Descripción general

Especialistas en haces de protones deliberando con un paciente en una sala de tratamiento.

El último capítulo en tratamiento de radiación

Beneficios

Los beneficios de la terapia de protones con tecnología rayo-lápiz son los siguientes:

  • Capacidad de emitir dosis terapéuticas de radiación más altas sobre los tumores
  • Mayor precisión para llegar a los tumores
  • Menor exposición a la radiación en el tejido normal, lo que reduce los efectos secundarios a corto y largo plazo, incluido el desarrollo de nuevos cánceres.
  • Una nueva alternativa de tratamiento para las personas que volvieron a desarrollar cáncer y que se han sometido a procedimientos de radioterapia en ocasiones anteriores

Cómo tratar el cáncer sin afectar el tejido sano.

Haz clic aquí para obtener más información en una infografía

El tumor de cada persona es único. En Mayo Clinic, una de las primeras decisiones que los especialistas toman contigo después de tu diagnóstico es si la radiación es apropiada o no. Si es así, Mayo Clinic ofrece una amplia gama de tratamientos de radiación, que incluyen implantes radiactivos (braquiterapia), radiación tradicional (fotones) y haz de protones. Para muchas personas, la radiación convencional administrada estratégicamente es el mejor tratamiento. Pero otros requieren una forma diferente de radiación, especialmente aquellos con tumores cercanos a órganos vitales o en ellos, aquellos que son sensibles a los efectos secundarios de la radiación, y los niños, cuyos tejidos aún se están desarrollando.

En Mayo Clinic, trabajarás con tu médico y un equipo de especialistas dedicados a desarrollar un plan individualizado que sea el mejor para tus necesidades específicas. Juntos, planearán un curso de tratamiento que garantice que recibas el tratamiento con la mayor tasa de éxito y la menor cantidad de efectos secundarios.

Los especialistas de Mayo Clinic tienen una amplia gama de terapias disponibles para ti, según tu afección, necesidades y, en algunos casos, tu genética. Las opciones incluyen cirugía, quimioterapia, radiación tradicional y terapia con haces de protones. Puedes recibir uno o una combinación, según tus necesidades.

Si tu tratamiento requiere radiación, estás lejos de estar solo. Más de la mitad de todas las personas con cáncer reciben radioterapia. La razón es simple: es efectiva. En la radioterapia, se apuntan cantidades intensas de energía a las células cancerosas para destruir el material genético que controla el crecimiento de las células.

Desafortunadamente, la radiación afecta tanto a las células sanas como a las cancerosas. Por lo tanto, el médico que usa la radioterapia convencional (con rayos X) tiene que equilibrar la destrucción de las células cancerosas con la conservación de las sanas. Como resultado, los médicos a menudo reducen la dosis óptima de radiación de rayos X requerida para matar las células cancerosas.

La terapia con haces de protones ofrece una alternativa.

El Director médico de haces de protones cuida a un niño en una sala de tratamiento.

Más radiación, menos riesgo.

EL tratamiento tradicional con rayos X emite radiación a todo lo que se encuentra en su camino. Eso significa que el tejido que se encuentra delante y detrás del tumor recibe una radiación dañina. La mayoría de los cuerpos adultos pueden absorber y reparar tales daños colaterales. Pero si tu tumor está al lado o en un órgano vital, como el cerebro o el corazón, la radiación tradicional puede presentar riesgos adicionales.

La radiación tradicional tampoco es ideal para los niños. Sus órganos aún se están desarrollando, y dañarlos con radiación puede causar problemas de salud en el futuro, algunos de los cuales son problemas de crecimiento, pérdida de audición y visión, enfermedades cardíacas y cánceres adicionales.

La terapia de protones es más precisa.

Utiliza las partículas cargadas positivamente en un átomo (protones) que liberan su energía dentro del objetivo: el tumor. Hay una pequeña cantidad de radiación de entrada, pero prácticamente ninguna va más allá del tumor. Un haz de protón se puede controlar con mucha más precisión, por lo que los especialistas pueden enviar dosis más altas de radiación de manera segura a los tumores.

Se ha demostrado que la terapia con haces de protones es beneficiosa para el tratamiento de muchos tipos de tumores, incluidos los tumores cerebrales, de mama, esofágicos, oculares, gastrointestinales, ginecológicos, de cabeza y cuello, hepáticos, pulmonares, linfomas, prostáticos, de tejidos blandos, espinales y muchos cánceres pediátricos.

Contacto

Arizona

  • Terapia de Rayos de Protones de Mayo Clinic
  • 5881 E. Mayo Blvd.
    Phoenix, AZ 85054
  • Teléfono: 480-515-6296

Minnesota

  • Terapia de Rayos de Protones de Mayo Clinic
  • 190 Second Street NW
    Rochester, MN 55901
  • Teléfono: 507-284-2511
Feb. 06, 2019