Descripción general

La terapia hormonal feminizante se usa para inducir en tu cuerpo los cambios físicos que causan las hormonas femeninas durante la pubertad (caracteres sexuales secundarios), con el fin de que coincida tu identidad de género con tu cuerpo (congruencia de género). Si la terapia hormonal feminizante se inicia antes de que comiencen los cambios de la pubertad masculina, se pueden evitar los caracteres sexuales secundarios masculinos, como el aumento de vello corporal y cambios en el tono de voz. La terapia hormonal feminizante también se conoce como terapia hormonal de afirmación de género.

Durante la terapia hormonal feminizante, te administrarán un medicamento para bloquear la acción de la hormona testosterona. También te administrarán la hormona estrógeno para disminuir la producción de testosterona e inducir los caracteres sexuales secundarios femeninos. Los cambios que producen estos medicamentos pueden ser temporales o permanentes. La terapia hormonal feminizante se puede usar sola o combinada con la cirugía feminizante.

Sin embargo, la terapia hormonal feminizante no es para todas las mujeres transgénero. La terapia hormonal feminizante puede afectar tu fertilidad y función sexual, además de causar otros problemas de salud. El médico puede ayudarte a analizar los riesgos y beneficios.

Por qué se realiza

La terapia hormonal feminizante se usa para alterar tus niveles hormonales y que coincidan con tu identidad de género. Normalmente, las personas que buscan una terapia hormonal feminizante experimentan malestar o sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere de su sexo asignado al nacer o de características físicas relacionadas con el sexo (disforia de género). Para evitar un riesgo excesivo, el objetivo es mantener los niveles hormonales en el rango normal para el género que se tiene como objetivo.

La terapia hormonal feminizante puede:

  • Hacer que la disforia de género sea menos intensa
  • Reducir el sufrimiento emocional y psicológico
  • Mejorar el funcionamiento psicológico y social
  • Mejorar la satisfacción sexual
  • Mejorar la calidad de vida

Las investigaciones sugieren que la terapia hormonal feminizante puede ser segura y eficaz.

Si se usa en un adolescente, la terapia hormonal suele comenzar a los 16 años. Lo ideal es que el tratamiento se inicie antes de que se desarrollen los caracteres sexuales secundarios para que los adolescentes puedan atravesar la pubertad según el género con el que se identifican. Muchas jóvenes trans reciben un tratamiento con medicamentos para retrasar el inicio de la pubertad. La terapia hormonal de afirmación de género no suele usarse en niños.

La terapia hormonal feminizante no es para todas las mujeres trans. Tu médico podría desaconsejar la terapia hormonal feminizante si:

  • Tuviste o tienes un cáncer sensible a las hormonas, como el cáncer de próstata
  • Tienes una enfermedad tromboembólica, como cuando se forma un coágulo de sangre en una o más venas profundas del cuerpo (trombosis venosa profunda) o una obstrucción en una de las arterias pulmonares de los pulmones (embolia pulmonar)
  • Tienes afecciones no controladas de la salud conductual
  • Tienes afecciones médicas importantes no controladas
  • Tienes una afección que limite tu capacidad para dar el consentimiento informado

Riesgos

Habla con tu médico sobre los cambios en tu cuerpo y las inquietudes que tengas. Las complicaciones de la terapia hormonal feminizante pueden ser:

  • Un coágulo sanguíneo en una vena profunda (trombosis venosa profunda) o en un pulmón (embolia pulmonar)
  • Triglicéridos altos, un tipo de grasa (lípido) en la sangre
  • Aumento de peso
  • Infertilidad
  • Alto nivel de potasio (hiperpotasemia)
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Diabetes tipo 2
  • Enfermedad cardiovascular
  • Demasiada prolactina en la sangre (hiperprolactinemia)
  • Secreción por el pezón
  • Accidente cerebrovascular
  • Mayor riesgo de cáncer mamario en comparación con los hombres cuya identidad y expresión de género coincide con las características sociales estereotipadas relacionadas con su sexo asignado al nacer (hombres cisgénero)

Tu fertilidad

Dado que la terapia hormonal feminizante podría reducir tu fertilidad, deberás tomar decisiones sobre tu futura maternidad antes de iniciar el tratamiento. El riesgo de infertilidad permanente aumenta con el uso prolongado de hormonas, especialmente cuando la terapia hormonal se inicia antes de la pubertad. Incluso después de suspender la terapia hormonal, la función testicular podría no recuperarse lo suficiente como para garantizar la concepción sin ayuda de tecnología reproductiva.

Si quieres tener hijos biológicos, habla con tu médico sobre la congelación de esperma (criopreservación de esperma) antes de comenzar la terapia hormonal feminizante.

Otros efectos secundarios del uso de estrógenos en las mujeres trans son la reducción de la libido, la función eréctil y la eyaculación. La función eréctil puede mejorar con el uso de medicamentos orales como el sildenafil (Viagra) o el tadalafil (Adcirca, Cialis).

Cómo prepararse

Antes de comenzar la terapia hormonal feminizante, el médico evaluará tu estado de salud para descartar o tratar cualquier afección médica que pueda llegar a afectar o contraindicar el tratamiento. La evaluación podría incluir:

  • Una revisión de tus antecedentes médicos personales y familiares
  • Un examen físico, incluida una evaluación de tus órganos reproductivos externos
  • Exámenes de laboratorio que evalúen tus valores de lípidos, glucosa en la sangre, recuento sanguíneo, enzimas hepáticas, electrolitos y hormona prolactina
  • Una revisión de tus vacunas
  • Exámenes de detección apropiados para la edad y el sexo
  • Identificación y manejo del consumo de tabaco, abuso de drogas, abuso de alcohol, VIH y otras infecciones de transmisión sexual
  • Hablar sobre la congelación de esperma (criopreservación de esperma)
  • Hablar sobre el uso de enfoques de tratamiento potencialmente dañinos, como las hormonas no prescritas, las inyecciones de silicona de potencia industrial o la autocastración

También podrías necesitar una evaluación de salud conductual por parte de un proveedor de atención médica con experiencia en salud transgénero. La evaluación podría incluir:

  • Tu identidad de género y disforia de género
  • La repercusión de tu identidad de género en el trabajo, la escuela, el hogar y los entornos sociales, incluidos temas relacionados con la discriminación, el abuso en las relaciones y el estrés minoritario
  • Estado de ánimo u otros problemas de salud mental
  • Problemas de salud sexual
  • Comportamientos riesgosos, como el consumo de sustancias y el uso de inyecciones de silicona de grado no médico, o terapia hormonal o suplementos no aprobados
  • Factores de protección, como el apoyo social de la familia, los amigos y los compañeros
  • Tus metas, riesgos y expectativas de tratamiento y tus planes de atención médica futura

Los adolescentes menores de 18 años, acompañados por sus padres o tutores legales, también deben visitar a médicos y proveedores de atención médica conductual con experiencia en salud transgénero pediátrica para hablar sobre los riesgos de la terapia hormonal, así como la repercusión y las posibles complicaciones de la transición de género en ese grupo de edad.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Por lo general, comenzarás la terapia hormonal feminizante tomando el diurético espironolactona (Aldactone) en dosis de 100 a 200 miligramos diarios. Esto bloquea los receptores de las hormonas sexuales masculinas (andrógenos) y puede suprimir la producción de testosterona.

Después de cuatro a ocho semanas, comenzarás a tomar estrógeno para disminuir la producción de testosterona e inducir la feminización. El estrógeno se puede tomar en una variedad de métodos, incluso en forma de pastilla, por inyección o en preparaciones para la piel, como crema, gel, aerosol o parche. No tomes estrógenos por vía oral si tienes antecedentes personales o familiares de trombosis venosa. El uso de análogos de la hormona liberadora de gonadotropinas (Gn-RH) para suprimir la producción de testosterona podría permitirte tomar dosis más bajas de estrógeno y no requeriría el uso de espironolactona. Sin embargo, los análogos Gn-RH son más caros.

Las terapias adicionales podrían incluir:

  • Progesterona que se ha reducido a partículas diminutas (micronizadas), lo que podría mejorar el desarrollo de las mamas
  • Finasterida (Propecia) o minoxidil tópico (Rogaine) o ambos para personas propensas a la calvicie de patrón masculino

La terapia hormonal feminizante comenzará a producir cambios en tu cuerpo en semanas y meses. Tu línea de tiempo podría verse de la siguiente manera:

  • Disminución de la libido. Esto comenzará uno a tres meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en uno o dos años.
  • Disminución de erecciones espontáneas. Esto comenzará uno a tres meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en tres a seis meses.
  • Retraso de la caída del cabello en el cuero cabelludo. Esto comenzará uno a tres meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en uno o dos años.
  • Piel más suave, menos grasa. Esto comenzará tres a seis meses después de empezar el tratamiento.
  • Atrofia testicular. Esto comenzará tres a seis meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en dos o tres años.
  • Desarrollo de las mamas. Esto comenzará tres a seis meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en dos o tres años.
  • Redistribución de la grasa corporal. Esto comenzará tres a seis meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en dos a cinco años.
  • Disminución de la masa muscular. Esto comenzará tres a seis meses después de empezar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en uno o dos años.
  • Disminución del crecimiento del vello facial y corporal. Esto comenzará seis a doce meses después de comenzar el tratamiento. El efecto máximo se producirá en tres años.

Resultados

Durante tu primer año de terapia hormonal feminizante, deberás ver a tu médico aproximadamente cada tres meses para controles, así como también cada vez que realices cambios en tu régimen hormonal. Tu médico hará lo siguiente:

  • Documentará tus cambios físicos
  • Controlará tu concentración hormonal y usará la dosis más baja que necesites para lograr los efectos físicos deseados
  • Controlará los cambios en lípidos, glucosa sanguínea en ayunas, recuento sanguíneo, enzimas hepáticas y electrolitos que podrían ser causados por la terapia hormonal
  • Controlará tu salud conductual

También necesitarás cuidados preventivos de rutina, que incluyen:

  • Detección de cáncer mamario. Esto incluye autoexámenes de mama mensuales y mamografías de detección adecuadas a la edad de acuerdo con las recomendaciones de los exámenes de detección de cáncer mamario apropiados para la edad de las mujeres cisgénero.
  • Suplementos. Incluye el suplemento estándar de calcio y vitamina D, junto con la evaluación de la densidad ósea de acuerdo con las recomendaciones apropiadas para la edad de las mujeres cisgénero.
  • Exámenes de detección del cáncer de próstata. Deben hacerse de acuerdo con las recomendaciones de los exámenes de detección apropiados para la edad de los hombres cisgénero. Con el tratamiento con estrógenos, se espera que su nivel de antígeno prostático específico disminuya en aproximadamente un 50 por ciento.

Terapia hormonal de feminización - atención en Mayo Clinic

March 18, 2021
  1. Tangpricha V, et al. Transgender women: Evaluation and management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 23, 2016.
  2. Erickson-Schroth L, ed. Surgical transition. In: Trans Bodies, Trans Selves: A Resource for the Transgender Community. New York, N.Y.: Oxford University Press; 2014.
  3. The World Professional Association of Transgender Health. Standards of care for the health of transsexual, transgender and gender nonconforming people, 7th version. http://www.wpath.org. Accessed Dec. 23, 2016.
  4. AskMayoExpert. Feminizing or masculinizing hormone therapy. Mayo Clinic; 2020.
  5. Lteif AN (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 10, 2017.