El color normal de la orina varía de amarillo claro a ámbar oscuro, y es el resultado de un pigmento llamado «urocromo» y de cuán diluida o concentrada está la orina.

Los pigmentos y otros compuestos presentes en ciertos alimentos y medicamentos pueden cambiar el color de la orina. Las remolachas, las bayas y los frijoles son algunos de los alimentos que más afectan el color de la orina. Muchos medicamentos de venta libre y recetados le dan a la orina tonos vívidos, como rojo frambuesa, amarillo limón o azul verdoso.

Un color inusual de orina puede denotar una enfermedad. Por ejemplo, la orina de color rojo oscuro o marrón es una característica que identifica a la porfiria, un trastorno poco frecuente y congénito de los glóbulos rojos.

El color normal de la orina varía según la cantidad de agua que bebas. Los líquidos diluyen los pigmentos amarillos de la orina; entonces, cuánto más bebes, más clara es la orina. Cuando bebes menos, el color se concentra más. La deshidratación grave puede producir orina color ámbar.

Pero, a veces, el color de la orina puede cambiar mucho más de lo normal hasta volverse rojo, azul, verde, marrón oscuro y blanco turbio.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si tienes lo siguiente:

  • Sangre visible en la orina. La orina con sangre es frecuente cuando se padecen infecciones de las vías urinarias y cálculos renales. Ambos problemas suelen causar dolor. El sangrado indoloro puede indicar un problema más grave, como cáncer.
  • Orina oscura o de color naranja. Si la orina es oscura o de color naranja (especialmente si también las heces te salen claras y tienes la piel y los ojos amarillentos), es posible que el hígado no esté funcionando correctamente.

Con frecuencia, la causa del cambio de color de la orina se debe a medicamentos, ciertos alimentos o colorantes alimentarios. En algunos casos, sin embargo, los cambios de color de la orina pueden deberse a problemas específicos de salud.

Orina de color rojo o rosa

A pesar de su aspecto alarmante, la orina roja no es necesariamente grave. Las causas de la orina roja o rosa pueden comprender:

  • Sangre. Los factores que pueden provocar sangre urinaria (hematuria) comprenden infecciones de las vías urinarias, agrandamiento de la próstata, tumores cancerosos y no cancerosos, quistes renales, carreras de larga distancia y cálculos en los riñones o la vejiga.
  • Alimentos. La remolacha, las zarzamoras y el ruibarbo pueden tornar la orina de color rojo o rosa.
  • Medicamentos. La rifampicina (Rifadin, Rimactane) es un antibiótico que se usa con frecuencia para tratar la tuberculosis y puede volver la orina de color naranja rojizo, al igual que la fenazopiridina (Pyridium), un medicamento que calma el malestar en las vías urinarias, y los laxantes que contienen sena.
  • Medicamentos. Los medicamentos que pueden volver la orina de color naranja comprenden la rifampicina; el medicamento antiinflamatorio sulfasalazina (Azulfidina); la fenazopiridina (Pyridium), un medicamento que calma el malestar en las vías urinarias; algunos laxantes; y ciertos medicamentos de quimioterapia.

Orina de color naranja

La orina de color naranja puede deberse a lo siguiente:

Afecciones. En algunos casos, la orina de color naranja puede indicar un problema en el hígado o las vías biliares, especialmente si también tienes heces de color claro. La causa de la orina de color naranja también podría ser deshidratación, que puede concentrar la orina y volverla mucho más oscura.

Orina de color azul o verde

Las causas de la orina de color azul o verde pueden comprender:

  • Colorantes y tintes. Algunos colorantes alimentarios de color brillante pueden causar que la orina sea de color verde. Los tintes usados en algunas pruebas de la función renal y de la vejiga pueden volver la orina de color azul.
  • Medicamentos. Muchos medicamentos producen orina de color azul o verde, como la amitriptilina, la indometacina (Indocin) y el propofol (Diprivan).
  • Afecciones. La hipercalcemia benigna hereditaria es un trastorno hereditario poco frecuente, que a veces se denomina «síndrome del pañal azul» porque los niños con este trastorno tienen la orina de color azul. La orina de color verde se manifiesta a veces durante las infecciones de las vías urinarias provocadas por bacterias pseudomonas.

Orina de color marrón oscuro o amarronado

La orina de color marrón puede deberse a lo siguiente:

  • Alimentos. Comer grandes cantidades de habas, ruibarbo o aloe puede provocar una orina de color marrón oscuro.
  • Medicamentos. Muchos medicamentos pueden oscurecer la orina, como los medicamentos antimaláricos cloroquina y primaquina, los antibióticos metronidazol (Flagyl) y nitrofurantoína, los laxantes que contienen cáscara sagrada o sena, y el relajante muscular metocarbamol.
  • Afecciones. Algunos trastornos del hígado y los riñones pueden producir una orina de color marrón oscuro, al igual que algunas infecciones de las vías urinarias.
  • Ejercicio extremo. Las lesiones musculares causadas por ejercicios extremos pueden ocasionar daños renales y orina de color rosa o amarronado.

Orina opaca o turbia

Las infecciones de las vías urinarias y los cálculos renales pueden provocar que la orina sea opaca o turbia.

Comer alimentos que pueden cambiar el color de la orina (como bayas, remolacha o ruibarbo) o tomar determinados medicamentos aumenta la probabilidad de que haya cambios inofensivos en el color de la orina. La reacción que tengas dependerá de la cantidad de alimento que comas o de medicación que tomes, de tu estado de hidratación y de la química de tu cuerpo.

Los factores que te ponen en riesgo de enfermedades que pueden afectar el color de la orina comprenden los siguientes:

  • Edad. Los tumores en la vejiga y los riñones, que pueden causar sangre en la orina, son más frecuentes en las personas mayores. Los hombres mayores de 50 años a veces tienen sangre en la orina debido a un agrandamiento de la próstata.
  • Sexo. Más de la mitad de las mujeres tendrá una infección de las vías urinarias en algún momento, por lo general, con algo de sangrado urinario. Los hombres tienen mayor probabilidad de padecer cálculos en los riñones o en la vejiga.
  • Antecedentes familiares. Los antecedentes familiares de enfermedades renales o cálculos renales te hacen más propenso a padecer estos problemas. Ambos pueden causar sangre en la orina.
  • Ejercicios extenuantes. Los corredores de distancias largas afrontan más riesgo, pero todo el que practique ejercicio con vigor puede tener sangrado urinario.

Es probable que comiences por consultar a tu médico de cabecera o a un profesional de atención médica primaria. En algunos casos, es posible que te deriven inmediatamente a un médico que se especialice en trastornos de las vías urinarias (urólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación para prepararte para los análisis de diagnóstico frecuentes.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información médica más importante, que comprenda otros trastornos para los cuales estés recibiendo tratamiento, así como nombres de medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.
  • Piensa preguntas para hacerle a tu médico y escríbelas. Lleva papel y una lapicera para anotar la información mientras el médico responde a tus preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico o el profesional de salud te haga una serie de preguntas, como:

  • ¿De qué color es tu orina?
  • ¿Ves sangre o coágulos de sangre en tu orina?
  • ¿Cuándo notaste el color inusual de tu orina por primera vez?
  • ¿Pasa esto con frecuencia o sólo de vez en cuando?
  • ¿También notaste un olor inusual en tu orina?
  • ¿Estás orinando con mayor o menor frecuencia que lo habitual?
  • ¿Te duele cuando orinas?
  • ¿Qué otros síntomas tienes?
  • ¿Has notado cambios en tu apetito?
  • ¿Tienes más o menos sed de lo habitual?
  • ¿Has tenido algún problema urinario con anterioridad?
  • ¿Tienes alguna alergia?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?

Además de hacer una historia clínica completa y realizar una exploración física, el médico puede recomendar ciertas pruebas de diagnóstico, como:

  • Análisis de orina. El médico usa los análisis de orina para evaluar los glóbulos rojos, los niveles altos de proteína y los minerales excretados en la orina que puedan indicar problemas de riñón o de las vías urinarias. Es probable que en la muestra de orina también se investigue la presencia de bacterias que causan infecciones.
  • Análisis de sangre. Algunos análisis de sangre miden el nivel de creatinina y nitrógeno de urea en sangre, es decir, productos de desecho que se acumulan en el torrente sanguíneo cuando los riñones están dañados y no filtran adecuadamente. El médico también puede evaluar una muestra de sangre para detectar niveles elevados de enzimas hepáticas y enfermedades como la diabetes.

No hay ningún tratamiento específico para el cambio de color de la orina. En su lugar, el médico se concentrará en el tratamiento de la afección de fondo.

Cuando estás deshidratado, la orina se vuelve más concentrada y de color más oscuro. Si te sucede esto, puede ser una señal de que necesitas más líquidos. Asegúrate de beber mucho líquido todos los días para permanecer hidratado y mantenerte saludable.

March 14, 2015