Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome genitourinario de la menopausia puede incluir lo siguiente:

  • Examen pélvico, durante el cual el médico siente (palpa) los órganos de la pelvis y examina visualmente los órganos genitales externos, la vagina y el cuello del útero. Durante el examen pélvico, el médico también te revisa en busca de signos de prolapso de órgano pélvico, que se detecta por la presencia de bultos en las paredes de la vagina que provienen de los órganos pélvicos, como la vejiga o el recto, o por el estiramiento de los tejidos de soporte del útero.
  • Análisis de orina, que incluye la extracción y el análisis de orina, si tienes síntomas urinarios.
  • Prueba de equilibrio ácido, que implica tomar una muestra de fluidos vaginales o colocar una tira reactiva de papel en la vagina para analizar el equilibrio ácido.

Tratamiento

Para tratar el síndrome genitourinario de la menopausia, tu médico puede recomendarte primero lo siguiente:

  • Prueba una crema hidratante vaginal (K-Y Liquibeads, Replens u otras) para devolver un poco de humedad al área vaginal. Es posible que tengas que aplicar la crema hidratante cada dos o tres días. Los efectos de una crema hidratante generalmente duran más que los de un lubricante.
  • Usa un lubricante a base de agua (Astroglide, K-Y jelly, Sliquid u otros) para reducir la molestia durante una relación sexual. Elige productos que no contengan glicerina, ya que las mujeres que son sensibles a este producto químico pueden experimentar ardor e irritación. Evita usar gel de petróleo u otros productos a base de petróleo para la lubricación si también utilizas preservativo. El petróleo puede romper el preservativo de látex al contacto.

Los síntomas molestos que no mejoran con los tratamientos de venta libre pueden aliviarse con lo siguiente:

  • Estrógeno tópico (vaginal). El estrógeno vaginal tiene la ventaja de ser eficaz en dosis más bajas y limitar la exposición general al estrógeno porque menos cantidad llega al flujo sanguíneo. También puede proporcionar un mejor alivio directo de los síntomas en comparación con el estrógeno de administración oral.
  • Estrógeno de administración oral. El estrógeno que se toma por boca ingresa a todo el cuerpo. Pídele al médico que te explique los riesgos y beneficios del estrógeno de administración oral.

Estrógeno tópico

La terapia vaginal con estrógeno se puede realizar en distintas formas. Debido a que todos los tratamientos parecen funcionar igualmente bien, tú y tu médico pueden decidir cuál es el mejor para ti.

  • Crema vaginal con estrógeno. Colocas esta crema directamente en tu vagina con un aplicador, generalmente a la hora de acostarte. El médico te indicará la cantidad de crema que debes usar y la frecuencia de uso. Habitualmente, las mujeres la usan a diario durante una a tres semanas y luego una o tres veces por semana. Si bien las cremas ofrecen un alivio más inmediato que otras presentaciones de estrógeno vaginal, su uso puede ser más complicado.
  • Anillo de estrógeno vaginal. Tú o el médico insertan un anillo suave y flexible en la parte superior de la vagina. El anillo libera una dosis consistente de estrógeno al estar en su lugar y debe ser reemplazado cada tres meses. Muchas mujeres aprecian la conveniencia de su uso. Un anillo diferente y con dosis más alta es considerado un tratamiento más bien sistemático que tópico.
  • Tableta de estrógeno vaginal. Se utiliza un aplicador desechable para colocar la tableta de estrógeno vaginal en la vagina. El médico te indicará la frecuencia con la que debes insertar la tableta. Por ejemplo, durante las primeras dos semanas podrás usarla diariamente y luego dos veces por semana.

Ospemifene (Osphena)

Taken daily, this pill can help relieve painful sex symptoms in women with moderate to severe GSM. It is not approved in women who've had breast cancer or who have a high risk of developing breast cancer.

Prasterone (Intrarosa)

These vaginal inserts deliver the hormone DHEA directly to the vagina to help ease painful sex. DHEA is a hormone that helps the body produce other hormones, including estrogen. Prasterone is used nightly for moderate to severe vaginal atrophy.

Terapia sistémica con estrógenos

Si la sequedad vaginal está asociada con otros síntomas de la menopausia, como sofocos moderados o intensos, el médico puede recomendar el uso de píldoras, parches o gel de estrógeno, o de un anillo vaginal con una mayor liberación de estrógeno.

El médico te recetará progestina y estrógeno si no de extrajeron el útero (histerectomía). Con frecuencia, se prefiere la progesterona por vía oral, que, desde el punto de vista químico, es idéntica a la hormona que produce el organismo. También se ofrecen parches que combinan estrógeno y progestina.

Si te extrajeron el útero, se puede usar estrógeno solo. Consulta al médico si, teniendo en cuenta los problemas de salud y la historia clínica familiar, la terapia hormonal puede ser una opción.

Vaginal dilators

You may use vaginal dilators as a nonhormonal treatment option. Vaginal dilators may also be used in addition to estrogen therapy. These devices stimulate and stretch the vaginal muscles to reverse narrowing of the vagina.

If painful sex is a concern, vaginal dilators may relieve vaginal discomfort by stretching the vagina. They are available without a prescription, but if your symptoms are severe, your doctor may recommend pelvic floor physical therapy and vaginal dilators. Your health care provider or a pelvic physical therapist can teach you how to use vaginal dilators.

Otras terapias

Los investigadores están intentando desarrollar nuevos tratamientos para el síndrome genitourinario de la menopausia, dado que existen inquietudes sobre los posibles efectos del estrógeno a largo plazo, que incluso en pequeñas dosis podría aumentar el riesgo de contraer cáncer de mama y endometrio.

Si has tenido cáncer de mama

Si tienes antecedentes de cáncer de mama, infórmale a tu médico y considera lo siguiente:

  • Tratamientos sin hormonas. Considera como primera opción a los humectantes y lubricantes.
  • Estrógeno vaginal. Si consultas a tu especialista en cáncer (oncólogo), el médico te puede recomendar una dosis baja de estrógeno vaginal si los tratamientos sin hormonas no alivian tus síntomas. Sin embargo, existe cierta preocupación de que el estrógeno vaginal pueda aumentar el riesgo de reaparición del cáncer, especialmente si tu cáncer de mama era sensible a las hormonas.
  • Terapia sistemática con estrógeno. La terapia sistemática con estrógeno generalmente no está recomendada, especialmente si tu cáncer de mama era sensible a las hormonas.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes sequedad o irritación vaginal, puedes aliviarla de la siguiente manera:

  • Prueba con un humectante de venta libre (K-Y Liquibeads, Replens u otros). Pueden restaurar algo de humedad al área vaginal.
  • Usa un lubricante a base de agua de venta libre (Astroglide, K-Y jelly, Sliquid u otros). Pueden reducir la incomodidad durante las relaciones sexuales.
  • Date tiempo para excitarte durante las relaciones sexuales. La lubricación vaginal que resulta de la excitación sexual puede ayudar a aliviar los síntomas de sequedad o ardor.

Medicina alternativa

Se emplean algunos métodos de la medicina alternativa para tratar la sequedad y la irritación vaginales asociadas con la menopausia, pero pocos abordajes están respaldados por pruebas y resultados de ensayos clínicos. El interés en la medicina complementaria y alternativa es cada vez mayor, y los investigadores trabajan para determinar los beneficios y los riesgos de diversos tratamientos alternativos para el síndrome genitourinario de la menopausia.

Habla con tu médico antes de tomar cualquier suplemento dietético o a base de hierbas para tratar los síntomas de la perimenopausia o de la menopausia. La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) no regula los productos a base de hierbas, y algunos pueden ser peligrosos o interactuar con otros medicamentos que tomas, lo que implica un riesgo para tu salud.

Preparación para la consulta

Probablemente, comiences contándole tus síntomas a un profesional de atención médica primaria. Si aún no te atiendes con un médico especializado en la salud de la mujer (ginecólogo o especialista en medicina interna de la mujer), el profesional de atención médica primaria puede derivarte a uno.

Qué puedes hacer

Como preparación para tu consulta:

  • Haz una lista de todos los signos y síntomas que experimentas. Incluye los que parezcan no guardar relación con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal clave. Incluye factores causantes de mucho estrés o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos que tomas. Incluye medicamentos con y sin receta, además de vitaminas y suplementos, y anota las dosis.
  • Es buena idea llevar a un familiar o amigo. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún dato que olvidaste o que no notaste.
  • Prepara preguntas. Prepara una lista de preguntas antes de la consulta para aprovechar al máximo el tiempo con tu médico.

Algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas o mi afección?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas o de mi afección?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor modo de proceder?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me sugiere?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

El médico te hará preguntas sobre tus síntomas y evaluará tu estado hormonal. Las preguntas que el médico puede hacerte incluyen las siguientes:

  • ¿Qué síntomas vaginales tienes?
  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido estos síntomas?
  • ¿Continúas menstruando?
  • ¿Cuánto malestar te provocan los síntomas?
  • ¿Eres sexualmente activa?
  • ¿La afección restringe tu actividad sexual?
  • ¿Has recibido tratamiento contra el cáncer?
  • ¿Usas jabón perfumado o espuma de baño?
  • ¿Te haces lavados vaginales o usas aerosoles de higiene femenina?
  • ¿Qué medicamentos, vitaminas o suplementos tomas?
  • ¿Has probado con humectantes o lubricantes de venta libre?