Tabaquismo en adolescentes: diez formas de evitar que los adolescentes fumen

¿Quieres prevenir el tabaquismo en adolescentes? Comprende por qué los adolescentes fuman y cómo hablar con tu hijo adolescente acerca del cigarrillo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El tabaquismo en los adolescentes puede comenzar de manera inocente, pero puede convertirse en un problema a largo plazo. De hecho, la mayoría de los fumadores adultos comenzaron a fumar en la adolescencia.

Para ayudar a tu hijo adolescente a no caer en la tentación del primer cigarrillo, sigue estos consejos.

1. Sé un buen ejemplo

El tabaquismo en adolescentes es más frecuente entre los adolescentes cuyos padres fuman. Si fumas, deja de hacerlo. Cuanto antes dejes de fumar, habrá menos probabilidades de que tu hijo adolescente comience a fumar. Pregúntale al médico sobre formas para dejar de fumar.

Mientras tanto, no fumes en casa, en el automóvil ni frente a tu hijo adolescente, y no dejes cigarrillos a su alcance. Explícale a tu hijo lo infeliz que eres por el tabaquismo, lo difícil que es abandonarlo y que seguirás intentando hasta dejar de fumar para siempre.

2. Comprende la atracción

El tabaquismo en los adolescentes puede ser una forma de rebeldía o una manera de encajar en un grupo particular de amigos. Algunos adolescentes comienzan a fumar para controlar el peso. Otros, fuman para sentirse interesantes o independientes.

Pregúntale a tu hijo adolescente qué piensa respecto a fumar y si alguno de sus amigos adolescentes fuma. Elogia las buenas elecciones de tu hijo adolescente y háblale acerca de las consecuencias de las malas elecciones. También podrías hablar con tu hijo adolescente acerca de cómo las empresas tabacaleras intentan influir en las ideas acerca del tabaquismo, por ejemplo, mediante anuncios publicitarios o incluyendo productos en películas que crean la idea de que fumar es algo glamoroso y más frecuente de lo que realmente es.

3. No permitas el consumo de tabaco en la adolescencia

Puedes sentir que tu hijo adolescente no escucha una palabra de lo que dices, pero dilo de todas formas. Dile a tu hijo adolescente que no está permitido fumar. Tu desaprobación tendrá más efecto de lo que piensas. Los adolescentes cuyos padres establecen restricciones más firmes con respecto al consumo de tabaco tienden a fumar menos que los adolescentes con padres que no ponen límites. Lo mismo vale para los adolescentes que tienen una relación estrecha con sus padres.

4. Apela al orgullo de tu hijo adolescente

Recuérdale a tu hijo adolescente que fumar es un hábito desagradable y que da mal olor. Fumar te produce arrugas y mal aliento. Fumar provoca un mal olor en la ropa, en el aliento y en el cabello, y produce un color amarillento en los dientes. También puede causar tos crónica y dejarte con poca energía para los deportes y otras actividades divertidas.

5. Saca la cuenta

Fumar es costoso. Ayuda a tu hijo adolescente a calcular el costo semanal, mensual y anual del tabaquismo si fumara un paquete por día. Puedes comparar el costo del cigarrillo con el de dispositivos electrónicos, ropa u otros productos que le interesen.

6. Ten en cuenta la presión de grupo

Proporciona a tu hijo adolescente las herramientas que necesita para rechazar el cigarrillo. Ensaya la manera en que se pueden manejar las situaciones sociales complicadas. Podría ser una frase sencilla: «No, gracias. No fumo».

7. Toma en serio la adicción

La mayoría de los adolescentes cree que fumar de vez en cuando no hará que se vuelvan adictos y que, si se vuelven fumadores habituales, pueden dejar de fumar cuando lo deseen. Sin embargo, los adolescentes pueden volverse adictos con solo fumar relativamente poco y de manera intermitente. Recuérdale a tu hijo adolescente que la mayoría de fumadores adultos comenzaron en su adolescencia. Una vez que te vuelves adicto, es difícil abandonar el hábito.

8. Predice el futuro

Los adolescentes tienden a dar por sentado que las cosas malas solo les ocurren a otras personas. La mayoría de los adolescentes piensan que el cáncer, los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares ocurren solo en abstracto. Toma a seres queridos, amigos, vecinos o celebridades que han estado enfermos como ejemplos de la vida real.

9. Piensa más allá de los cigarrillos

A veces, se piensa erróneamente que algunos productos, como el tabaco sin humo, los cigarrillos de clavo de olor (kreteks) y los de sabor dulce (bidis), son menos dañinos o adictivos que los cigarrillos tradicionales. Los adolescentes también suelen pensar que fumar pipa de agua (narguile) es seguro. Nada podría estar más alejado de la realidad. Los kreteks, los bidis y los narguiles conllevan riesgos para la salud. No permitas que tu hijo adolescente se deje engañar.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con baterías diseñados para parecerse a los cigarrillos de tabaco normales. En los cigarrillos electrónicos, un atomizador calienta un líquido que contiene nicotina y que lo convierte en un vapor que se puede inhalar y que crea una nube de vapor similar al humo del cigarrillo. Los fabricantes sostienen que los cigarrillos electrónicos son una alternativa segura a los cigarrillos convencionales, pero existen problemas de seguridad relativos a la posibilidad de inhalar sustancias químicas dañinas durante su uso. Los cigarrillos electrónicos también pueden hacer que los adolescentes se vuelvan adictos a la nicotina.

Hay investigaciones que también sugieren que los adolescentes que utilizaron cigarrillos electrónicos son más propensos a probar otras formas de tabaco en el transcurso de un año que los que nunca los utilizaron.

10. Toma un compromiso

Asume una postura activa en la lucha contra el tabaquismo en la adolescencia. Participa en campañas de prevención del tabaquismo locales o patrocinadas por la escuela. Apoya las iniciativas en pro de los lugares públicos libres de humo y del aumento de impuestos sobre los productos de tabaco. Tus acciones podrían disminuir las posibilidades de que tu hijo adolescente se convierta en fumador.

Si tu hijo adolescente comenzó a fumar, evita las amenazas y los ultimátums. En lugar de ello, averigua por qué tu hijo adolescente fuma y busca formas de ayudarlo a dejar el cigarrillo. Evitar o abandonar el tabaquismo es una de las mejores cosas que tu hijo adolescente puede hacer en pos de una buena salud para toda su vida.

Nov. 20, 2018 See more In-depth