Descripción general

El dolor de muñeca suele deberse a esguinces o fracturas a causa de lesiones repentinas. Sin embargo, el dolor también puede ser consecuencia de problemas a largo plazo, como esfuerzo repetitivo, artritis y síndrome del túnel carpiano.

Debido a que muchos factores pueden provocar el dolor de muñeca, puede resultar difícil diagnosticar la causa exacta. Pero un diagnóstico preciso es esencial para un tratamiento adecuado y para recuperarse.

Síntomas

El dolor de muñeca puede variar, según la causa. Por ejemplo, el dolor causado por la artrosis suele describirse como un dolor de muelas sordo. El síndrome del túnel carpiano generalmente causa una sensación de hormigueo. Esta sensación de hormigueo suele producirse en el pulgar, el índice y el dedo del medio, sobre todo por la noche. El lugar preciso en el que se encuentra el dolor de muñeca también proporciona indicios de lo que origina los síntomas.

Cuándo consultar al médico

No todos los dolores en la muñeca requieren atención médica. Los esguinces y las distenciones leves por lo general responden a la aplicación de hielo, al reposo y a los analgésicos de venta libre. Sin embargo, si el dolor y la hinchazón duran más de unos días o empeoran, consulta con tu proveedor de atención médica. Un retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede provocar una mala recuperación, la reducción de la amplitud de movimiento y la discapacidad a largo plazo.

Causas

El daño a cualquier parte de la muñeca puede causar dolor y afectar la capacidad de usar la muñeca y la mano. Es posible que el daño se deba a lo siguiente:

Lesiones

  • Repercusiones repentinas. A menudo, las lesiones en la muñeca se producen al caer hacia adelante sobre la mano extendida. Esto puede causar esguinces, distensiones e incluso fracturas. La fractura del escafoides es una fractura que se produce en un hueso de la muñeca del lado del pulgar. Es posible que este tipo de fractura no aparezca en las radiografías inmediatamente después de la lesión.
  • Tensión repetitiva. Cualquier actividad que consista en realizar un movimiento de la muñeca repetitivo puede inflamar los tejidos que rodean las articulaciones o provocar fracturas por estrés. Algunos ejemplos son golpear una pelota de tenis, tocar el violonchelo o conducir a campo traviesa. El riesgo de lesión aumenta cuando haces el movimiento durante horas sin un descanso. La tenosinovitis de De Quervain es una lesión por tensión repetitiva que provoca dolor en la base del dedo pulgar.

Artritis

  • Osteoartritis. Este tipo de artritis se produce cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos se deteriora con el paso del tiempo. La osteoartritis en la muñeca es poco frecuente y generalmente se produce solo en personas que se han lesionado la muñeca en el pasado.
  • Artritis reumatoide. Trastorno en el que el sistema inmunitario del organismo ataca sus propios tejidos. La artritis reumatoide suele afectar a la muñeca. Si una muñeca se ve afectada, la otra suele estarlo también.

Otras enfermedades y afecciones

  • Síndrome del túnel carpiano. El síndrome del túnel carpiano ocurre cuando se produce un aumento de la presión en el nervio mediano a medida que este atraviesa el túnel carpiano, un conducto en el lado de la palma de la muñeca.
  • Quistes ganglionares. En la mayoría de los casos, estos quistes en los tejidos blandos ocurren en la parte de la muñeca del lado opuesto a la palma. Los quistes ganglionares pueden ser dolorosos y el dolor puede empeorar o mejorar con el movimiento.
  • Enfermedad de Kienböck. Este trastorno generalmente afecta a los adultos jóvenes e implica el colapso progresivo de uno de los huesos pequeños de la muñeca. La enfermedad de Kienböck se produce cuando no hay suficiente suministro de sangre a este hueso.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede tener dolor de muñeca: tanto si eres muy sedentario como si haces mucha actividad física, o si te encuentras en algún punto intermedio. Sin embargo, el riesgo puede aumentar con lo siguiente:

  • Práctica de deportes. Las lesiones de muñeca son comunes en muchos deportes, tanto en los que implican un impacto como en los que suponen una tensión repetitiva en la muñeca. Entre ellos se encuentran el fútbol, los bolos, el golf, la gimnasia artística, el surf sobre nieve y el tenis.
  • Trabajo repetitivo. Casi cualquier actividad en la que se usen las manos y las muñecas (incluso tejer y cortar cabello) puede ocasionar dolor incapacitante de muñeca si se realiza con cierta fuerza y frecuencia.
  • Ciertas enfermedades o afecciones. El embarazo, la diabetes, la obesidad, la artritis reumatoide y la gota pueden aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome del túnel carpiano.

Prevención

Es imposible evitar los imprevistos que suelen causar las lesiones de muñeca, pero estos consejos básicos pueden ofrecer cierta protección:

  • Desarrolla fuerza en los huesos. Consumir cantidades apropiadas de calcio puede ayudar a prevenir las fracturas. En el caso de la mayoría de los adultos, esto significa entre 1000 y 1200 miligramos al día.
  • Evita las caídas. Caerse sobre la mano extendida es la causa principal de la mayoría de las lesiones de muñeca. Usa calzado apropiado para ayudar a prevenir caídas. Elimina cualquier cosa que pueda presentar un peligro en tu casa. Ilumina el espacio habitable. Coloca agarraderas en el baño y pasamanos en las escaleras, si fuera necesario.
  • Usa equipos de protección para realizar actividades deportivas. Usa muñequeras para realizar actividades de alto riesgo, como fútbol, snowboard y patinaje sobre ruedas.
  • Presta atención a la ergonomía. Si pasas mucho tiempo trabajando con un teclado, haz pausas regulares. Al escribir en el teclado, mantén las muñecas en una posición neutral y relajada. Un teclado ergonómico y un apoyo de gomaespuma o gel para las muñecas podrían ayudar.