Bob y Monica Jacoby

Los Jacoby ayudan a escribir el futuro del cáncer de mama en Florida

Escrito por el personal de Mayo Clinic

"Muchas personas han tenido una juventud difícil", señala Bob Jacoby. "Hay muchos pacientes con cáncer de mama que tienen miedo. Podrían vencer ese miedo, de verdad, si tuvieran alguna esperanza".

Cualquier persona que visite la oficina de Bob Jacoby en su casa notará la máquina de escribir Royal de 1952. Una placa en la máquina dice "Honra a tu padre".

El cubo de metal con pequeñas teclas en blanco y negro fue un ícono de la marca de su tiempo: es el que eligió Ian Fleming cuando dio vida a "James Bond". Pero para el exsargento del ejército y ejecutivo de publicidad de Nueva York, es un recordatorio de su pasado.

El padre de Bob era un vendedor de la Royal Typewriter Company. Desde la infancia, en la casa de Bob nunca faltó una máquina de escribir. Mientras Bob habla de su padre, prácticamente se pueden escuchar los ecos de una máquina de escribir que pasa al siguiente renglón. El sonido distintivo al final de una línea, el zumbido del rodillo que flota hacia atrás y el clic de avance.

"Mi padre viajaba a la ciudad de Nueva York todos los días, ya sea en autobús o en tren", dice Bob. "Es un viaje terrible después de un tiempo si lo haces toda la vida".

Pero su padre siguió adelante, trabajando duro, vendiendo tantas máquinas de escribir como pudo para mantener a la familia.

De niño, Bob admiraba la firmeza y la perseverancia de su padre, y se esforzó por emularlo en la escuela secundaria, el ejército, la Princeton University (Universidad de Princeton) y en un trabajo en la Shell Oil Company.

En Shell, se estableció rápidamente como talentoso y trabajador, pero lo más importante es que fue donde conoció a su futura esposa, recién salida de la escuela de secretariado.

"Era la cosa más linda que había visto, sentado detrás de su escritorio con estos grandes anteojos de carey", dice Monica Jacoby, sentada al lado del hombre con el que ha estado casada por más de 60 años. Lo mira y sonríe, "Me enamoré de él así de fácil".

Ding. Zip. Clic.

Historia de toda una vida

Con Mónica a su lado, Bob ascendió a lo más alto de su profesión en publicidad, presentando algunas de las campañas de productos más exitosas y reconocidas de la industria. Pero hoy, la pareja comparte alegremente las rutinas matutinas tranquilas de una pareja jubilada: café, fruta fresca y el periódico diario.

Mónica sonríe: "Y con 16 nietos, incluido un bisnieto, siempre hay una tarjeta de cumpleaños para escribir".

Hoy, los Jacoby disfrutan de su retiro fuera de Jacksonville, Florida, en una ciudad a la que se mudaron hace 25 años. De hecho, el área de Jacksonville les recuerda su infancia, y a Mónica le gustan los titulares de los periódicos locales, que a menudo transmiten el encanto de una ciudad natal. Recuerda cuando los Jacksonville Jaguars tuvieron una rara victoria durante una temporada perdedora. La portada estaba repleta de fotografías de fans con las manos en el aire. En Jacksonville, por un momento, parecía que nada más importaba, excepto esa victoria.

"Jacksonville es como un pueblo, muy cálido y amigable", dice Mónica.

Los Jacoby intentan devolver a su comunidad en todo lo que pueden, a los programas juveniles del área, como Boy Scouts y Girl Scouts of America (una tropa honra a los Jacoby llevando una insignia que lleva su nombre); apoyando las artes locales (la Jacksonville Symphony toca en la sala que lleva su nombre en honor a su generosidad); y actuando como miembros de larga data del Consejo de Liderazgo de Mayo Clinic en Florida como embajadores y defensores de la filantropía.

"Ambos crecimos relativamente pobres", dice Mónica. "El otro día, me puse a pensar en ello. Solo quiero hacer todas las cosas buenas que pueda en este momento de mi vida. Así que ahora, disfrutamos ayudando a nuestra comunidad, ayudando a la gente".

Su última iniciativa filantrópica ayudará a miles de personas. Incluso salvará vidas.

Ding. Zip. Clic.

Familia, comunidad y más allá

Uno de los grandes desafíos que enfrentan las personas con afecciones mamarias es la atención segmentada y, a veces, incompleta. Por ejemplo, una mujer que tiene un resultado anormal de una mamografía puede ser derivada de un proveedor a otro, con días o semanas de espera para otra cita, otra prueba, teniendo que lidiar todo ese tiempo con la angustia de lo desconocido.

Después de recibir un diagnóstico, aunque sea benigno, un paciente suele tener muchas más preguntas: ¿es precanceroso? ¿Es algo de lo que debería preocuparme? ¿Debería realizarme exámenes más a menudo? ¿Debería realizarme exámenes para detectar el gen HER2 del que he oído hablar?

"Muchas personas han tenido una juventud difícil", señala Bob. "Hay muchos pacientes con cáncer de mama que tienen miedo. Podrían vencer ese miedo, de verdad, si tuvieran alguna esperanza. Siempre tienes que pensar que Dios nos está cuidando. No soy una persona religiosa, pero en el fondo siento que hay otro poder que nos cuida y te da una razón para tener esperanza".

Los Jacoby han hecho una importante donación para establecer el Mayo Clinic Robert and Monica Jacoby Center for Breast Health (Centro Robert y Monica Jacoby para Salud Mamaria de Mayo Clinic), que forma parte del Mayo Clinic Cancer Center (Centro Oncológico de Mayo Clinic). Sarah A. McLaughlin, M.D., quien dirige el Jacoby Center (Centro Jacoby) de Mayo Clinic, dice que está diseñado para promover el más alto nivel de colaboración entre todos los proveedores, investigadores y educadores en todas las disciplinas relacionadas con la salud mamaria, tanto para hombres como para mujeres.

"Permite una verdadera integración y eficacia de la atención, ya que los pacientes ahora pueden acceder a expertos en salud mamaria desde prácticamente todas las disciplinas médicas relacionadas, todo en un solo lugar", explica. "En un lugar se pueden realizar pruebas genéticas, imágenes y diagnóstico mamario, atención oncológica, cirugía, cirugía plástica y asistencia posterior a la atención".

La Dra. McLaughlin dice que es el centro de salud mamaria más completo y multidisciplinario de la región del sureste. Cuenta con un equipo de más de 50 miembros, 11 salas de examen, siete salas de mamografía y una sala de consulta de radiología.

"Este centro y su tecnología nos permiten a cada uno de nosotros brindar la mejor atención, para cada paciente y cada miembro de la familia", dice la Dra. McLaughlin. "Trabajamos arduamente para abrir este centro por una razón: nuestros pacientes".

Ding. Zip. Clic.

Una secuela en preparación

Al conocer a Bob y Mónica, el Dr. McLaughlin sintió en ellos calidez y compasión. Ella dice que esas características encarnan el espíritu del centro, y que la llena de energía asociarse con benefactores.

Lo mismo siente el director ejecutivo de Mayo Clinic en Florida, Gianrico Farrugia, M.D.

"Agradecemos enormemente la generosa donación de la familia Jacoby que ha hecho posible el nuevo centro para la salud de los senos en nuestro campus de Florida", dice el Dr. Farrugia. Él está emocionado por el impacto que los Jacoby tendrán en las personas con afecciones mamarias mientras buscan ayuda en momentos muy terribles de sus vidas.

Los Jacoby también están agradecidos por la oportunidad de ayudar a tantos en su nueva ciudad natal y más allá. Tienen cuatro hijas y entienden cómo este regalo podría algún día ayudarlas a ellas y a muchos de sus amigos y vecinos. Es una de las razones por las que enfocaron su regalo en Jacksonville.

"Se puede marcar la diferencia aquí", dice Mónica. Una vez más, casi se puede oír la máquina de escribir resetearse a la siguiente línea ("ding, zip, click") mientras ella piensa en el futuro y dice en voz baja, "Y aún no hemos terminado".

Su donación ayuda a escribir el siguiente capítulo en la lucha contra el cáncer para los pacientes de Mayo Clinic.