Descripción general

Si diste a luz a un bebé por cesárea y estás embarazada nuevamente, puedes elegir entre programar una cesárea nuevamente o un parto vaginal después de una cesárea (parto vaginal después de operación cesárea anterior).

Para muchas mujeres, el parto vaginal después de operación cesárea anterior es una opción. De hecho, las investigaciones sobre mujeres que intentaron el trabajo de parto después de una cesárea demostraron que entre el 60 % y el 80 % tuvieron partos vaginales exitosos.

Sin embargo, el parto vaginal después de operación cesárea anterior no se recomienda a todas las mujeres. Ciertos factores, como una cicatriz uterina de alto riesgo, pueden disminuir tu probabilidad de un parto vaginal después de operación cesárea anterior y hacer que la opción sea inapropiada. Algunos hospitales no ofrecen la posibilidad de parto vaginal después de operación cesárea anterior porque no tienen el personal ni los recursos para manejar las cesáreas de emergencia. Si estás considerando un parto vaginal después de operación cesárea anterior, el profesional de salud puede ayudarte a comprenderte si puedes hacerlo y qué implica.

Por qué se realiza

Las mujeres consideran tener un parto vaginal después de una cesárea por diferentes motivos, entre los que se incluyen:

  • Menor tiempo de tratamiento. Permanecerás menos tiempo en el hospital luego de un parto vaginal después de una cesárea que si tuvieras una segunda cesárea. Si no te sometes a la cirugía, retomarás más rápido tus actividades habituales y reducirás los gastos que implica el parto.
  • Oportunidad para un plan de parto individualizado. Para algunas mujeres, es importante experimentar un parto vaginal.
  • Efectos sobre los próximos embarazos. Si planeas formar una gran familia, el parto vaginal después de una cesárea puede ayudarte a evitar los riesgos que implica tener varios partos por cesárea, como las cicatrices. Las cicatrices pueden hacer que resulte más difícil realizar otras cirugías y aumentar el riesgo de contraer problemas en la placenta durante el embarazo.
  • Menor riesgo de complicaciones quirúrgicas. Los partos vaginales tienen menores índices de sangrado, infección, coagulación sanguínea en una o más de las venas profundas del cuerpo (trombosis venosa profunda) y lesión de los órganos abdominales, como la vejiga o el colon.

Puedes tener un parto vaginal después de una cesárea si se dan las siguientes condiciones:

  • Estás embarazada de un bebé, tienes antecedentes de una o dos cesáreas transversales bajas y no tienes problemas que podrían evitar el parto vaginal después de una cesárea.
  • Estás embarazada de un bebé, tienes antecedentes de una cesárea previa con un tipo desconocido de incisión uterina y no tienes problemas que podrían evitar el parto vaginal después de una cesárea, a menos que se sospeche que ya tuviste una incisión vertical en la parte superior del útero (incisión clásica).
  • Estás embarazada de mellizos, tienes antecedentes de una cesárea transversal baja previa y eres candidata a tener un parto vaginal de mellizos.

No puedes tener un parto vaginal después de una cesárea si se dan las siguientes condiciones:

  • Tuviste una incisión vertical en la parte superior del útero (incisión clásica).
  • Tuviste un tipo desconocido de incisión uterina y se sospecha que fue una incisión vertical en la parte superior del útero (incisión clásica).
  • Tuviste una ruptura uterina.
  • Tuviste algún tipo de cirugía uterina previa, como la extirpación de fibromas.

Si tuviste más de dos cesáreas, algunos profesionales de salud no ofrecen el parto vaginal después de una cesárea. Por lo general, el parto vaginal después de una cesárea no es una opción si estás embarazada de trillizos o más bebés.

Los factores que disminuyen la probabilidad de un parto vaginal después de una cesárea incluyen los siguientes:

  • Trabajo de parto estancado
  • Edad avanzada de la madre
  • Embarazo que continúa después de las 40 semanas
  • Índice de masa corporal mayor o igual que 40 (obesidad materna grave)
  • Aumento excesivo de peso durante el embarazo
  • Preeclampsia
  • Parto previo dentro de los 18 meses
  • Antecedentes de dos o más cesáreas y ningún parto vaginal
  • Necesidad de inducción del trabajo de parto

Riesgos

Si bien el parto vaginal después de una cesárea está relacionado con menos complicaciones que una cesárea repetida optativa, el fracaso del trabajo de parto después de una cesárea está relacionado con más complicaciones, que incluye, en raras ocasiones, la ruptura uterina. Si el útero se desgarra durante el trabajo de parto, es necesario realizar una cesárea de emergencia para evitar complicaciones potencialmente fatales, como el sangrado intenso por parte de la madre. Si la ruptura es compleja o hay que detener el sangrado, es posible que sea necesario extirpar el útero (histerectomía). Si se te extirpa el útero, no podrás volver a quedar embarazada.

Cómo prepararse

Si ya has tenido una cesárea y estás embarazada, podrías comenzar a hablar sobre un parto vaginal después de una operación cesárea anterior en tu primera consulta prenatal. Habla sobre tus inquietudes y expectativas con el profesional de salud. Asegúrate de que el profesional de salud tenga tu historia clínica completa, incluidos los expedientes de la cesárea anterior y cualquier otro procedimiento uterino. El profesional de salud podría emplear la historia clínica para estimar la probabilidad de que tengas un parto vaginal exitoso después de la operación cesárea anterior. Es importante continuar analizando los riesgos y los beneficios del parto vaginal después de la operación cesárea anterior durante el embarazo, especialmente si surgen ciertos factores de riesgo.

Si eliges un parto vaginal después de una operación cesárea anterior, aumenta las posibilidades de que sea una experiencia positiva mediante lo siguiente:

  • Aprende sobre el parto vaginal después de una operación cesárea anterior. Asiste a una clase sobre el parto vaginal después de una operación cesárea anterior.
  • Planea tener al bebé en un hospital bien equipado. Busca centros que cuenten con los equipos necesarios para llevar a cabo cesáreas de emergencia.
  • Si puedes, deja que el trabajo de parto comience naturalmente. Inducir o acelerar el trabajo de parto disminuye la probabilidad de tener un parto vaginal exitoso después de una operación cesárea anterior.
  • Sé flexible. Algunas complicaciones en el embarazo o en el trabajo de parto podrían requerir una cesárea. Por ejemplo, tal vez necesites una cesárea si hay un problema con la placenta o el cordón umbilical, si el bebé está en una posición anormal o si el trabajo de parto no avanza.

Lo que puedes esperar

Si optas por un parto vaginal después de una cesárea, cuando comiences con el trabajo de parto, seguirás el mismo proceso que se utiliza en cualquier parto vaginal. Es probable que el profesional de salud recomiende un control continuo de la frecuencia cardíaca del bebé y debes estar preparada para repetir la cesárea si es necesario.

Jan. 24, 2019
References
  1. Metz TD, et al. Choosing the route of delivery after cesarean birth. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 22, 2018.
  2. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins — Obstetrics. ACOG Practice Bulletin No. 184: Vaginal birth after cesarean delivery. Obstetrics & Gynecology. 2017;130:e217.
  3. AskMayoExpert. Vaginal birth after cesarean (VBAC). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  4. Frequently asked questions. Labor, delivery and postpartum care FAQ070. Vaginal birth after cesarean delivery. American College of Obstetricians and Gynecologists. https://www.acog.org/Patients/FAQs/Vaginal-Birth-After-Cesarean-Delivery. Accessed May 29, 2018.

Parto vaginal después de una cesárea