Panorama general

Las fiebres hemorrágicas virales son enfermedades infecciosas que interfieren con la capacidad de coagulación de la sangre. Estas enfermedades también pueden dañar las paredes de pequeñísimos vasos sanguíneos, haciendo que filtren. El sangrado interno que resulta puede variar de relativamente sin importancia a fatal.

Algunas fiebres hemorrágicas virales incluyen:

  • Dengue
  • Ébola
  • Lassa
  • Marburgo
  • Fiebre amarilla

Estas enfermedades se presentan más comúnmente en las áreas tropicales del mundo. Cuando las fiebres hemorrágicas virales aparecen en los Estados Unidos, generalmente se detectan en personas que recientemente han hecho viajes internacionales.

Las fiebres hemorrágicas virales se contagian por contacto con animales, personas, o insectos infectados. Actualmente no hay ningún tratamiento que pueda curar las fiebres hemorrágicas virales, y las inmunizaciones existen solo para algunos tipos. Hasta que se desarrollen las vacunas adicionales, lo mejor es la prevención.

Síntomas

Los signos y síntomas de las fiebres hemorrágicas virales varían dependiendo de la enfermedad. En general, los síntomas iniciales pueden incluir:

  • Fiebre alta
  • Fatiga
  • Mareos
  • Dolor en los músculos, huesos o articulaciones
  • Debilidad

Los síntomas pueden volverse fatales

Los casos graves de algunos tipos de fiebres hemorrágicas virales pueden provocar sangrado, pero es raro que las personas mueran por la pérdida de sangre. El sangrado puede ocurrir:

  • Debajo de la piel
  • En los órganos internos
  • Por la boca, los ojos o los oídos

Otros signos y síntomas de infecciones graves pueden incluir:

  • Shock
  • Fallo del sistema nervioso
  • Coma
  • Delirio
  • Insuficiencia renal
  • Fiebre respiratoria
  • Insuficiencia hepática
  • Septicemia

Cuándo consultar con el médico

El mejor momento para visitar al médico es antes de viajar a un país en vías de desarrollo para asegurarte de tener todas las vacunas necesarias y recibir consejos antes del viaje para mantenerte sano.

Si una vez que regreses a casa presentas signos y síntomas consulta a un doctor, de preferencia uno que se especialice en medicina internacional o enfermedades infecciosas. Un especialista quizás pueda reconocer y tratar tu enfermedad más rápidamente. Asegúrate de que tu médico sepa si te hicieron alguna cirugía abdominal.

Causas

Los virus que causan fiebres hemorrágicas virales viven naturalmente en diversos animales e insectos huéspedes — con más frecuencia en mosquitos, garrapatas, roedores o murciélagos.

Cada uno de estos huéspedes vive en una zona geográfica específica, por lo que la enfermedad individual suele aparecer solamente donde vive habitualmente el huésped de ese virus. Algunas fiebres hemorrágicas virales también pueden transmitirse de una persona a la otra y propagarse si una persona infectada viaja de una zona a otra.

¿Cómo se trasmite?

La manera de contagio varía según el virus específico. Algunas fiebres hemorrágicas virales se contagian a traves de picaduras de mosquito o de garrapatas. Otras se trasmiten por contacto con sangre o semen infectados. Algunas variedades pueden ser inhadalas de las heces u orina infectadas de ratas.

Si viajas a un área donde una fiebre hemorrágica viral es común, tal vez te infectes allí y luego presentes síntomas una vez que vuelvas a casa. Puede llevar hasta 21 días para que se presenten los síntomas.

Factores de riesgo

El solo hecho de vivir o viajar a un área donde una fiebre hemorrágica viral en particular es frecuente aumenta el riesgo de infección con ese virus específico. Hay otros factores que pueden aumentar el riesgo, entre ellos, los siguientes:

  • Trabajar con personas enfermas
  • Trabajar en la matanza de animales infectados
  • Compartir agujas para consumir drogas intravenosas
  • Tener relaciones sexuales sin protección
  • Trabajar en exteriores o edificios infestados por ratas

Complicaciones

Las fiebres hemorrágicas virales pueden causar daño :

  • Al cerebro
  • A los ojos
  • Al corazón
  • A los riñones
  • Al hígado
  • A los pulmones
  • Al bazo

En ciertos casos, el daño es tan grave que resulta en la muerte.

Prevención

La prevención de las fiebres hemorrágicas virales, especialmente en los países en vías de desarrollo, supone grandes desafíos. Muchos de los factores sociales, económicos y ecológicos que contribuyen a la repentina aparición y propagación de enfermedades infecciosas — guerras, desplazamiento, destrucción de hábitats, falta de higiene y atención médica adecuada — son problemas cuya solución no es fácil.

Si vives o trabajas en regiones donde las fiebres hemorrágicas virales son frecuentes, o si viajas a ellas, toma medidas para protegerte de una infección. Esto puede incluir el uso de barreras protectoras adecuadas, como guantes, protectores para los ojos y la cara, y batas, cuando se prevee el contacto con sangre y líquidos corporales. Entre las precauciones también se pueden incluir el cuidado en el manejo, la desinfección y la eliminación de muestras y desechos de laboratorio.

Vacúnate.

La vacuna contra la fiebre amarilla generalmente se considera segura y eficaz, aunque en casos raros puedan presentarse efectos secundarios graves. Verifica con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre el estatus de los países que vas a visitar — algunos requieren certificados de vacunación para el ingreso. La vacuna contra la fiebre amarilla no se recomienda para los niños menores de 9 meses o para las mujeres embarazadas, especialmente durante el primer trimestre de embarazo. En el momento se están desarrollando vacunas para varios de los tipos menos comunes de fiebres hemorrágicas virales.

Evita los mosquitos y las garrapatas

Haz el mayor esfuerzo posible para evitar los mosquitos y las garrapatas, especialmente cuando viajes a regiones donde hay brotes de fiebres hemorrágicas virales. Usa pantalones largos y camisas de manga larga de colores claros, o, mejor aún, usa prendas de vestir tratadas con permetrina. No apliques permetrina directamente sobre la piel. Evita las actividades innecesarias durante el atardecer y el amanecer (cuando los mosquitos están más activos) y aplica repelente de mosquitos DEET con una concentración de entre 20 y 25 por ciento en la piel y las prendas de vestir. Si te alojas en campamentos con carpas u hoteles locales, utiliza redes para camas y espirales antimosquitos.

Ten cuidado con los roedores

Si vives en una región donde hay brotes de fiebres hemorrágicas virales, toma estas medidas para evitar invasiones de roedores en tu hogar:

  • Mantén la comida para mascotas protegida y almacenada en recipientes antiroedores.
  • Pon la basura en contenedores antiroedores, y límpialos con frecuencia.
  • Elimina los desechos en forma regular.
  • Asegúrate de que las puertas y ventanas tengan pantallas bien colocadas.
  • Coloca las pilas de leñas y ladrillos o demás materiales al menos a 100 pies (30 metros) de tu hogar.
  • Corta bien el césped y mantenlo a una altura baja en un perímetro de 100 pies (30 metros) alrededor de tu hogar.

Nov. 10, 2018
References
  1. AskMayoExpert. Viral hemorrhagic fevers. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  2. Viral hemorrhagic fevers. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/ncidod/dvrd/spb/mnpages/dispages/vhf.htm. Accessed Dec. 18, 2015.
  3. Knust B. Viral hemorrhagic fevers. 2016 Yellow Book. Centers for Disease Control and Prevention. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2016/infectious-diseases-related-to-travel/viral-hemorrhagic-fevers. Accessed Dec. 18, 2015.
  4. Grey MR, et al. Viral hemorrhagic fevers. In: The Bioterrorism Sourcebook. New York, NY: McGraw-Hill; 2006. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 18, 2015.
  5. Clean up rodent food sources and nesting sites. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/rodents/prevent_infestations/clean_up.html. Accessed Dec. 18, 2015.

Fiebres hemorrágicas virales