Descripción general

La fiebre amarilla es una infección viral que transmite un tipo particular de mosquito. La infección es más frecuente en zonas de África y Sudamérica, y afecta a los viajeros y residentes de dichas zonas.

En los casos más leves, la fiebre amarilla causa fiebre, dolores de cabeza, náuseas y vómitos. Pero la fiebre amarilla puede ser mucho más grave y causar problemas cardiacos, hepáticos y renales además de sangrado (hemorragia). Hasta el 50 por ciento de las personas que padecen la forma más grave de la fiebre amarilla mueren a causa de esta enfermedad.

No hay tratamiento específico para la fiebre amarilla. Pero vacunarte contra la fiebre amarilla antes de viajar a una zona donde existe el virus te puede proteger de la enfermedad.

Síntomas

Durante los primeros tres a seis días después de contraer la fiebre amarilla, que es el período de incubación, no tendrás ningún signo o síntoma. Después de este período la infección entra en una fase aguda y luego, en algunos casos, en una fase tóxica que puede ser potencialmente mortal.

Fase aguda

Una vez que la infección entra en la fase aguda, puedes notar los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares, en particular en tu espalda y rodillas
  • Sensibilidad a la luz
  • Náuseas, vómitos o ambos
  • Pérdida de apetito
  • Mareos
  • Ojos, cara o lengua rojos

Generalmente estos signos y síntomas mejoran y desaparecen en varios días.

Fase tóxica

Aunque los signos y síntomas pueden desaparecer por uno o dos días después de la fase aguda, algunas personas con fiebre amarilla aguda entran luego en una fase tóxica. Durante la fase tóxica, los signos y síntomas regresan y aparecen otros mucho más graves y potencialmente mortales. Estos pueden ser:

  • Pigmentación amarilla de la piel y la parte blanca del ojo (ictericia)
  • Dolor abdominal y vómitos, a veces de sangre
  • Menor cantidad de orina
  • Sangrado de nariz, boca y ojos
  • Frecuencia cardíaca lenta (bradicardia)
  • Insuficiencia hepática y renal
  • Disfunción cerebral, como delirio, convulsiones y coma

La fase tóxica de la fiebre amarilla puede ser mortal.

Cuándo consultar al médico

Antes de viajar
  • Dos o más semanas antes de viajar, solicita una consulta con el médico si vas a una zona donde se sabe que hay fiebre amarilla, para informarte si necesitas la vacuna contra esta.
  • Si tienes menos de cuatro semanas para prepararte, comunícate con tu médico de todas maneras. Idealmente, deberías vacunarte al menos de tres a cuatro semanas antes de viajar a una zona donde hay fiebre amarilla para que la vacuna tenga tiempo de hacer efecto. El médico te ayudará a determinar si necesitas vacunas y puede darte consejos generales para que protejas tu salud mientras estés de viaje.
Después de viajar
  • Solicita atención médica de urgencia si has viajado a una región donde se sabe que hay fiebre amarilla y manifiestas signos o síntomas de la fase tóxica de la enfermedad.
  • Llama al médico si manifiestas síntomas leves después de viajar a un lugar donde hay fiebre amarilla.

Acute phase

Once the infection enters the acute phase, you may experience signs and symptoms including:

  • Fever
  • Headache
  • Muscle aches, particularly in your back and knees
  • Sensitivity to light
  • Nausea, vomiting or both
  • Loss of appetite
  • Dizziness
  • Red eyes, face or tongue

These signs and symptoms usually improve and are gone within several days.

Toxic phase

Although signs and symptoms may disappear for a day or two following the acute phase, some people with acute yellow fever then enter a toxic phase. During the toxic phase, acute signs and symptoms return and more-severe and life-threatening ones also appear. These can include:

  • Yellowing of your skin and the whites of your eyes (jaundice)
  • Abdominal pain and vomiting, sometimes of blood
  • Decreased urination
  • Bleeding from your nose, mouth and eyes
  • Slow heart rate
  • Liver and kidney failure
  • Brain dysfunction, including delirium, seizures and coma

The toxic phase of yellow fever can be fatal.

When to see a doctor

Before travel

  • Four weeks or more before your trip, make an appointment to see your doctor if you're traveling to an area in which yellow fever is known to occur so that you discuss whether you need the yellow fever vaccine.
  • If you have less than four weeks to prepare, call your doctor anyway. Ideally, you'll be able to be vaccinated at least three to four weeks before traveling to an area where yellow fever occurs to give the vaccine time to work. Your doctor will help you determine whether you need vaccinations and can provide general guidance on protecting your health while abroad.

After travel

  • Seek emergency medical care if you've recently traveled to a region where yellow fever is known to occur and you develop signs or symptoms of the toxic phase of the disease.
  • Call your doctor if you develop mild symptoms, after traveling to a region where yellow fever occurs.

Causas

La fiebre amarilla es causada por un virus propagado por el mosquito Aedes aegypti. Estos mosquitos prosperan en las viviendas humanas y cerca de ellas, donde se reproducen incluso en el agua más limpia. La mayoría de los casos de fiebre amarilla se produce en el África subsahariana y en las zonas tropicales de América del Sur.

El virus de la fiebre amarilla infecta con más frecuencia a los humanos y a los monos. Los mosquitos transmiten el virus de monos a humanos y viceversa.

Cuando un mosquito pica a un humano o a un mono infectado con fiebre amarilla, el virus ingresa al torrente sanguíneo del insecto y circula hasta llegar a las glándulas salivales. Cuando el mosquito infectado pica a otro mono o humano, el virus ingresa al torrente sanguíneo del huésped, donde puede provocar la enfermedad.

Factores de riesgo

Puedes correr el riesgo de contraer la enfermedad si viajas a una zona donde los mosquitos siguen portando el virus de la fiebre amarilla. Estas zonas son la región subsahariana de África y la región tropical de Sudamérica.

La falta de informes actuales de seres humanos infectados en estas zonas no significa que no corras riesgo. Es posible que las poblaciones locales se hayan vacunado y estén protegidas contra la enfermedad o que no exista información oficial sobre la detección de casos de fiebre amarilla.

Si planeas viajar a estas zonas, puedes protegerte con una vacuna contra la fiebre amarilla administrada, al menos, varias semanas antes de viajar.

Cualquiera puede infectarse con el virus de la fiebre amarilla, pero los adultos mayores corren mayor riesgo de contraer un caso grave de la enfermedad.

Complicaciones

La fiebre amarilla produce la muerte del 20 al 50 por ciento de las personas que manifiestan un cuadro grave. Las complicaciones durante la fase tóxica de una infección por fiebre amarilla comprenden insuficiencia renal y hepática, ictericia, delirio y coma.

Las personas que sobreviven a la infección se recuperan de manera gradual durante un período de varias semanas a meses, por lo general, sin daño orgánico significativo. Durante ese tiempo, la persona puede tener fatiga e ictericia. Otras complicaciones son infecciones bacterianas secundarias, como neumonía o infecciones de la sangre.

Prevención

Vacuna

Existe una vacuna muy eficaz para prevenir la fiebre amarilla. Se sabe que la fiebre amarilla está presente en la región de África subsahariana y en partes de América del Sur. Si vives en alguna de estas zonas, habla con el médico acerca de si necesitas la vacuna contra la fiebre amarilla. Si planeas viajar a estas zonas, habla con tu médico por lo menos 10 días, pero preferentemente tres o cuatro semanas, antes de que comience tu viaje. Algunos países exigen que los viajeros presenten un certificado válido de inmunización al momento del ingreso.

Una única dosis de la vacuna para la fiebre amarilla brinda protección durante por lo menos 10 años. Los efectos secundarios son generalmente leves, duran entre 5 y 10 días, y comprenden dolores de cabeza, fiebre baja, dolor muscular, fatiga e inflamación en el sitio de la inyección. Pueden producirse reacciones más importantes, como contraer un síndrome similar a la fiebre amarilla real, inflamación del cerebro (encefalitis) o muerte, generalmente en lactantes o adultos mayores. La vacuna se considera más segura para personas que tienen entre 9 meses y 60 años de edad.

Consulta con el médico si la vacuna contra la fiebre amarilla es adecuada si tu hijo tiene menos de 9 meses, si tienes el sistema inmunitario debilitado (inmunodeprimido), si estás embarazada o si tienes más de 60 años.

Protección contra mosquitos

Además de vacunarte, puedes ayudar a protegerte contra la fiebre amarilla si te proteges contra los mosquitos.

Para reducir la exposición a los mosquitos:

  • Evita actividades innecesarias al aire libre cuando los mosquitos estén más activos.
  • Usa prendas de mangas largas y pantalones largos cuando vayas a zonas infestadas por mosquitos.
  • Permanece en ambientes con aire acondicionado y bien protegidos con mosquiteros.
  • Si el lugar donde te hospedas no tiene aire acondicionado o buenos mosquiteros en las ventanas, usa los mosquiteros para la cama. Los mosquiteros tratados previamente con insecticida ofrecen protección adicional.

Para protegerte de los mosquitos con repelente, utiliza los dos siguientes:

  • Repelente no apto para la piel. Aplica un repelente de mosquitos que contenga permetrina en la ropa, los zapatos, el equipo de campamento y los mosquiteros de la cama. Puedes comprar algunas prendas de vestir y equipos tratados previamente con permetrina. La permetrina no está destinada al uso en la piel.
  • Repelente para la piel. Los productos con los ingredientes activos DEET, IR3535 o picaridina brindan protección duradera a la piel. Elige la concentración en función de las horas de protección que necesitas. Por lo general, las concentraciones más altas duran más.

    Ten en cuenta que los repelentes químicos pueden ser tóxicos, por lo que debes utilizar solo la cantidad que necesitas para el tiempo que estarás al aire libre. No coloques DEET en las manos de niños pequeños o en bebés menores de 2 meses. En su lugar, protege el cochecito o el corralito de tu bebé con un mosquitero para estar al aire libre.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el aceite de eucalipto de limón, un producto más natural, brinda la misma protección que el DEET cuando se utiliza en concentraciones similares. Sin embargo, estos productos no deben utilizarse en niños menores de 3 años.

Mosquito protection

In addition to getting the vaccine, you can help protect yourself against yellow fever by protecting yourself against mosquitoes.

To reduce your exposure to mosquitoes:

  • Avoid unnecessary outdoor activity when mosquitoes are most active.
  • Wear long-sleeved shirts and long pants when you go into mosquito-infested areas.
  • Stay in air-conditioned or well-screened housing.
  • If your accommodations don't have good window screens or air-conditioning, use bed nets. Nets that have been pre-treated with insecticide offer additional protection.

To ward off mosquitoes with repellent, use both of the following:

  • Nonskin repellent. Apply permethrin-containing mosquito repellent to your clothing, shoes, camping gear and bed netting. You can buy some articles of clothing and gear pre-treated with permethrin. Permethrin is not intended for use on your skin.
  • Skin repellent. Products with the active ingredients DEET, IR3535 or picaridin provide long-lasting skin protection. Choose the concentration based on the hours of protection you need. In general, higher concentrations last longer.

    Keep in mind that chemical repellents can be toxic, and use only the amount needed for the time you'll be outdoors. Don't use DEET on the hands of young children or on infants under 2 months of age. Instead, cover your infant's stroller or playpen with mosquito netting when outside.

According to the Centers for Disease Control and Prevention, oil of lemon eucalyptus, a more natural product, offers the same protection as DEET when used in similar concentrations. But these products should not be used on children younger than age 3.

Sept. 22, 2020
  1. Papadakis MA, et al., eds. Common problems in infectious diseases & antimicrobial therapy (Problemas frecuentes en las enfermedades infecciosas y tratamiento antimicrobiano). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2017 (Diagnóstico y tratamiento médico actual 2017). 56.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2017. http://accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 28 de marzo de 2017.
  2. Monath TP. Yellow fever (Fiebre amarilla). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 28 de marzo de 2017.
  3. Yellow fever: Frequently asked questions (Fiebre amarilla: preguntas frecuentes). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://www.cdc.gov/yellowfever/qa/index.html. Último acceso: 28 de marzo de 2017.
  4. Protection against mosquitoes, ticks, & other insects & arthropods (Protección contra mosquitos, garrapatas y otros insectos y artrópodos). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2014/chapter-2-the-pre-travel-consultation/protection-against-mosquitoes-ticks-and-other-insects-and-arthropods. Último acceso: 28 de marzo de 2017.