Descripción general

Un examen ocular abarca una gama de pruebas para evaluar la visión y controlar las enfermedades oculares. El oftalmólogo puede usar una variedad de instrumentos, hacer brillar luces directamente frente a los ojos y pedirte que mires a través de una gama de lentes. Cada prueba durante un examen ocular evalúa un aspecto diferente de la visión o la salud ocular.

Por qué se realiza

Un examen ocular ayuda a detectar problemas de los ojos en las primeras etapas, cuando hay más posibilidades de tratarlos. Los exámenes oculares periódicos brindan al profesional de atención ocular la oportunidad de ayudarte a corregir o adaptarte a los cambios en la vista y de ofrecerte consejos para el cuidado de tus ojos.

Cuándo debes realizarte un examen ocular

Diversos factores pueden determinar la frecuencia con que necesitas un examen ocular, entre ellos la edad, la salud y el riesgo de desarrollar problemas oculares. Las pautas generales son las siguientes:

Niños de hasta 5 años. Para niños menores de 3 años, el pediatra observará los problemas oculares más frecuentes: ambliopía, estrabismo o exotropía. Según la voluntad de tu hijo para cooperar, puede someterse a un examen ocular mucho más integral entre los 3 a 5 años.

Niños pequeños, niños en edad escolar y adolescentes. Controla la visión de tu hijo antes de que ingrese a primer grado. Si tu hijo no tiene síntomas de problemas de visión, y no hay antecedentes familiares de problemas de visión, haz que se controle cada uno o dos años. De otra manera, programa exámenes oculares según la recomendación de tu oftalmólogo.

Adultos. En general, cuando estás sano y no tienes síntomas de problemas de visión, puedes seguir el siguiente cronograma de exámenes oculares:

  • Cada cinco a diez años si tienes entre 20 a 30 años
  • Cada dos a cuatro años si tienes entre 40 a 54 años
  • Cada uno a tres años si tienes entre 55 a 64 años
  • Cada uno a dos años después de los 65 años

Realízate exámenes oculares con más frecuencia si:

  • Usas lentes de contacto
  • Tienes antecedentes familiares de enfermedad ocular
  • Tienes una enfermedad crónica, tal como diabetes, que te coloca en un riesgo mayor a tener enfermedad ocular

Cómo te preparas

Tres tipos de especialistas de ojos pueden realizar el examen ocular:

  • Oftalmólogos. Los oftalmólogos son médicos que ofrecen atención médica ocular completa, como un examen ocular exhaustivo, prescripción de lentes correctivos, diagnóstico y tratamiento de enfermedades oculares complejas y realización de cirugía ocular.
  • Optometristas. Los optometristas proporcionan muchos de los mismos servicios que los oftalmólogos, como la evaluación de la visión, prescripción de lentes correctivos, diagnóstico de trastornos oculares frecuentes y tratamiento de enfermedades oculares seleccionadas con medicamentos. Si tienes un problema ocular complejo o necesitas una cirugía, tu médico podrá derivarte a un oftalmólogo.
  • Ópticos. Los ópticos preparan los anteojos recetados, y esto comprende el ensamble, el ajuste y la venta de los anteojos. Algunos ópticos también venden lentes de contacto.

El especialista que seleccione será un tema de preferencia personal o dependerá del carácter de tu problema ocular.

Qué puedes esperar del médico

Si vas a ver a un nuevo oftalmólogo o si te vas a realizar tu primer examen ocular, es probable que te hagan preguntas sobre tus antecedentes de la vista. Tus respuestas ayudarán a que el oftalmólogo comprenda el riesgo que tienes de padecer enfermedades oculares y problemas de visión. Prepárate para brindar información específica, como por ejemplo:

  • ¿Tienes algún problema ocular en este momento?
  • ¿Has tenido algún problema ocular en el pasado?
  • ¿Naciste de forma prematura?
  • ¿Utilizas anteojos o lentes de contacto actualmente? En ese caso, ¿estás satisfecho con ellos?
  • ¿Qué problemas de salud has tenido en los últimos años?
  • ¿Tomas algún medicamento?
  • ¿Tienes alguna alergia a medicamentos, alimentos u otras sustancias?
  • ¿Te sometiste alguna vez a una cirugía de ojos?
  • ¿Alguien de tu familia tiene problemas oculares, como degeneración macular o glaucoma?
  • ¿Tienes tú o alguien de tu familia diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas o cualquier otro problema cardíaco que pueda afectar a todo el cuerpo?

Si utilizas lentes de contacto o anteojos, llévalos a la consulta. Tu oftalmólogo querrá asegurarse de que lo que te recetaron es lo mejor para ti. Asimismo, prepárate para quitarte los lentes de contacto o los anteojos durante el examen. Las pruebas que utilizan tinte (fluoresceína) para colorear temporalmente los ojos pueden teñir los lentes de contacto de forma permanente, por lo que se te pedirá que te los quites para esas pruebas.

Si te dilatan los ojos como parte de un examen ocular, tal vez quieras llevar anteojos de sol para utilizar después de la prueba, ya que la luz del día u otras luces brillantes pueden ser incómodas o causar visión borrosa. Considera también contar con alguien que te lleve a casa.

Lo que puedes esperar

Normalmente, un examen ocular consta de estos pasos:

  • Te preguntarán acerca de tu historia clínica y de problemas de la vista que puedas tener actualmente.
  • El oftalmólogo medirá tu agudeza visual para determinar si necesitas anteojos o lentes de contacto para mejorar la vista.
  • Te colocará gotas de anestesia en los ojos. A continuación, te medirá la presión ocular.
  • El oftalmólogo te revisará los ojos, posiblemente usando varias luces para evaluar la superficie y el interior de cada ojo. Para facilitar el examen del interior de los ojos, el oftalmólogo probablemente te dilate los ojos con gotas.
  • Analizará junto a ti lo que haya descubierto durante el examen y responderá las preguntas que tengas sobre tus ojos.

Parte del examen, como la revisión de la historia clínica y el examen ocular inicial, puede estar a cargo de un asistente clínico.

Durante el examen ocular, pueden realizarse diversas pruebas. Estas están diseñadas para controlar la vista y examinar la apariencia y el funcionamiento de todas las partes de los ojos.

Prueba de los músculos oculares

Esta prueba evalúa los músculos que controlan el movimiento de los ojos. El oftalmólogo observa los movimientos oculares cuando sigues un objeto en movimiento, como un bolígrafo o una luz pequeña, con los ojos. Busca debilidades en los músculos, deficiencia en el control o falta de coordinación.

Prueba de agudeza visual

Esta prueba mide cuán claramente ves. El médico te pide que identifiques diferentes letras del alfabeto impresas en una tabla (Tabla de Snellen) o en una pantalla situada a cierta distancia. Las líneas de letras se hacen cada vez más pequeñas a medida que te desplazas hacia abajo de la tabla. Cada ojo se evalúa por separado. También puede evaluarse la visión cercana con una tarjeta con letras similar a la de visión distante. La tarjeta se mantiene a la distancia de lectura.

Evaluación de la refracción

Las ondas luminosas se doblan a medida que pasan a través de la córnea y el cristalino. Si los rayos de luz no se enfocan perfectamente en la parte posterior del ojo, tienes un «error refractivo». Tener un error refractivo puede significar que necesitas alguna forma de corrección, como gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva, para ver lo más claramente posible. La evaluación del error refractivo ayuda a tu médico a determinar una receta de lentes que te brindará una visión más nítida y más cómoda. La evaluación también puede determinar que no necesitas lentes correctivas.

El médico puede usar un refractor computarizado para estimar la receta de tus gafas o lentes de contacto. El médico podría utilizar una técnica llamada oftalmoscopia. En este procedimiento, el médico te ilumina el ojo con una luz y mide el error refractivo evaluando el movimiento de la luz reflejada por la retina a través de la pupila.

Por lo general, el oftalmólogo ajusta más precisamente esta evaluación de la refracción haciéndote mirar a través de un dispositivo similar a una máscara que contiene ruedas de diferentes lentes (foróptero). El médico te pedirá que indiques qué combinación de lentes te brinda la visión más nítida.

Prueba del campo visual (perimetría)

El campo visual es el alcance total de lo que puedes ver a los costados sin mover los ojos. La prueba de campo visual determina si tienes dificultades para ver en alguna de las áreas de tu campo general de visión. Estos son los diferentes tipos de pruebas de campo visual:

  • Examen de confrontación. El oftalmólogo se sienta directamente delante de ti y te pide que te tapes un ojo. Debes mirar hacia adelante e indicar al oftalmólogo cada vez que ves que mueve la mano.
  • Examen de pantalla tangente. Te sientas cerca de una pantalla y fijas la vista en su centro. Debes indicar al oftalmólogo cuándo ves un objeto en movimiento en tu campo de visión periférica y cuándo desaparece.
  • Perimetría automatizada. Debes mirar una pantalla con luces que parpadean y presionar un botón cada vez que ves un parpadeo.

A partir de tus respuestas a una o más de estas pruebas, el oftalmólogo determina la plenitud de tu campo de visión. Si no logras ver ciertas áreas, detectar el patrón de tu campo de visión puede ayudar al oftalmólogo a diagnosticar tu enfermedad ocular.

Análisis de visión cromática

Podrías tener una visión cromática deficiente y no darte cuenta. Si tienes dificultades para distinguir determinados colores, el oftalmólogo podrá analizar tu visión para detectar una deficiencia cromática. Para hacer esto, el médico te muestra varias pruebas con patrones de puntos multicolores. Si no tienes una deficiencia cromática, podrás identificar números y formas en los patrones de puntos. Si la tienes, te será difícil ver ciertos patrones en los puntos. El médico también podrá utilizar otras pruebas.

Examen con lámpara de hendidura

Una lámpara de hendidura es un microscopio que amplía e ilumina la parte frontal del ojo con un haz de luz intenso. El médico utiliza este dispositivo para examinar los párpados, las pestañas, la córnea, el iris, el cristalino y la cámara de líquido entre la córnea y el iris.

Es posible que el médico utilice una sustancia (generalmente fluoresceína) para colorear la película de lágrimas sobre el ojo. Esto ayuda a revelar cualquier célula dañada en la parte frontal del ojo. Las lágrimas lavan la sustancia de la superficie del ojo de manera bastante rápida.

Examen de retina

Un examen retinal, también denominado «oftalmoscopia» o «fundoscopia», permite al oftalmólogo evaluar la parte posterior del ojo, que comprende la retina, el disco óptico y la capa oculta de vasos sanguíneos que alimentan la retina (coroides). En general, antes de que tu médico pueda observar estas estructuras, tus pupilas deben estar dilatadas con gotas de ojos que así las mantienen cuando el médico ilumina con luz dentro del ojo.

Después de administrar gotas oculares y darles tiempo para que cumplan su función, el oftalmólogo puede usar una o más de estas técnicas para observar la parte posterior del ojo:

  • Examen directo. El oftalmólogo utiliza un oftalmoscopio para dirigir un haz de luz a través de la pupila y poder ver la parte posterior del ojo. A veces, las gotas no son necesarias para dilatar los ojos antes de este examen.
  • Examen indirecto. Durante este examen, puedes acostarte, reclinarte en una silla o estar sentado. El oftalmólogo examina el interior de los ojos con la ayuda de un lente de condensación y una luz brillante montada sobre su frente. Este examen permite al médico observar la retina y otras estructuras dentro del ojo en más detalle y en tres dimensiones.

Análisis para la detección de glaucoma

La tonometría mide la presión del líquido dentro del ojo (presión intraocular). Esta prueba ayuda a que el oftalmólogo detecte glaucoma, una enfermedad que daña el nervio óptico.

Hay varios métodos disponibles para medir la presión intraocular, entre ellos:

  • Tonometría de aplanamiento. Esta prueba mide la cantidad de fuerza necesaria para aplanarte temporalmente una parte de la córnea. Te darán gotas para los ojos con fluoresceína, el mismo tinte que se utiliza en un examen normal con lámpara de hendidura. También te aplicarán gotas para los ojos con un anestésico. Con la lámpara de hendidura, el médico mueve el tonómetro para tocarte la córnea y determinar la presión ocular. Como el ojo está adormecido, la prueba no duele.
  • Tonometría de no contacto. Este método utiliza una descarga de aire para estimar la presión del ojo. Ningún instrumento toca el ojo, por lo que no necesitarás un anestésico. Sentirás un pulso momentáneo de aire en el ojo que puede sobresaltarte.

Si la presión ocular es mayor que el promedio o el nervio óptico tiene un aspecto inusual, tu médico puede utilizar un paquímetro. Este instrumento utiliza ondas sonoras para medir el espesor de la córnea. La manera más frecuente de medir el espesor de la córnea es aplicar una gota anestésica en el ojo y luego colocar una pequeña sonda en la superficie frontal del ojo. La medición toma unos segundos.

Es posible que necesites pruebas más especializadas según tu edad, tu historia clínica y el riesgo que tengas de padecer una enfermedad ocular.

Resultados

Al final del examen ocular, tú y el médico analizarán los resultados de todos los análisis, tales como una evaluación de la visión, tu riesgo de sufrir una enfermedad ocular y las medidas preventivas para proteger tu vista.

Los resultados normales de un examen ocular son:

  • Visión 20/20
  • Buena visión periférica
  • Capacidad de distinguir varios colores
  • Estructuras de la superficie ocular con apariencia normal
  • Ausencia de cataratas, glaucoma o trastornos retinales, como degeneración macular

El médico puede recetarte lentes correctivos. Si el examen ocular tiene resultados anormales, el médico puede analizar contigo las próximas medidas para realizar análisis adicionales o para tratar una enfermedad no diagnosticada.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Dec. 29, 2017
References
  1. Pediatric eye and vision examination. American Optometric Association. https://www.aoa.org/documents/CPG-2.pdf. Accessed Dec. 18, 2015.
  2. Clinical practice guidelines: Comprehensive eye and vision examination. American Optometric Association. http://www.aoa.org/eye-exams.xml. Accessed Dec. 6, 2015.
  3. The difference between an ophthalmologist, optometrist and optician. American Association for Pediatric Ophthalmology and Strabismus. http://www.aapos.org/terms/conditions/132. Accessed Dec. 18, 2015.
  4. Recommended eye examination frequency for pediatric patients and adults. American Optometric Association. http://www.aoa.org/patients-and-public/caring-for-your-vision/comprehensive-eye-and-vision-examination/recommended-examination-frequency-for-pediatric-patients-and-adults?sso=y. Accessed Dec. 6, 2015.
  5. Jacobs DS. Open-angle glaucoma: Epidemiology, clinical presentation, and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 18, 2015.
  6. Evaluation of the Ophthalmologic Patient. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/eye-disorders/approach-to-the-ophthalmologic-patient/evaluation-of-the-ophthalmologic-patient. Accessed Dec. 18, 2015.
  7. Knoop KJ. Slit-lamp examination. http://www.uptodate.com/home. Accessed Jan. 5, 2016.
  8. Elliott DB, et al. Evidence-based eye examinations. In: Clinical Procedures in Primary Eye Care. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 5, 2016.
  9. Elliott DB, et al. Assessment of visual function. In: Clinical Procedures in Primary Eye Care. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 5, 2016.
  10. Elliott DB, et al. Ocular health assessment. In: Clinical Procedures in Primary Eye Care. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier Saunders; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 5, 2016.
  11. Policy statement: Vision screening for infants and children. American Academy of Ophthalmology. http://www.aao.org/clinical-statement/vision-screening-infants-children--2013. Accessed Jan. 5, 2016.
  12. Policy statement: Frequency of ocular examinations. American Academy of Ophthalmology. http://www.aao.org/clinical-statement/frequency-of-ocular-examinations--november-2009. Accessed Jan. 5, 2016.
  13. Robertson DM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 5, 2016.