Descripción general

Si has dado a luz por cesárea y estás embarazada otra vez, podrás elegir entre programar una nueva cesárea o un parto vaginal después de una cesárea (PVDC).

Para muchas mujeres, es posible intentar un trabajo de parto después de una cesárea. En 2013, la tasa de éxito para las mujeres de los EE. UU. que intentaron un trabajo de parto después de una cesárea anterior fue del 70 %.

Sin embargo, el PVDC no es adecuado para todas las pacientes. Algunos factores, como una cicatriz uterina de alto riesgo, pueden reducir la probabilidad de PVDC y hacer que la opción resulte inapropiada. Algunos hospitales no ofrecen la posibilidad de un PVDC porque no cuentan con el personal o los recursos necesarios para realizar cesáreas de urgencia. Si consideras la posibilidad de un PVDC, el proveedor de atención médica te ayudará a comprender si eres candidata para ello y sus implicaciones.

Por qué se realiza

Algunas razones comunes para optar por un intento de trabajo de parto después de una cesárea incluyen las siguientes:

  • Repercusión en los próximos embarazos. Si estás planeando tener más hijos, el parto vaginal después de una cesárea podría ayudarte a evitar los riesgos de los partos por cesárea múltiples, como la placenta previa o la placenta acreta.
  • Menor riesgo de complicaciones quirúrgicas. Un parto vaginal satisfactorio después de una cesárea se asocia con menores tasas de sangrado abundante, infecciones y coágulos de sangre en una o más de las venas profundas del cuerpo (trombosis venosa profunda). El parto vaginal después de una cesárea también podría disminuir el riesgo de extirpación quirúrgica del útero (histerectomía) y de lesiones en los órganos abdominales, como la vejiga o el intestino.
  • Menor tiempo de recuperación. Tu hospitalización luego de un parto vaginal después de una cesárea será más breve que en el caso de una cesárea repetida. Evitar la cirugía te permitirá reanudar sus actividades normales más pronto.
  • Oportunidad para un plan de parto individualizado. Para algunas mujeres, es importante experimentar un parto vaginal.

Podrías ser una candidata para el parto vaginal después de una cesárea en las siguientes situaciones:

  • Tienes un embarazo único, antecedentes de una o dos cesáreas transversales bajas previas y no tienes problemas que impidan el parto vaginal después de una cesárea
  • Tienes un embarazo único, antecedentes de una cesárea previa con un tipo desconocido de incisión uterina y no tienes problemas que impidan el parto vaginal después de una cesárea, salvo que se sospeche que anteriormente te realizaron una incisión uterina vertical alta (clásica)
  • Tienes un embarazo gemelar, antecedentes de una cesárea transversal baja previa y, de alguna otra forma, eres candidata a un parto vaginal de gemelos

Uno de los principales factores predisponentes de un parto vaginal satisfactorio después de una cesárea es un parto vaginal previo.

No eres candidata para el parto vaginal después de una cesárea si tienes alguna afección que impida el parto vaginal o si previamente has tenido lo siguiente:

  • Una incisión uterina vertical alta (clásica)
  • Un tipo desconocido de incisión uterina previa y se sospecha que fue una incisión vertical alta (clásica)
  • Un desgarro uterino previo, en el que la cicatriz de la cesárea en el útero se abre
  • Ciertos tipos de cirugía uterina previa, como la extirpación de fibromas

Muchos proveedores de atención médica no ofrecen el parto vaginal después de una cesárea si has tenido más de dos cesáreas anteriores o si tienes un índice de masa corporal igual o superior a 50 en el momento del parto y nunca has tenido un parto vaginal. El parto vaginal después de una cesárea tampoco suele ser una opción si estás embarazada de trillizos o de más bebés.

Entre los factores que disminuyen la probabilidad de un parto vaginal después de una cesárea se incluyen los siguientes:

  • Trabajo de parto estancado
  • Edad avanzada de la madre
  • Embarazo que continúa más allá de las 40 semanas
  • Índice de masa corporal igual o superior a 40
  • Aumento excesivo de peso durante el embarazo
  • Preeclampsia
  • Otro parto en el plazo de los 18 meses anteriores
  • Antecedentes de dos o más cesáreas anteriores y ningún parto vaginal
  • La necesidad de inducir el trabajo de parto cuando se empieza con el cuello del útero cerrado

Riesgos

Si bien las complicaciones de un parto vaginal después de una cesárea son menos que con una cesárea repetida programada, un intento fallido de trabajo de parto después de una cesárea está asociado con más complicaciones, lo que incluye, en raras ocasiones, un desgarro uterino. Si durante el trabajo de parto se abre una cicatriz en el útero de una cesárea anterior, deberá realizarse una cesárea de emergencia para evitar complicaciones que pongan en peligro tu vida y la de tu bebé. El tratamiento puede incluir la extirpación quirúrgica del útero (histerectomía). Si se te extirpa el útero, no podrás volver a quedar embarazada.

Cómo prepararse

Si has tenido una cesárea anteriormente y estás embarazada, puedes empezar a hablar del parto vaginal después de la cesárea en tu primera visita prenatal. Habla sobre tus preocupaciones y expectativas con tu proveedor de atención médica. Asegúrate de que tenga tus antecedentes médicos completos, incluidos los registros de la cesárea anterior y cualquier otro procedimiento uterino. Tu proveedor de atención médica podría usar tus antecedentes médicos para calcular la probabilidad de que tengas un parto vaginal después de la cesárea exitoso.

Además, planifica el nacimiento de tu bebé en un centro que esté equipado para manejar una cesárea de emergencia. Continúa analizando los riesgos y beneficios del parto vaginal después de la cesárea durante el embarazo, especialmente si surgen ciertos factores de riesgo.

Lo que puedes esperar

Si eliges el parto vaginal después de una cesárea, cuando entres en trabajo de parto, seguirás el mismo proceso que se usa para los partos vaginales. El proveedor de atención médica probablemente te sugiera realizar un control continuo de la frecuencia cardíaca de tu bebé, y debes estar preparada para una nueva cesárea si surge la necesidad.

July 29, 2021
  1. Metz TD. Choosing the route of delivery after cesarean birth. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Feb. 13, 2020.
  2. American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Bulletin No. 205: Vaginal birth after cesarean delivery. Obstetrics & Gynecology. 2019; doi:10.1097/AOG.0000000000003078.
  3. AskMayoExpert. Vaginal birth after cesarean (VBAC). Mayo Clinic; 2019.
  4. Frequently asked questions. Labor, delivery and postpartum care FAQ070. Vaginal birth after cesarean delivery. American College of Obstetricians and Gynecologists. https://www.acog.org/patient-resources/faqs/labor-delivery-and-postpartum-care/vaginal-birth-after-cesarean-delivery. Accessed Feb. 13, 2020.
  5. Gabbe SG, et al., eds. Vaginal birth after cesarean delivery. In: Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 14, 2020.
  6. Uterine rupture. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/gynecology-and-obstetrics/abnormalities-and-complications-of-labor-and-delivery/uterine-rupture#. Accessed Feb. 14, 2020.

Parto vaginal después de la cesárea (VBAC, por sus siglas en inglés)