Tabaquismo en adolescentes: diez formas de evitar que los adolescentes fumen

¿Deseas evitar el tabaquismo entre los adolescentes? Entiende el motivo por el que los adolescentes fuman, y cómo hablar con tu hijo adolescente sobre la nicotina.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Fumar en la adolescencia puede comenzar de manera inocente, pero puede transformarse en un problema a largo plazo. En realidad, la mayoría de los adultos fumadores comenzó a fumar de adolescente. Para ayudar a tus hijos adolescentes a no caer en la tentación, sigue estos consejos.

1. Den un buen ejemplo

Fumar durante la adolescencia es más común entre los hijos de padres que fuman. Si fuman, dejen de hacerlo. Pregúntale al médico sobre maneras para dejar de fumar.

Entretanto, no fumes frente a tus hijos adolescentes, y no dejes cigarrillos o productos relacionados con fumar en cualquier lugar en casa. Explícales a tus hijos adolescentes que no quieres seguir fumando, que es muy difícil dejarlo, y que vas a seguir intentando dejar para siempre hasta que lo consigas.

2. Entiende cuál es la atracción

Fumar en la adolescencia puede ser una forma de rebelión o una manera de integrarse a un determinado grupo de amigos. Los adolescentes fuman para sentirse muy en onda, o independientes.

Pregúntales a tus hijos adolescentes qué saben sobre fumar y los cigarrillos electrónicos (vapear), y si alguno de sus amigos fuma o vapea.

Habla con ellos sobre cómo las compañías tabacaleras tratan de influir las ideas sobre fumar — como con los avisos publicitarios o en las películas, donde crean la percepción que fumar es sofisticado, sexy, y maduro.

3. Di que no

Quizás te parezca que tus hijos no oyen una palabra que tú dices, pero dilo de todos modos. Dile a tus hijos adolescentes que no se les permite fumar ni vapear. Tu falta de aprobación va a tener más impacto del que crees.

4. Piensa más allá de los cigarrillos

Los adolescentes frecuentemente piensan que los cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos), así como el tabaco sin humo, los cigarrillos de clavo de olor (kreteks), los cigarrillos con sabor a dulces (bidis) y las pipas de agua (narguiles) causan menos daño o son menos adictivos que los cigarrillos tradicionales. Pero todos ellos presentan riesgos para la salud.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos a batería que calientan una solución líquida (que generalmente, pero no siempre, contiene nicotina), y la convierten en un vapor que se puede inhalar. La investigación sugiere que los cigarrillos electrónicos hacen que los que los fuman inhalen sustancias químicas posiblemente dañinas. Los cigarrillos electrónicos también pueden hacer que los adolescentes se hagan adictos a la nicotina y que usar productos a base de tabaco parezca normal, lo que podría llevar a fumar cigarrillos.

Actualmente, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda dejar de usar productos de e-cigarrillos mientras se investiga la causa de las enfermedades pulmonares graves asociadas con el uso de dispositivos para vapear.

5. Apela a la vanidad de los adolescentes

Recuérdales que fumar da mal aliento. Hace que la ropa y el pelo huelan mal, y mancha los dedos y los dientes de amarillo. Fumar también puede causar una tos crónica.

6. Haz las cuentas

Fumar es caro. Ayuda a tus hijos adolescentes a calcular el costo semanal, mensual, o anual de fumar o vapear todos los días. Quizás sea una buena idea comparar el costo de fumar con el de los teléfonos inteligentes, la ropa u otras cosas esenciales para los adolescentes.

7. Espera que habrá presión social.

Dales a tus hijos adolescentes las herramientas que necesitan para negarse a fumar. Ensaya cómo enfrentar situaciones sociales difíciles. Puede ser tan simple como decir "No, gracias. No fumo."

8. Toma en serio la adicción

La mayoría de los adolescentes cree que fumar ocasionalmente no los va a hacer adictos y que, si empienzan a fumar de forma regular, pueden dejar de fumar en cualquier momento que quieran. Pero los adolescentes pueden hacerse adictos después de fumar tan solo cinco paquetes de cigarrillos. Recuérdales a tus hijos adolescentes que la mayoría de los adultos fumadores comenzaron de adolescentes. Una vez que comenzaste, es difícil dejar.

9. Piensa en el futuro

Los adolescentes tienden a suponer que las cosas malas solo les ocurren a otros. Usa a los seres queridos, amigos, vecinos o personas famosas que han tenido enfermedades relacionadas con el tabaco como ejemplos de la vida real del daño que puede causar el tabaquismo.

10. Participa

Participa activamente contra fumar en la adolescencia. Únete a campañas de prevención de fumar locales y patrocinadas por las escuelas. Apoya los esfuerzos para que no se permita fumar en espacios públicos y que se aumenten los impuestos a los productos a base de tabaco.

Habla con tus hijos adolescentes cuanto antes, y con frecuencia, sobre los peligros de fumar y de vapear. No fumar es una de las mejores cosas que tus hijos adolescentes pueden hacer para una vida entera de buena salud.

Sept. 12, 2019 See more In-depth