Humo de segunda mano: Evitar los peligros en el aire

La exposición a las toxinas del humo de segunda mano puede causar cáncer y otros problemas graves. Ten en cuenta qué estás respirando y analiza las opciones de medidas prácticas para purificar el aire.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

No fumas porque comprendes los peligros, ¿pero qué sucede con el humo que inhalas de manera involuntaria? El humo de segunda mano causa o contribuye a la aparición de varios problemas de salud, como las enfermedades cardíacas y el cáncer de pulmón. Comprende qué contiene el humo de segunda mano y piensa en formas de protegerte a ti mismo y a tus seres queridos.

¿Qué contiene el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano, también llamado «tabaquismo ambiental», incluye el humo que exhala un fumador (humo directo) y el humo que proviene directamente al quemar el producto de tabaco (humo secundario). El humo de segunda mano tiene sustancias químicas tóxicas, entre las que se incluyen:

  • Amoníaco, que se utiliza en los productos de limpieza
  • Bencina, que se encuentra en la gasolina
  • Monóxido de carbono, que se encuentra en el caño de escape de los vehículos
  • Cromo, que se utiliza para fabricar el acero
  • Cianuro, que se utiliza en las armas químicas
  • Formaldehído, una sustancia química industrial
  • Polonio, una sustancia radioactiva

Sin embargo, el humo no es el único problema. El residuo que se adhiere al cabello y a la ropa del fumador, al igual que a almohadones, alfombras y otros objetos (a veces, llamado «humo de tercera mano»), también representa riesgos, en especial para los niños.

¿Qué tan riesgoso es el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano causa o contribuye a problemas graves de salud, que comprenden los siguientes:

  • Cáncer. El humo de segunda mano es un factor de riesgo conocido del cáncer de pulmón. Además, el humo de segunda mano contiene benceno, que aumenta el riesgo de leucemia.
  • Enfermedad cardíaca. El humo de segunda mano daña los vasos sanguíneos e interfiere en la circulación; esto aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y ataque cardíaco.
  • Enfermedad pulmonar. La exposición al humo de segunda mano puede agravar las afecciones respiratorias, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

El humo de segunda mano presenta riesgos adicionales para los niños, que son especialmente vulnerables a los efectos del humo de segunda mano. Estos son algunos de los problemas:

  • Bajo peso al nacer. La exposición al humo de segunda mano durante el embarazo aumenta el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso.
  • Síndrome de muerte infantil súbita. Se considera que la exposición al humo de segunda mano aumenta el riesgo de síndrome de muerte infantil súbita.
  • Asma y enfermedad respiratoria. La exposición al humo de segunda mano está vinculada con un mayor riesgo (y una mayor gravedad) de asma y sibilancia en los niños.
  • Infecciones. Los bebés de padres que fuman son más propensos a contraer bronquitis y neumonía durante el primer año de vida.

Si bien se necesitan más estudios, algunas pocas investigaciones sugieren que los cigarrillos electrónicos también exponen a quienes se encuentran alrededor a concentraciones considerables de nicotina en aerosol.

¿Cómo se puede evitar el humo de segunda mano?

Con planificación, puedes reducir o eliminar la exposición al humo de segunda mano. Comienza con estas simples medidas:

  • No permitas que fumen en tu casa. Si tus familiares o invitados quieren fumar, pídeles que vayan afuera. Los purificadores de aire y el aumento de la ventilación no eliminan el humo de segunda mano del aire de manera eficaz.
  • No permitas que fumen en tu automóvil. Si un pasajero quiere fumar mientras estás conduciendo, detén el automóvil según sea necesario para que pueda hacerlo fuera de él.
  • Insiste en que se apliquen restricciones con respecto a fumar en el trabajo y se respeten. Muchos estados tienen leyes contra el tabaquismo en el lugar de trabajo.
  • Elige centros de atención libres de humo. Esto se aplica tanto a centros de cuidado de niños como a centros de atención para adultos mayores.
  • Compra en negocios que tengan políticas antitabaco. Elige restaurantes libres de humo. Cuando viajes, solicita habitaciones para no fumadores en los hoteles.

Si tu pareja o un ser querido fuma, ofrécele apoyo y aliéntalo para que deje de fumar. Toda la familia disfrutará de los beneficios.

June 13, 2018 See more In-depth