Descripción general

La terapia familiar es un tipo de terapia psicológica (psicoterapia) que puede ayudar a los miembros de la familia a mejorar la comunicación y resolver conflictos.

La terapia familiar, por lo general, es proporcionada por un psicólogo, un asistente social clínico o un terapeuta acreditado. Estos terapeutas poseen títulos de grado o de posgrado y tal vez estén acreditados por la American Association for Marriage and Family Therapy (Asociación Estadounidense de Terapia Matrimonial y Familiar, AAMFT).

La terapia familiar suele ser a corto plazo. Puede involucrar a todos los miembros de la familia o solamente a los que son capaces o tienen la voluntad de participar. Tu plan de tratamiento específico dependerá de tu situación familiar. Las sesiones de terapia familiar pueden enseñarte habilidades para profundizar las conexiones familiares y atravesar momentos estresantes, incluso cuando hayas terminado de ir a sesiones de terapia.

Por qué se realiza

La terapia familiar puede ayudar a mejorar las relaciones conflictivas con tu pareja, tus hijos y otros miembros de la familia. Podrías enfocarte en determinados temas como los problemas matrimoniales o económicos, los conflictos entre padres e hijos, o la repercusión del abuso de sustancias o una enfermedad mental en toda la familia.

Tu familia podría realizar terapia familiar, junto con otros tipos de tratamientos de enfermedad mental, especialmente si alguno de los miembros tiene una enfermedad mental o una adicción que también requiere terapia adicional o tratamiento de rehabilitación. Por ejemplo:

  • La terapia familiar puede ayudar a los miembros de la familia a enfrentar la situación si uno de ellos padece una enfermedad mental grave, como la esquizofrenia, pero la persona que padece esquizofrenia debe continuar con el plan de tratamiento individualizado que puede comprender medicamentos, terapia personalizada u otro tratamiento.
  • En el caso de las adicciones, la familia puede asistir a terapia familiar mientras que la persona con una adicción participa en un tratamiento residencial. A veces, la familia puede participar en terapia familiar, incluso cuando la persona con una adicción no buscó un tratamiento propio.

La terapia familiar puede ser útil en cualquier contexto familiar que provoque estrés, dolor, ira o conflicto. Puede ayudarte a ti y a los miembros de tu familia a comprenderse mejor y a aprender a hacer frente a desafíos o situaciones para acercarse unos a otros.

Cómo prepararse

Puedes pedirle a tu médico de cabecera que te derive a un terapeuta. Los familiares y amigos pueden dar recomendaciones según sus experiencias. También puedes comunicarte con el programa de asistencia del empleado, con sacerdotes o con agencias de salud mental estatales o locales para pedir recomendaciones de terapeutas.

Antes de programar las sesiones con un terapeuta, considera si el terapeuta va a ser adecuado para tu familia. A continuación te damos algunos factores que debes considerar y las preguntas que debes hacer:

  • Educación y experiencia. ¿Cuáles son tus antecedentes académicos y de capacitación? ¿Tienes autorización estatal? ¿Tienes credencial de la AAMFT (American Association of Marriage and Family Therapy, Asociación Estadounidense de Terapia Matrimonial y Familiar) u otras organizaciones profesionales? ¿Tienes capacitación de especialidad en psicoterapia familiar? ¿Qué experiencia tienes con el tipo de problema de mi familia?
  • Ubicación y disponibilidad. ¿Dónde está tu consultorio? ¿Cuál es el horario de atención en tu consultorio? ¿Estás disponible en caso de emergencia?
  • Duración y cantidad de sesiones. ¿Cuánto dura cada sesión? ¿Con qué frecuencia se programan las sesiones? ¿A cuántas sesiones debería asistir?
  • Honorarios y seguro médico. ¿Cuánto cuesta cada sesión? ¿Tus servicios están cubiertos por mi plan de seguro médico? ¿Debo pagar la tarifa completa por adelantado? ¿Cuál es la política en cuanto a cancelación de sesiones?

Lo que puedes esperar

La terapia familiar generalmente reúne a varios miembros de la familia para las sesiones de terapia. Sin embargo, un miembro de la familia también puede visitar un terapeuta familiar de forma individual.

Las sesiones habitualmente duran entre 50 minutos y una hora. La terapia familiar suele ser a corto plazo, por lo general, son alrededor de 12 sesiones. Sin embargo, la frecuencia y el número de las sesiones que necesitarás dependerán de la situación particular de tu familia y de la recomendación del terapeuta.

Durante la terapia familiar, podrás hacer lo siguiente:

  • Analizar la capacidad de tu familia para resolver problemas y expresar tanto pensamientos como emociones de manera productiva
  • Explorar roles familiares, reglas y patrones de comportamiento para identificar problemas que contribuyen al conflicto, y maneras de resolverlos
  • Identificar las fortalezas de tu familia, como el cuidado del otro, y las debilidades, como la dificultad para confiar en el otro

Ejemplo: Depresión

Supongamos que tu hijo adulto sufre de depresión. Tu familia no entiende su depresión o cuál es la mejor forma de brindarle apoyo. Aunque te preocupa la salud de tu hijo, las conversaciones con él o con otros miembros de la familia terminan en discusiones y te sientes frustrado y enojado. La comunicación disminuye, no se toman decisiones, los miembros de la familia se evitan entre sí y la brecha se hace más grande.

En esta situación, la terapia familiar puede ayudarte a hacer lo siguiente:

  • Identificar tus dificultades específicas y cómo las maneja tu familia
  • Aprender nuevas formas de interactuar y superar patrones de relaciones enfermizos
  • Fijar objetivos individuales o familiares y maneras de trabajar para lograrlos

Resultados

La terapia familiar no resuelve conflictos familiares automáticamente ni hace que una situación desagradable desaparezca. Sin embargo, puede ayudarte a ti y a los miembros de tu familia a entenderse mejor unos a otros, y puede brindarte conocimientos para afrontar situaciones complicadas de una manera más efectiva. También puede ayudar a la familia a adquirir un sentido de unión.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Feb. 24, 2018
References
  1. About marriage and family therapists. American Association for Marriage and Family Therapy. http://www.aamft.org/iMIS15/AAMFT/Content/About_AAMFT/About_Marriage_and_Family_Therapists.aspx. Accessed Sept. 1, 2017.
  2. Marriage and family therapists: The friendly mental health professionals. American Association for Marriage and Family Therapy. http://www.aamft.org/iMIS15/AAMFT/Content/consumer_updates/marriage_and_family_therapists.aspx. Accessed Sept. 1, 2017.
  3. Family therapy can help: For people in recovery from mental illness or addiction. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. https://store.samhsa.gov/product/Family-Therapy-Can-Help-For-People-in-Recovery-From-Mental-Illness-or-Addiction/SMA15-4784. Accessed Sept. 1, 2017.
  4. Psychotherapies. National Institute of Mental Health. https://www.nimh.nih.gov/health/topics/psychotherapies/index.shtml. Accessed Sept. 1, 2017.
  5. How to choose a psychologist. American Psychological Association. http://www.apa.org/helpcenter/choose-therapist.aspx. Accessed Sept. 1, 2017.
  6. Lebow J. Overview of psychotherapies. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 1, 2017.
  7. Keitner G. Family and couples therapy for treating depressed adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 1, 2017.
  8. Sawchuk CN (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 8, 2017.

Terapia familiar