Un examen de testículo consiste en la inspección visual y la palpación de los testículos. Te puedes realizar un examen de testículo tú mismo, habitualmente parado frente a un espejo.

Los exámenes testiculares de rutina sirven para que tomes más conciencia sobre el estado de tus testículos y ayudarte a detectar algún cambio que pueda ocurrir. Los exámenes testiculares también ayudan a identificar posibles trastornos en los testículos.

Si detectas bultos u otros cambios durante un examen de testículos, pide una consulta con tu médico.

Nov. 22, 2014