El varicocele es el agrandamiento de las venas dentro de la piel floja que sostiene los testículos (escroto). Un varicocele es similar a una vena varicosa que puede aparecer en la pierna.

Los varicoceles son una causa frecuente de la baja producción y baja calidad del esperma, lo cual puede provocar esterilidad. Sin embargo, no todos los varicoceles afectan la producción de esperma. Los varicoceles también pueden hacer que los testículos no se desarrollen normalmente o se encojan.

La mayoría de los varicoceles se manifiestan con el tiempo. Afortunadamente, la mayoría de los varicoceles son fáciles de diagnosticar y muchos no necesitan tratamiento. Si el varicocele causa síntomas, se puede reparar quirúrgicamente.

A menudo, el varicocele no produce signos ni síntomas. Rara vez causa dolor. El dolor puede:

  • Variar entre un dolor agudo y una molestia leve
  • Aumentar cuando estás de pie o haciendo esfuerzos físicos, especialmente durante largos períodos
  • Empeorar con el transcurso del día
  • Disminuir cuando te recuestas boca arriba

Con el paso del tiempo, el varicocele puede agrandarse y ser más evidente. En el caso de los hombres jóvenes, la presencia de varicocele afecta la producción de esperma y a menudo puede mejorar con tratamiento.

Cuándo consultar al médico

Debido a que el varicocele generalmente no produce síntomas, en general, no se necesita tratamiento. El varicocele puede descubrirse durante una evaluación de la fecundidad o una exploración física de rutina.

Sin embargo, si tienes dolor o inflamación en el escroto, descubres un bulto en el escroto, observas que los testículos tienen diferente tamaño, o padeciste varicocele cuando eras joven o tienes problemas para concebir, consulta a tu médico. Diversas afecciones pueden provocar un bulto en el escroto o dolor testicular, algunas de las cuales deben tratarse de inmediato.

El cordón espermático transporta sangre desde y hacia los testículos. No se sabe con exactitud qué produce el varicocele. No obstante, muchos expertos creen que se forma cuando las válvulas dentro de las venas del cordón impiden el flujo adecuado de la sangre. La acumulación resultante hace que las venas se ensanchen (dilaten). Como resultado, puede dañarse el testículo y verse afectada la fecundidad.

Con frecuencia, el varicocele se forma durante la pubertad. El varicocele suele aparecer en el lado izquierdo, muy probablemente debido a la posición de la vena testicular izquierda. Sin embargo, un varicocele en un testículo puede afectar la producción de esperma en ambos testículos.

No pareciera haber ningún factor de riesgo significativo para contraer varicocele. Sin embargo, algunas investigaciones indican que tener sobrepeso puede reducir el riesgo y ser más alto puede aumentar el riesgo.

Un varicocele puede causar:

  • Encogimiento del testículo afectado (atrofia). El grueso del testículo está compuesto por túbulos que producen esperma. Cuando se daña, por ejemplo por varicocele, el testículo se encoge y ablanda. No está claro por qué se encoge el testículo, pero el funcionamiento incorrecto de las válvulas permite que se acumule sangre en las venas, lo que puede provocar una mayor presión en ellas y la exposición a toxinas en la sangre que pueden causar daño testicular.
  • Esterilidad. El varicocele puede mantener la temperatura local dentro o alrededor del testículo demasiado alta, lo cual afecta a la formación, movimiento (motilidad) y funcionamiento del esperma.

Es probable que comiences por consultar al médico de cabecera o a un médico general. Sin embargo, en algunos casos, cuando llamas para programar una consulta, puedes ser derivado inmediatamente a un urólogo.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante. En el caso de varicocele, algunas preguntas son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Mi enfermedad suele ser temporal o permanente?
  • ¿Esta enfermedad afectará mi fecundidad?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Cuál me recomiendas?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlar mejor estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en cuanto a la actividad sexual?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en preguntar lo que te surja durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Toma analgésicos de venta libre y usa un suspensorio deportivo para aliviar la presión.

El médico realizará una exploración física, en la cual podría hallar una masa firme sobre el testículo que parece una bolsa de gusanos. Si es lo suficientemente grande, el médico podrá sentirla. Si tienes un varicocele más pequeño, es posible que el médico te pida que te pares, inhales profundamente y contengas la respiración mientras haces fuerza (maniobra de Valsalva). De esta manera, el médico puede detectar un agrandamiento anormal de las venas.

Si la exploración física no es concluyente, el médico podría pedir que te hagas una ecografía escrotal. Esta prueba, que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes precisas de las estructuras del interior del cuerpo, podría usarse para garantizar que no haya otra razón que provoque los síntomas. En ciertos casos, es posible que te recomienden más pruebas por imágenes para descartar otras causas que provoquen el varicocele, como un tumor que presiona la vena espermática.

Es posible que no sea necesario un tratamiento para el varicocele. Sin embargo, si el varicocele produce dolor, atrofia testicular o esterilidad, o si estás considerando utilizar técnicas de reproducción asistida, se recomienda una reparación de varicocele.

El propósito de la cirugía es sellar la vena afectada para redirigir el flujo sanguíneo hacia las venas normales. En los casos de esterilidad masculina, el tratamiento de varicocele puede mejorar o curar la esterilidad o mejorar la calidad del esperma si se usan técnicas como la fecundación in vitro.

Normalmente, el varicocele se contrae en la adolescencia y probablemente tenga como resultado una producción de esperma insatisfactoria. A pesar de la baja calidad del esperma en general, muchos hombres que padecen varicocele tienen un esperma de calidad suficiente como para lograr un embarazo más adelante.

Es necesario reparar un varicocele en la adolescencia si hay una atrofia testicular progresiva, dolor o anomalías en los resultados de análisis de semen. Aunque el tratamiento de varicocele generalmente mejora las características del esperma, no se sabe con certeza si el varicocele no tratado empeora progresivamente la calidad del esperma con el paso del tiempo.

La reparación de varicocele tiene relativamente pocos riesgos, algunos de los cuales son:

  • Acumulación de líquido alrededor de los testículos (hidrocele)
  • Recurrencia de varicocele
  • Atrofia testicular
  • Infección
  • Daños en una arteria

Los métodos de reparación son:

  • Cirugía abierta. Este tratamiento generalmente se realiza en forma ambulatoria, con anestesia general o local. Comúnmente, el cirujano llegará a la vena a través de la ingle (inguinal o subinguinal), pero también es posible que haga una incisión en el abdomen o debajo de la ingle.

    Los avances en la reparación de varicocele han llevado a una disminución de las complicaciones posquirúrgicas. Un avance es el uso del microscopio quirúrgico, que permite al cirujano ver mejor la zona de tratamiento durante la cirugía. Otro es el uso de la ecografía Doppler, que ayuda a guiar el procedimiento.

    Posiblemente retomes tus actividades normales, no extenuantes, en dos días. Siempre que no sientas molestias, puedes retomar las actividades más extenuantes, como hacer ejercicio, después de dos semanas.

    El dolor de la cirugía generalmente es leve, pero puede continuar durante varios días o semanas. El médico puede recetar analgésicos durante un período limitado después de la cirugía. Más adelante, tal vez te recomiende que tomes analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol y otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), para aliviar las molestias.

    El médico puede aconsejarte que no tengas relaciones sexuales durante un tiempo. Con mayor frecuencia, pasan varios meses después de la cirugía antes de poder observar mejoras en la calidad del esperma con un análisis de semen. Esto sucede porque el esperma nuevo tarda alrededor de tres meses en desarrollarse.

    La cirugía abierta usando un microscopio y el enfoque subinguinal tienen las tasas de éxito más altas en comparación con otros métodos quirúrgicos.

  • Cirugía laparoscópica. El cirujano hace una pequeña incisión en el abdomen e inserta un instrumento diminuto en la incisión para ver y reparar el varicocele. Este procedimiento requiere anestesia general.
  • Embolización percutánea. Este procedimiento se realiza con anestesia local en forma ambulatoria. Un radiólogo inserta un tubo en una vena de la ingle o del cuello, a través del cual puede pasar instrumentos. Al ver las venas más grandes en un monitor, el médico coloca cables o una solución que provoca cicatrices para crear una obstrucción en las venas testiculares, lo cual interrumpe el flujo sanguíneo y repara el varicocele.

    Este procedimiento no se usa tanto como la cirugía.

Si tienes un varicocele que te produce molestias leves, pero no afecta tu fecundidad, puedes probar lo siguiente para aliviar el dolor:

  • Toma analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol y otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros).
  • Usa un suspensorio deportivo para aliviar la presión.
Dec. 07, 2014