Los síntomas de la demencia vascular varían según la parte del cerebro en donde el flujo sanguíneo se ve afectado. Los síntomas suelen coincidir con los de otros tipos de demencia, en particular, los de la enfermedad de Alzheimer.

Los síntomas de la demencia vascular pueden ser más evidentes cuando se producen de forma repentina después de un accidente cerebrovascular. A veces, cuando los cambios en tu pensamiento y en tu razonamiento parecen claramente relacionados con un accidente cerebrovascular, esta enfermedad se llama «demencia post accidente cerebrovascular».

Otro patrón característico de los síntomas de la demencia vascular es que suele ser posterior a una serie de accidentes cerebrovasculares o de pequeños accidentes cerebrovasculares. En este patrón, los cambios en los procesos de razonamiento se producen en forma de evidentes retrocesos con respecto al nivel de funcionamiento anterior, a diferencia del declive gradual y constante que suele ocurrir en la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, la demencia vascular también puede evolucionar de manera gradual como la enfermedad de Alzheimer. Además, la demencia vascular y la enfermedad de Alzheimer suelen presentarse en forma conjunta.

Los estudios muestran que las personas que tienen síntomas de demencia suelen tener cambios cerebrales típicos de más de un tipo. Algunos médicos llaman a esta enfermedad «demencia mixta».

Algunos síntomas de la demencia vascular son los siguientes:

  • Confusión
  • Problemas para prestar atención y para concentrarse
  • Menor capacidad para organizar los pensamientos o las acciones
  • Disminución de la capacidad para analizar una situación, desarrollar un plan eficaz y comunicarlo a otros
  • Dificultad para decidir qué hacer a continuación
  • Problemas de memoria
  • Inquietud y agitación
  • Andar inestable
  • Necesidad repentina o frecuente de orinar, o incapacidad para controlarse al orinar
  • Depresión
May 02, 2014