Información sobre el tratamiento con medicina nuclear

Lutathera para el tratamiento de tumores neuroendocrinos gastroenteropancreáticos

El tratamiento con medicina nuclear es un enfoque para tratar el cáncer que se puede usar con otras opciones de tratamiento, como quimioterapia y cirugía, o después de estas. Por lo general, no lleva a una cura, salvo que se combine con otros tratamientos. Pero a muchas personas les controla los síntomas y reduce y estabiliza los tumores, a veces durante años. El tratamiento con medicina nuclear es a veces la mejor opción para las personas que ya no responden a otros tratamientos.

Lo que hace que el tratamiento con medicina nuclear sea eficaz es el uso de moléculas radiactivas como fármaco (radioterapia molecular). El fármaco reconoce las células tumorales. Se inyecta por vía intravenosa, circula en el cuerpo, se adhiere a las células tumorales, les administra radiación directamente y hace que se destruyan. Parte del fármaco nunca se adhiere a las células cancerosas y sigue flotando en la sangre hasta que el cuerpo lo elimina, principalmente en la orina. Con el tiempo, el fármaco radiactivo deja de emitir radiactividad y deja de combatir las células cancerosas. El tratamiento con medicina nuclear a menudo se repite varias veces para lograr el mayor beneficio.

Al tratamiento con medicina nuclear también se lo llama terapia de radionúclidos receptores peptídicos, radioterapia dirigida, terapia con radionúclidos, medicina nuclear terapéutica y enfoque teranóstico para tratar el cáncer.

Las personas con tumores neuroendocrinos (NET), incluidos los NET pancreáticos poco comunes, ahora tienen mayor acceso a la PRRT tras la aprobación del lutecio Lu 177 dotatato (Lutathera) por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en enero de 2018. Esta es una opción importante, ya que los NET pueden propagarse por todo el cuerpo y son difíciles de eliminar con cirugía.

Lo que puedes esperar

Una vez que tengas un diagnóstico y tú y tu equipo de atención médica hayan decidido que el tratamiento con medicina nuclear es la mejor opción para ti, se programará el tratamiento. Puede pasar hasta un mes antes de que pueda comenzar el tratamiento mientras se completan los análisis de sangre y de imágenes, se modifican sus medicamentos y se prepara el tratamiento. Por lo general, el tratamiento implica hasta cuatro sesiones de infusión, cada una normalmente con ocho semanas de diferencia.

Los tratamientos se administran de forma ambulatoria. Planea estar en el lugar hasta ocho horas para cada sesión. Cuando llegues, serás atendido por un equipo capacitado de especialistas que brindan un tratamiento seguro y eficiente.

Antes de comenzar el tratamiento, se te administran medicamentos para reducir las náuseas. Luego, se inserta un pequeño tubo (catéter) en una vena del brazo a través del que gotea una solución de aminoácidos. Esta solución ayuda a proteger tus riñones. Fluye durante unos 30 minutos antes de que comiences a recibir el medicamento creado para atacar y destruir las células cancerosas (Lutathera).

Lutathera fluye por tu vena de 30 a 40 minutos. Después continuarás recibiendo la solución de aminoácidos durante aproximadamente 3 horas. Poco después de retirar el catéter, podrás salir del hospital.

Atención médica en Mayo Clinic para tratar tumores neuroendocrinos

Adaptación del tratamiento con medicina nuclear a tus necesidades

No hay dos personas que tengan cáncer o respondan al tratamiento de la misma manera. Para la mayoría de las personas, la mejoría de los síntomas se produce después de la segunda dosis. Tu equipo de atención médica tiene en cuenta muchos factores al recetarte un tratamiento con medicina nuclear y lo ajusta con el tiempo.

Después de cada sesión de infusión, es posible que se te pida que te hagas una tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT, por sus siglas en inglés). Esta exploración se usa para medir la cantidad de tratamiento con medicina nuclear que se adhiere a las células cancerosas y la rapidez con la que el fármaco sale del cuerpo. Esta información guía a los miembros de tu equipo de atención médica cuando eligen cuándo administrarte tratamiento y qué cantidad, para combatir el cáncer y evitar efectos secundarios.

Una vez que hayas terminado el tratamiento, tu médico te pedirá que regreses con regularidad para las visitas de seguimiento, que pueden incluir más análisis de sangre y exploraciones.

Los posibles efectos secundarios

Pueden ocurrir efectos secundarios, que dependen de tu terapia específica y afección médica. Solía ser común que las personas experimentaran náuseas cuando recibían tratamiento con medicina nuclear, pero eso se ha convertido en un problema mucho menor. Muchas personas incluso disfrutan de comer durante la terapia. Algunas personas notan caída del cabello, pero generalmente es solo un poco y el cabello vuelve a crecer.

En contadas ocasiones, alguien que ha recibido tratamiento con medicina nuclear puede presentar un cáncer de la sangre meses o incluso años después.

Tenga en cuenta también que viajar después del tratamiento con Lutathera podría dar lugar a retrasos en el viaje. Habla con el médico acerca de las ventajas y los riesgos de este tratamiento.

Tu equipo de atención médica responderá a cualquier pregunta antes de que comience la terapia. Aprendizaje sobre la terapia de medicina nuclear

Habla con tu equipo de atención médica sobre lo que puedes esperar antes, durante y después del tratamiento, que suele administrarse en hasta cuatro visitas ambulatorias.

Cómo decidir si el tratamiento con medicina nuclear es adecuado para ti

Tu equipo de atención médica nuclear considera muchos factores antes de recetarte este tipo de terapia. Probablemente se te realice a una tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) para ayudar a determinar si el tratamiento con medicina nuclear es adecuado para ti y tu cáncer.

Cuando es necesario realizar una exploración por PET, se inyecta en una vena una versión del fármaco que luego se usará para el tratamiento con medicina nuclear. El fármaco flota en la sangre. Si el fármaco choca contra células cancerosas, se adhiere a estas. Sin embargo, esta versión del fármaco no destruye las células. En cambio, emite solo una cantidad muy pequeña de radiactividad.

La radiactividad es detectada por el tomógrafo, que convierte esta información en una imagen 3D de todo el cuerpo que permite observar en dónde se esconde el cáncer. La exploración por PET puede mostrar si el fármaco se adhiere al cáncer como se esperaba. De esta forma, los médicos utilizan la exploración por PET para evaluar si una persona podría ser buena candidata para el tratamiento con medicina nuclear.

Otras opciones de tratamiento

Los médicos de Mayo Clinic revisarán contigo todas las opciones de tratamiento y elegirán aquella que se adapte a tus necesidades y metas u objetivos. El tratamiento con medicina nuclear generalmente se administra solo, pero se puede combinar con otros tratamientos administrados por oncólogos médicos, oncólogos radioterapeutas o radiólogos intervencionistas:

El tratamiento con medicina nuclear está disponible en tres sedes de Mayo Clinic

La mayoría de las personas son remitidas al equipo de especialistas en tratamiento con medicina nuclear por uno de sus médicos. Pregúntale a tu médico si tu afección hace que este tratamiento sea una buena opción para ti. La elegibilidad para este tratamiento depende de muchos factores relacionados con el tumor y tu salud en general.

Pueden atenderte en cualquiera de los centros principales de la clínica en Phoenix/Scottsdale, Arizona; Jacksonville, Florida; y Rochester, Minnesota. Cada centro tiene la experiencia y la tecnología necesarias para guiarte a través del tratamiento con medicina nuclear. Cada lugar tiene ciclotrones, laboratorios de radioquímica de tomografía por emisión de positrones y radiofarmacias nucleares, todos necesarios para manejar adecuadamente el tratamiento con medicina nuclear y producir los fármacos para obtener imágenes por tomografía por emisión de positrones y tomografía computarizada por emisión de fotón único. Cada campus también tiene escáneres de última generación, que incluyen aquellos para hacer tomografía por emisión de positrones/tomografía computarizada, tomografía por emisión de positrones/resonancia magnética y tomografía computarizada por emisión de fotón único/tomografía computarizada.

Los ciclotrones son aceleradores de partículas que crean átomos radiactivos (radionúclidos). Estos átomos luego se vinculan a los fármacos y se verifica su calidad y seguridad de conformidad con las reglamentaciones de la FDA. Estos fármacos se producen de cero específicamente para las personas que acuden a la clínica ese día.

Nov. 26, 2020