Descripción general

La marihuana se prepara con las hojas secas y los brotes de la planta de Cannabis sativa. Si bien la Administración de Alimentos y Medicamentos no ha reconocido ni aprobado el uso de la planta de marihuana como medicamento, muchos estados la han legalizado para su uso con fines médicos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos ha aprobado dos drogas, el dronabinol (Marinol, Syndros) y la nabilona (Cesamet), elaborados a partir de formas sintéticas de ingredientes que se encuentran en la marihuana. Pueden recetarse legalmente para el tratamiento de las náuseas y de los vómitos provocados por la quimioterapia, cuando otros tratamientos no han funcionado. El dronabinol también podría usarse para el tratamiento de la anorexia relacionada con la pérdida de peso en las personas con SIDA.

La marihuana medicinal está disponible en forma de aceite, pastillas, líquido vaporizado y aerosol nasal; también se usa como hojas secas y brotes, y como la planta misma. Por lo general, la planta medicinal se utiliza para tratar el dolor crónico, las náuseas y los vómitos asociados con el tratamiento oncológico y con los espasmos musculares.

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso de la marihuana para afecciones específicas demuestran lo siguiente:

  • Glaucoma. La marihuana podría reducir la presión en los ojos causada por esta afección ocular. Sin embargo, el efecto parece durar solo un par de horas.
  • Náuseas y vómitos asociados con el tratamiento oncológico. Las investigaciones demuestran que un ingrediente activo en la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), reduce eficazmente las náuseas y los vómitos en las personas que se someten a quimioterapia.
  • Dolor. El uso de la marihuana podría reducir la intensidad del dolor o del ardor causados, a menudo, por una lesión a los nervios (dolor neuropático) provocada por el VIH y otras afecciones.
  • Convulsiones. No está claro si la marihuana trata las convulsiones de manera eficaz.
  • Espasticidad. El uso de la marihuana podría reducir la rigidez o los espasmos musculares provocados por la esclerosis múltiple.

Nuestra recomendación

Yellow light: Caution

Precaución

La evidencia ha demostrado que la marihuana es eficaz para tratar las náuseas causadas por la quimioterapia. También podría disminuir la espasticidad relacionada con la esclerosis múltiple y reducir la intensidad del dolor neuropático.

Sin embargo, la marihuana puede causar deterioro cognitivo y debe usarse con precaución en caso de padecer un trastorno de la salud mental. En muchos lugares, el uso de marihuana para cualquier fin se considera ilegal.

Seguridad y efectos secundarios

Por lo general, el uso de la marihuana medicinal se considera seguro. Sin embargo, diferentes cepas de marihuana contienen distintas cantidades de tetrahidrocannabinol. Esto puede dificultar determinar la dosis de marihuana.

La marihuana puede provocar lo siguiente:

  • Dolor de cabeza
  • Sequedad de la boca
  • Ojos secos
  • Aturdimiento
  • Mareos
  • Somnolencia
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Pensamientos paranoides
  • Una sensación de aislamiento (disociación)
  • Mayor apetito
  • Tos

Cuando uses marihuana, no conduzcas ni uses maquinaria.

Si padeces un trastorno de la salud mental, utiliza la marihuana con precaución. El uso de marihuana podría empeorar los síntomas de la manía en las personas con trastorno bipolar. Usarla con frecuencia podría aumentar el riesgo de padecer depresión. Su consumo también podría empeorar los síntomas de la depresión. Las investigaciones sugieren que el uso de marihuana aumenta el riesgo de psicosis en las personas con esquizofrenia.

Fumar marihuana puede afectar la memoria y la función cognitiva, además de provocar daños cardiovasculares, como presión arterial alta. El uso de la marihuana a largo plazo puede empeorar las afecciones respiratorias.

Dado que la marihuana tiene un efecto depresor del sistema nervioso central, su uso en combinación con un anestésico o con otros fármacos durante o después de una cirugía podría tener un efecto aditivo. No utilices marihuana dos semanas antes de una cirugía programada.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Alcohol. El consumo de marihuana podría aumentar los efectos del alcohol.
  • Anticoagulantes y medicamentos antiagregantes plaquetarios, plantas medicinales y suplementos. Estos tipos de medicamentos, plantas medicinales y suplementos reducen la coagulación de la sangre. La marihuana podría cambiar el modo en el que el cuerpo los procesa, lo que posiblemente aumente el riesgo de sangrado.
  • Depresores del sistema nervioso central. El consumo de marihuana en combinación con depresores del sistema nervioso central podría provocar un efecto sedante aditivo.
  • Inhibidores de proteasa. El consumo de marihuana con el uso de estos medicamentos antivirales puede reducir su eficacia.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. La mezcla de marihuana con este tipo de antidepresivos podría aumentar el riesgo de padecer manía.
June 13, 2018