiva de la neurofibromatosis tipo 2 es la aparición de tumores no cancerosos en los nervios que controlan el equilibrio en ambos lados de la cabeza, así como también en otros nervios.

La neurofibromatosis tipo 2 (NF2) es conocida como un trastorno autosómico dominante, lo que significa que la mutación puede ser transmitida solamente por un progenitor (gen dominante). Cada hijo de un progenitor afectado tiene una probabilidad de 50/50 de heredarla.

Complicaciones

Un neurinoma del acústico puede provocar una variedad de complicaciones permanentes, tales como:

  • Pérdida de la audición
  • Entumecimiento facial y debilidad
  • Dificultad para mantener el equilibrio
  • Zumbido en los oídos

Los tumores grandes pueden ejercer presión sobre el tronco encefálico y evitar la circulación normal de líquido entre el cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo). En tal caso, el líquido puede acumularse en la cabeza (hidrocefalia) y aumentar la presión dentro del cráneo.