La terapia con aspirina diaria puede ser una opción que salve la vida, pero no es un tratamiento para todas las personas. Infórmate antes de pensar en tomar una aspirina diaria.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Una terapia con aspirina diaria puede reducir el riesgo de tener un ataque cardíaco, pero no es para todos. ¿Es adecuada para ti?

Si tuviste un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, es probable que el médico te recomiende tomar una aspirina diaria, a menos que tengas una alergia grave o antecedentes de sangrado. Si tienes un riesgo alto de sufrir un primer ataque cardíaco, el médico podría recomendarte una aspirina después de evaluar los riesgos y los beneficios.

No obstante, no debes comenzar la terapia con aspirina diaria por tu cuenta. Si bien tomar una o dos aspirinas de forma esporádica es seguro para la mayoría de los adultos en pos de tratar dolores de cabeza, dolores generalizados o fiebre, el uso diario de la aspirina puede tener efectos secundarios graves, como el sangrado interno.

La aspirina interfiere en la coagulación de la sangre. Cuando sangras, las células sanguíneas que se encargan de la coagulación (denominadas «plaquetas») se acumulan en el sitio de la herida. Las plaquetas contribuyen a la formación de un tapón que sella la abertura del vaso sanguíneo para detener el sangrado.

Este proceso de coagulación también puede producirse en los vasos que irrigan sangre al corazón. Si tus vasos sanguíneos están estrechos como consecuencia de la ateroesclerosis (acumulación de depósitos de grasa en las arterias), un depósito de grasa puede romperse en el revestimiento de un vaso sanguíneo.

Luego, se puede formar un coágulo de sangre rápidamente y bloquear la arteria. El coágulo impide el flujo sanguíneo al corazón y ocasiona un ataque cardíaco. La terapia con aspirina reduce la acción aglutinante de las plaquetas, y esto posiblemente prevenga un ataque cardíaco.

Habla con tu médico para saber si la terapia con aspirina diaria podría ayudarte a prevenir un ataque cardíaco. El médico podría sugerir la terapia con aspirina diaria si:

  • Ya has tenido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular
  • No has tenido un ataque cardíaco, pero te han colocado un stent en una arteria coronaria, te han realizado una cirugía de bypass de la arteria coronaria o tienes dolor de pecho debido a una enfermedad de las arterias coronarias (angina de pecho)
  • Nunca has tenido un ataque cardíaco, pero estás en alto riesgo de tenerlo
  • Tienes diabetes y, al menos, uno de los otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca (como tabaquismo o presión arterial alta), y eres un hombre de más de 50 años o una mujer de más de 60 años

El U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los EE. UU.) recomendó recientemente la terapia con aspirina diaria si tienes entre 50 y 59 años, no tienes mayor riesgo de sangrado y tienes mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, del 10 por ciento o más, en los próximos 10 años. Si tienes entre 60 y 69 años, no tienes mayor riesgo de sangrado y tienes riesgo alto de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular del 10 por ciento o más en los próximos 10 años, habla con tu médico sobre la terapia con aspirina diaria. Se necesitan más investigaciones para determinar los beneficios y riesgos del uso diario de aspirina en adultos menores de 50 años y mayores de 70 años antes de recomendar o no el uso de la aspirina para prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer colorrectal en estos grupos etarios.

Si bien la aspirina se ha recomendado en el pasado para ciertos grupos de personas sin antecedentes de ataque cardíaco, no hay un acuerdo total entre los expertos sobre si los beneficios de la aspirina superan los posibles riesgos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) no recomienda la terapia con aspirina para prevenir ataques cardíacos en personas que no han tenido un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otra afección cardiovascular.

Las pautas varían entre las organizaciones, pero evolucionan a medida que se realiza más investigación. Los beneficios de la terapia con aspirina diaria no superan el riesgo de sangrado en personas con bajo riesgo de ataques cardíacos. Cuanto mayor sea el riesgo de ataque cardíaco, más probabilidades hay de que los beneficios de la aspirina diaria superen el riesgo de sangrado.

En las mujeres, la terapia con aspirina diaria puede ser más efectiva para prevenir accidentes cerebrovasculares que ataques cardíacos. En resumen, antes de tomar una aspirina diaria, debes consultarlo con tu médico.

Antes de comenzar la terapia con aspirina diaria según el asesoramiento de tu médico, deberías hacerle saber si tienes otro trastorno médico que podría incrementar el riesgo de sangrado u otras complicaciones. Estos trastornos comprenden:

  • Trastornos de sangrado o coagulación (fácil sangrado)
  • Alergia a la aspirina, la cual puede comprender asma causado por la aspirina
  • Sangrado de úlceras estomacales

Tu médico analizará cuál es la dosis adecuada para ti. Las dosis muy bajas de aspirina —75 miligramos (mg), que es inferior a una dosis baja de aspirina para adultos— pueden ser efectivas. Por lo general, el médico te recetará una dosis diaria de entre 81 mg (una dosis baja de aspirina para adultos) y 325 mg (una tableta de concentración regular). Si has tenido un ataque cardíaco o te han colocado un stent cardíaco, es muy importante que tomes aspirina y cualquier otro medicamento anticoagulante exactamente según las recomendaciones.

Quizás te sorprendas al saber que suspender la terapia con aspirina diaria puede tener un efecto rebote que puede aumentar el riesgo de un ataque cardíaco. Si has tenido un ataque cardíaco o te colocaron un stent en una o más arterias del corazón, suspender la terapia con aspirina diaria puede provocar un ataque cardíaco que puede poner en riesgo la vida.

Si has estado tomando aspirina todos los días y deseas suspenderlas, es importante que hables con el médico antes de hacer cualquier cambio. Suspender la terapia con aspirina diaria de forma abrupta podría tener un efecto rebote que provoque un coágulo sanguíneo.

Tanto la aspirina como los antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno (Motrin IB, Advil y otros) y el naproxeno sódico (Aleve), disminuyen la actividad coagulante de las plaquetas sanguíneas. El consumo regular de antiinflamatorios no esteroides puede aumentar el riesgo de sangrado.

Algunos AINE pueden aumentar el riesgo de ataques cardíacos por sí solos. Además, algunos AINE pueden interactuar de manera adversa con la aspirina y aumentar el riesgo de sangrado aún más.

Si solo necesitas una única dosis de ibuprofeno, tómala dos horas después de la aspirina. Si necesitas tomar ibuprofeno u otro AINE con mayor frecuencia, habla con el médico acerca de los medicamentos alternativos que no interfieren con el tratamiento de la aspirina diaria.

Algunos de los efectos secundarios y las complicaciones de tomar aspirina son:

  • Accidente cerebrovascular causado por el estallido de un vaso sanguíneo. Aunque tomar aspirina diariamente puede ayudarte a prevenir un accidente cerebrovascular relacionado con coágulos, también puede aumentar el riesgo de que sufras un accidente cerebrovascular hemorrágico.
  • Sangrado gastrointestinal. El uso diario de aspirina aumenta el riesgo de padecer úlcera estomacal. Y, si tienes úlcera sangrante o sangrado en otra parte del tubo gastrointestinal, tomar aspirina provocará que sangre más, quizás hasta un grado que ponga en riesgo la vida.
  • Reacción alérgica. Si eres alérgico a la aspirina, tomar una cantidad cualquiera de aspirina puede provocar una reacción alérgica grave.

Si tomas aspirina y debes someterte a un procedimiento quirúrgico o arreglo dental, asegúrate de decirle al cirujano o dentista que tomas aspirina diariamente y qué cantidad. De lo contrario, corres el riesgo de sufrir sangrado excesivo durante la cirugía. Sin embargo, no suspendas la toma de aspirina sin hablar con tu médico.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) también advierte que las personas que toman regularmente aspirina deben limitar la cantidad de alcohol que consumen debido a sus efectos anticoagulantes adicionales y a su potencial de causar molestias estomacales. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.

Si ya estás tomando un anticoagulante, como warfarina (Coumadin, Jantoven), apixabán (Eliquis), dabigatrán (Pradaxa) o rivaroxabán (Xarelto) por otro trastorno, combinarlo con aspirina puede aumentar considerablemente el riesgo de graves complicaciones de sangrado. Sin embargo, puede haber algunos trastornos para los que corresponda combinar una dosis baja de aspirina con warfarina u otro anticoagulante. Pero este tratamiento siempre tiene que analizarse cuidadosamente con el médico.

Hay otros medicamentos y suplementos de hierbas que también pueden aumentar el riesgo de sangrado. Los medicamentos que pueden interactuar con la aspirina comprenden:

  • Heparina
  • Ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros), cuando se toma habitualmente
  • Corticoesteroides
  • Clopidogrel (Plavix)
  • Algunos antidepresivos (clomipramina, paroxetina y otros)

Tomar ciertos suplementos dietéticos también puede aumentar el riesgo de sangrado. Algunos de ellos son:

  • Arándano
  • Capsaicina
  • Uña de gato
  • Salvia miltiorrhiza
  • Aceite de onagra
  • Ginkgo
  • Kava
  • Ma huang
  • Ácidos grasos omega 3 (aceite de pescado)

Si crees que estás padeciendo un ataque cardíaco, lo más importante es que llames al 911 o al servicio de urgencias médicas. No demores en llamar para pedir ayuda. La aspirina sola no te salvará la vida si estas padeciendo un ataque cardíaco.

El operador puede recomendarte que mastiques una aspirina, pero primero te hará preguntas para asegurarse de que no eres alérgico a la aspirina o de que no tengas algún otro trastorno de salud que vuelva demasiado riesgoso tomar una aspirina durante un ataque cardíaco. Está bien masticar una aspirina si el médico te dijo que lo hicieras si crees que estás padeciendo un ataque cardíaco, pero primero llama al 911 o al servicio de urgencias médicas.

La aspirina de cubierta entérica está diseñada para llegar al estómago sin desintegrarse hasta que pasa al intestino delgado. Puede ser más suave para el estómago y más adecuada para algunas personas que toman aspirina a diario, en especial, para aquellos con antecedentes de gastritis o úlceras.

Sin embargo, algunos investigadores creen que no existen evidencias de que tomar una aspirina de cubierta entérica disminuya la posibilidad de padecer sangrado gastrointestinal. Asimismo, de acuerdo con algunas investigaciones, la aspirina cubierta podría no ser tan eficaz como la aspirina simple cuando se toma ante la posibilidad de un ataque al corazón. Si deseas conocer las formas de disminuir el riesgo de sangrado, habla con el médico.

Nov. 03, 2015