Chuparse el pulgar: Ayuda a tu hijo a abandonar este hábito

Chuparse el pulgar puede ser un hábito difícil de abandonar. Obtén información sobre lo que puedes hacer para ayudar a tu hijo a dejar de chuparse el pulgar.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La succión del dedo es un hábito común en los niños. Sin embargo, en algún momento podrías pensar: "Ya es suficiente". Te damos algunos consejos para que incentives a tu hijo a poner fin a ese comportamiento.

¿Por qué algunos niños se chupan el pulgar?

Los bebés tienen reflejos naturales de succión y de búsqueda, lo que puede hacer que se coloquen el pulgar o los dedos en la boca (a veces, incluso antes del nacimiento). Como los bebés se sienten seguros al chuparse el pulgar, es posible que algunos desarrollen este hábito tarde o temprano cuando necesiten tranquilizarse o dormirse.

¿Hasta cuánto puede chuparse el dedo?

Muchos niños dejan de chuparse el dedo por iniciativa propia en algún momento entre los 2 y los 4 años de edad. En el caso de los niños más grandes que se siguen chupando el dedo, la presión de los compañeros de la escuela suele quitarles el hábito.

Recuerda, sin embargo, que es posible que un niño que ha dejado de chuparse el dedo retome este comportamiento cuando se siente estresado o nervioso.

¿En qué casos debo intervenir?

El hábito de chuparse el pulgar no suele ser una preocupación hasta que aparecen los dientes permanentes del niño. En este punto, el hábito de chuparse el pulgar puede empezar a afectar la parte superior de la boca (paladar) y la alineación de los dientes. Es más probable que esto ocurra si un niño se chupa el pulgar enérgicamente, que si se coloca el pulgar en la boca de un modo pasivo. Sin embargo, si el bebé se chupa el pulgar de manera agresiva, esto puede causarle problemas en sus dientes.

La Academia Americana de Pediatría establece que, por lo general, el tratamiento se limita a los niños que continúan con este hábito después de cumplir 5 años.

July 29, 2015 See more In-depth