La resiliencia es la capacidad de adaptarse adecuadamente y recuperarse rápido después de una situación traumática, de estrés, una adversidad o una tragedia. Si tienes una disposición resiliente, tendrás una mayor capacidad para mantener la cordura y un nivel saludable de bienestar físico y psicológico para enfrentar los desafíos de la vida. Si eres menos resiliente, es más probable que te quedes pensando en los problemas, que te sientas sobrepasado, que utilices estrategias de afrontamiento para manejar el estrés poco saludables y que sufras de ansiedad y depresión.

Puedes desarrollar resiliencia entrenando tu atención para que seas más considerado sobre tus percepciones. Utilizas una atención entrenada y con un objetivo para reducir los pensamientos negativos de la mente y centrarte mejor en los aspectos más significativos de una experiencia.

Los programas que incorporan estos enfoques pueden mejorar la resiliencia y la calidad de vida y al mismo tiempo disminuir el estrés y la ansiedad.

July 04, 2014