La verdad sobre las dietas de moda más populares del momento

¿Estás pensando en subirte al tren de la dieta Whole30, la dieta cetogénica, la dieta antiinflamatoria o el ayuno intermitente? Primero, lee este artículo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Saltearse comidas es una mala idea… o un arma secreta para adelgazar? ¿Deberías comer alimentos con un bajo o un alto contenido de grasas? Es probable que debas comer una menor cantidad de azúcar agregada, pero ¿deberías eliminarla por completo?

Con tantas dietas de moda en competencia y, a menudo, contradictorias, puede ser difícil desenmarañar las exageraciones publicitarias para encontrar un plan de alimentación saludable que funcione para ti. Para descubrir la verdad, echa un vistazo a la evidencia que respalda cada uno de los siguientes cuatro estilos de alimentación cada vez más populares.

Whole30

En qué consiste: Durante 30 días, no se permite el consumo de azúcar, alcohol, cereales, legumbres, lácteos ni golosinas en general. ¿Qué hay en el menú? Cantidades moderadas de carnes, mariscos y huevos; muchos vegetales; algunas frutas; y grasas naturales, como frutos secos y aguacates. Las hierbas y los condimentos están bien.

Lo que promete: Un reinicio de tus hábitos alimentarios y de tus antojos. Además, los fundadores afirman que eliminar estos grupos de alimentos puede aliviar varias dolencias que ellos asocian con las sensibilidades a los alimentos, como problemas en la piel, problemas digestivos, baja energía y dolor crónico.

Las ventajas: Sin duda alguna, Whole30 es estricto. Sin embargo, para algunas personas, una lista excluyente de reglas sobre qué puedes comer y qué no hace que sea más fácil seguirlo (al menos durante 30 días). Además, la creciente popularidad hace que sea fácil encontrar recetas y planes de comidas. Eliminar los tentempiés y los alimentos procesados, como papas fritas y galletas, es parte del plan.

Las desventajas: Si bien Internet está llena de historias de éxito anecdóticas, no hay evidencia científica de beneficios para la salud, en especial a largo plazo. La mayoría de las personas vuelve a sus hábitos alimentarios anteriores después de completar el desafío.

El veredicto de Mayo: No solo elimina alimentos que la mayoría de los estadounidenses debería comer menos, como el azúcar agregado, sino que también elimina alimentos saludables, como cereales integrales, lácteos y legumbres. Un enfoque más sostenible: No elimines grupos de alimentos. Disfruta de la variedad, incluso del postre (siempre que sea ocasional).

Dieta cetogénica

En qué consiste: A comer tocino. Esta dieta con alto contenido de grasas y muy pocos carbohidratos, en general, consiste en consumir menos de 50 gramos de carbohidratos por día, el equivalente a menos de cuatro rodajas de pan.

Lo que promete: Obtener la mayoría de las calorías a partir de grasas fuerza al cuerpo a utilizar diferentes sistemas energéticos. En lugar de utilizar carbohidratos para obtener energía, el cuerpo quema grasas, y al hacerlo, ingresa en un estado denominado «cetosis».

Las ventajas: Si bien los mecanismos exactos no están claros, se cree que la cetosis ofrece beneficios que protegen el cerebro: Hasta la mitad de las personas con epilepsia presentaron menos convulsiones después de seguir la dieta. Además, las investigaciones iniciales sugieren que podría ser beneficiosa para el control del azúcar en sangre en las personas con diabetes. En un estudio futuro se analizará la dieta cetogénica como estrategia para el mantenimiento del peso.

Las desventajas: Si bien la investigación es interesante, hay muy poca evidencia que demuestre que este tipo de alimentación sea efectiva —o segura— a largo plazo para algo más que la epilepsia. Además, las dietas con muy poco contenido de carbohidratos tienden a tener tasas más elevadas de efectos secundarios, como estreñimiento, dolores de cabeza y mal aliento, entre otros. Y cumplir con los requisitos de la dieta implica suprimir muchos alimentos saludables, lo que dificulta satisfacer las necesidades de micronutrientes.

El veredicto de Mayo: Si bien la dieta cetogénica puede ser recomendable para algunas personas con epilepsia no controlada, el alto contenido de grasas —y, particularmente, el nivel elevado de grasas saturadas poco saludables— en combinación con la cantidad limitada de frutas, vegetales y granos ricos en nutrientes es una preocupación para la salud del corazón a largo plazo.

Dieta antiinflamatoria

Cómo funciona: Si bien no existe ninguna dieta antiinflamatoria, el abordaje general es una dieta equilibrada con abundantes alimentos frescos y saludables. La dieta requiere muchos vegetales y frutas coloridos, cereales integrales, pescado, té (en lugar de café), e incluso chocolate amargo y vino tinto. ¿Comidas rápidas? Fuera del menú.

Lo que promete: Se cree que el consumo de alimentos naturales, sin procesar, principalmente los de origen vegetal, combate la inflamación crónica y ayuda a contrarrestar el estrés y las toxinas ambientales. A su vez, esto puede disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedad de Alzheimer.

Las ventajas: ¿Frutas y vegetales frescos? Sí. ¿Cereales integrales? Sí. ¿Ácidos grasos omega-3 saludables? Sí. ¿Chocolate y vino? Claro que sí.

Las desventajas: Aprender a preparar alimentos frescos de origen vegetal puede llevar más tiempo que consumir alimentos preenvasados o comidas rápidas.

El veredicto de Mayo: Al igual que la dieta mediterránea en la que se basa, este abordaje de la alimentación es saludable desde el punto de vista de la nutrición y no es demasiado restrictivo como otras dietas de moda.

Ayuno intermitente

En qué consiste: Hay dos enfoques frecuentes para el ayuno: Uno conlleva consumir muy pocas calorías ciertos días y, luego, comer con normalidad el resto del tiempo. El otro, implica comer únicamente a ciertas horas y saltearse las comidas del resto del día.

Lo que promete: Incluso con períodos de libertad para comer, las personas que ayunan tienden a consumir menos calorías en general, lo que da lugar al adelgazamiento. Además, quienes están a favor creen que privar a las células de calorías de forma intencional puede ralentizar el avance de ciertas enfermedades relacionadas con la edad.

Las ventajas: A algunas personas les resulta más sencillo tener una autodisciplina inquebrantable solo por un tiempo que comer de forma moderada constantemente. Varios estudios menores demostraron que el ayuno disminuye el azúcar en sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol.

Las desventajas: Aún no se realizaron estudios más extensos a largo plazo, por lo tanto, la mayoría de los posibles beneficios son teóricos o se basan en investigaciones con animales.

El veredicto de Mayo: Simplemente, no hay suficientes investigaciones (todavía) para respaldar o desmitificar esta tendencia, y reducir el período de alimentación puede dificultar la obtención de las vitaminas y de los minerales que necesitas. A los atletas en particular puede resultarles difícil obtener y recuperar energía de forma adecuada para un estilo de vida activo.

April 28, 2018 See more In-depth