Diagnóstico

Cuando se sospecha de depresión adolescente, el médico habitualmente realiza estos exámenes y pruebas.

  • Examen físico. El médico puede hacer un examen físico y hacer preguntas exhaustivas sobre la salud de tu hijo adolescente para determinar la posible causa de la depresión. En algunos casos, la depresión puede estar vinculada con un problema de salud no diagnosticado.
  • Análisis de laboratorio. Por ejemplo, el médico de tu hijo puede hacer una prueba de sangre llamada hemograma completo o analizar la tiroides de tu hijo para asegurarse de que esté funcionando correctamente.
  • Evaluación psicológica. Un médico o un profesional de salud mental pueden hablar con tu hijo adolescente sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, y también puede incluir un cuestionario. Esto permitirá llegar a un diagnóstico y revisar las complicaciones relacionadas.

Tipos de depresión

Los síntomas causados por la depresión mayor pueden variar de una persona a otra. A fin de aclarar el tipo de depresión que padece tu hijo adolescente, el médico puede utilizar uno o más especificadores, lo cual significa depresión con características específicas. A continuación te ofrecemos algunos ejemplos:

  • Ansiedad: depresión con inquietud inusual o preocupación por posibles eventos o pérdida del control
  • Características melancólicas: depresión grave con falta de respuesta a algo que solía causar placer y está relacionado con el despertar temprano por la mañana, empeoramiento en el estado de ánimo de la mañana, cambios importantes en los hábitos alimenticios y sentimientos de culpa, nerviosismo o lentitud
  • Características atípicas: depresión que incluye la capacidad de estar temporalmente alegre como consecuencia de eventos felices, mayor apetito, aumento excesivo de sueño, sensibilidad al rechazo y pesadez en brazos o piernas

Otros trastornos que pueden causar síntomas de depresión

Muchos otros trastornos cuyos síntomas incluyen la depresión. Un diagnóstico preciso es la clave para recibir el tratamiento adecuado. La evaluación del médico o profesional de la salud mental ayudará a determinar si los síntomas de depresión se deben a alguna de estas afecciones:

  • Trastornos bipolares 1 y 2. Estos trastornos del estado de ánimo incluyen cambios de humor caracterizados por grandes altibajos emocionales. A veces, es difícil distinguir el trastorno bipolar de la depresión.
  • Trastorno ciclotímico. El trastorno ciclotímico implica altibajos emocionales que son más leves que los que se manifiestan en el trastorno bipolar.
  • Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo. En los niños, este trastorno del estado de ánimo comprende irritabilidad e ira crónicas y graves con berrinches desmesurados y frecuentes. Por lo general, este trastorno se transforma en trastorno depresivo o de ansiedad durante la adolescencia o la adultez.
  • Trastorno depresivo persistente. Este trastorno, también conocido como distimia, es una forma de depresión menos grave, pero más crónica. Si bien no suele ser incapacitante, el trastorno depresivo persistente puede impedir que te desenvuelvas normalmente en tu rutina diaria y afectar tu capacidad de tener una vida plena.
  • Trastorno disfórico premenstrual. Incluye síntomas de depresión asociados a los cambios hormonales que comienzan una semana antes del comienzo del período menstrual y que mejoran unos pocos días después. Los síntomas son mínimos o desaparecen una vez que finaliza el período.
  • Otras causas de depresión. Entre ellas, se incluyen depresión a raíz del consumo de drogas recreativas o ilícitas, determinados medicamentos con receta médica o una afección médica.

Tratamiento

El tratamiento depende del tipo y de la gravedad de los síntomas de depresión del adolescente. Una combinación de terapia de conversación (psicoterapia) y medicamentos puede ser muy efectiva para la mayoría de los adolescentes con depresión.

Si el adolescente sufre depresión grave o corre peligro de autolesionarse, es posible que necesite una internación hospitalaria o participar en un programa de tratamiento ambulatorio hasta que mejoren sus síntomas.

A continuación, se presentan con más detalle las opciones de tratamiento para la depresión.

Medicamentos

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó 2 medicamentos para la depresión adolescente: fluoxetina (Prozac) y escitalopram (Lexapro). Habla con el médico de tu hijo sobre las opciones de medicamentos y los posibles efectos secundarios para evaluar los riesgos y los beneficios.

Alerta de la FDA

La mayoría de los antidepresivos suelen ser seguros, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) exige que todos los antidepresivos tengan una advertencia en un recuadro negro, que es la advertencia más estricta para los medicamentos recetados. Aunque es poco frecuente, es posible que algunos niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años tengan un aumento en los pensamientos o las conductas suicidas cuando toman antidepresivos, especialmente en las primeras semanas después de comenzar o cuando se cambia la dosis.

Se debe controlar atentamente a cualquier persona que toma un antidepresivo para detectar si la depresión empeora o si presenta algún comportamiento inusual, particularmente, cuando comienza a tomar un medicamento nuevo o cuando se le modifica la dosis. Si tu hijo adolescente tiene pensamientos suicidas cuando toma un antidepresivo, comunícate inmediatamente con el médico o busca ayuda de emergencia.

Para la mayoría de los adolescentes que necesitan tomar antidepresivos, los beneficios de tomarlos superan cualquier riesgo. Ten en cuenta que es más probable que los antidepresivos causen una disminución en el riesgo de suicidio a largo plazo al mejorar el estado de ánimo.

Cómo encontrar el medicamento adecuado

Cada persona es diferente, por lo que encontrar el mejor medicamento o la mejor dosis para un adolescente puede requerir un proceso de pruebas y errores. Este proceso requiere paciencia, ya que algunos medicamentos necesitan varias semanas o más para que hagan efecto por completo y para que los efectos secundarios se alivien a medida que el organismo se adapta. Anima a tu hijo a no darse por vencido.

Control de los medicamentos

Vigila de cerca la manera en que tu hijo adolescente toma los medicamentos. Para que sean eficaces, los antidepresivos tienen que tomarse de manera consistente y siguiendo la dosis recetada. La sobredosis puede ser un riesgo en adolescentes con depresión, por lo que es posible que el médico recete solo una pequeña cantidad de pastillas por vez, o recomendarte que raciones el medicamento de modo que tu hijo adolescente no tenga disponible una gran cantidad de pastillas a la vez. Una de las medidas que las familias pueden tomar para reducir el riesgo de suicidio es impedir el acceso a todas las pastillas que haya en el hogar.

Si tu hijo tiene efectos secundarios molestos, no tiene que dejar de tomar un antidepresivo sin hablarlo antes con el médico. Algunos antidepresivos pueden provocar síntomas de abstinencia a menos que se reduzca la dosis gradualmente; suspenderlo de repente puede provocar un empeoramiento repentino de la depresión.

Antidepresivos y embarazo

Si tu hija adolescente está embarazada o en período de lactancia, es posible que algunos antidepresivos representen un mayor riesgo para la salud del feto o del bebé lactante. Si tu hija adolescente está embarazada o planea quedar embarazada, asegúrate de que hable con un médico sobre los medicamentos antidepresivos y cómo manejar la depresión durante el embarazo.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada asesoramiento psicológico o terapia de conversación, es un término general para tratar la depresión en la que se habla con un profesional de salud mental sobre la depresión y otras cuestiones relacionadas. Los diferentes tipos de psicoterapia pueden resultar efectivos para la depresión, como la terapia cognitivo-conductual o la terapia interpersonal.

La psicoterapia puede realizarse de manera individual, con los miembros de la familia o en grupo. A lo largo de las sesiones regulares, su hijo podrá:

  • Aprender sobre las causas de la depresión
  • Aprender a identificar y modificar las conductas o pensamientos perjudiciales para la salud.
  • Explorar relaciones y experiencias
  • Encontrar mejores formas de enfrentar y solucionar problemas
  • Establecer objetivos realistas
  • Recuperar el sentimiento de felicidad y de control.
  • Ayudar a aliviar los síntomas de depresión, como la desesperanza y el enojo.
  • Adaptarse a una crisis u otra dificultad actual.

Hospitalización y otros programas de tratamiento

En algunos adolescentes, la depresión es tan grave que se requiere la hospitalización, especialmente si hay riesgos de que se autolesionen o lastimen a otras personas. El tratamiento psiquiátrico en un hospital puede ayudar a que el joven se sienta tranquilo y seguro hasta que mejore su capacidad de afrontar una situación difícil y se desarrolle un plan de seguridad.

Los programas de tratamiento de día también pueden ayudar. Estos programas brindan el apoyo y el asesoramiento necesarios mientras el adolescente trabaja para controlar los síntomas de depresión.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic que ensayan nuevos tratamientos, intervenciones y pruebas para prevenir, detectar, tratar o controlar esta afección.

Medicina alternativa

Asegúrate de que tú y tu hijo adolescente entiendan los riesgos y los posibles beneficios si tu hijo desea usar terapias alternativas o complementarias. No reemplaces el tratamiento médico convencional o la psicoterapia por medicinas alternativas. Cuando se trata de depresión, los tratamientos alternativos no son buenas opciones para reemplazar la atención médica.

Algunos ejemplos de técnicas que pueden ayudar a tratar la depresión incluyen:

  • Acupuntura
  • Técnicas de relajación, como respiración profunda
  • Yoga o tai chi
  • Meditación
  • Imágenes guiadas
  • Masoterapia
  • Musicoterapia o arteterapia
  • Espiritualidad

Confiar únicamente en estos métodos no suele ser suficiente para tratar la depresión. Pero sí pueden ser útiles cuando se emplean junto con los medicamentos y la psicoterapia.

Estilo de vida y remedios caseros

Tú eres el mejor defensor de tu hijo adolescente para ayudarle a tener éxito. Además del tratamiento profesional, estos son algunos pasos que pueden ser útiles para ti y tu hijo adolescente:

  • Sigue el plan de tratamiento. Asegúrate de que tu hijo adolescente asista a las citas médicas, aunque no tenga ganas de ir. Asegúrate de que tu hijo adolescente continúe tomando los medicamentos como se lo indicaron, incluso si se siente bien. Si deja de tomar los medicamentos, los síntomas de depresión pueden volver. Además, dejarlos de forma repentina puede provocar síntomas similares a la abstinencia.
  • Infórmate sobre la depresión. La educación puede empoderar a tu hijo adolescente y motivarlo a seguir con el plan de tratamiento. También te puede ayudar a ti y a otros seres queridos a saber más sobre la depresión y a comprender que es una afección tratable.
  • Motiva la comunicación con tu hijo adolescente. Habla con tu hijo adolescente sobre los cambios que estás observando y haz hincapié en tu apoyo incondicional. Crea un entorno donde tu hijo adolescente pueda compartir sus preocupaciones mientras lo escuchas.
  • Presta atención a las señales de advertencia. Trabaja con el médico o terapeuta de tu hijo adolescente para saber qué es lo que desencadena los síntomas de depresión. Haz un plan de manera que ambos sepan qué hacer si empeoran los síntomas. Pídeles a los miembros de la familia o los amigos que te ayuden a detectar los signos de advertencia.
  • Ayuda a tu hijo adolescente a adoptar hábitos saludables. Ten alimentos saludables en casa, no dejes entrar alimentos poco saludables y establece horarios regulares para las comidas. Anímalo a hacer ejercicio regularmente y hazle saber que incluso la actividad física liviana puede ayudar a reducir los síntomas de depresión. Establece un horario para apagar las luces e irse a dormir y no usar dispositivos electrónicos en la cama, lo que puede ayudar a fomentar la calidad y la cantidad de horas de sueño. Si tu hijo adolescente tiene problemas para conciliar el sueño, pídele consejos al médico.
  • Ayuda a tu hijo adolescente a evitar el consumo de alcohol y otras sustancias. Tu hijo adolescente puede sentir que el alcohol, la marihuana y otras drogas ilícitas disminuyen los síntomas de la depresión, pero a la larga los empeoran y hacen que la depresión sea más difícil de tratar. Habla con el médico o el terapeuta si tu hijo adolescente si necesita ayuda con el consumo de alcohol o sustancias.
  • Elimina o limita el acceso a elementos que tu hijo adolescente podría usar para provocarse autolesiones. Esto puede incluir retirar o proteger armas, retirar elementos punzantes, alcohol o medicamentos peligrosos de tu casa si vives con un hijo adolescente que tiene depresión.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Mostrar interés y deseos de comprender los sentimientos de tu hijo adolescente le hace saber que te importa. Es posible que no entiendas por qué tu hijo adolescente se siente desesperanzado, perdido o que ha fracasado. Escúchalo sin juzgarlo e intenta ponerte en su lugar. Ayuda a construir la autoestima de tu hijo adolescente, reconoce sus éxitos y felicítalo por sus capacidades.

Alienta a tu hijo adolescente a hacer lo siguiente:

  • Hacer y mantener amistades sanas. Las relaciones positivas pueden ayudar a aumentar la confianza de tu hijo adolescente y ayudarlo a mantenerse conectado con otras personas. Alienta a tu hijo adolescente a evitar relacionarse con personas cuyas actitudes o comportamientos podrían empeorar la depresión.
  • Hacer actividad física. Participar en deportes, actividades escolares o un trabajo puede ayudar a que se concentre en lo positivo y no en sentimientos o comportamientos negativos.
  • Pedir ayuda. Es posible que los adolescentes eviten buscar apoyo cuando la vida les resulte abrumadora. Alienta a tu hijo adolescente a hablar con un miembro de la familia u otro adulto de confianza cuando lo necesite.
  • Fijar expectativas realistas. Muchos adolescentes son muy críticos consigo mismos cuando no pueden cumplir con estándares irreales, por ejemplo, en el aspecto académico, atlético o físico. Hazle saber a tu hijo adolescente que está bien no ser perfecto.
  • Simplificar la vida. Alienta a tu hijo adolescente a elegir obligaciones y compromisos con responsabilidad y a definir objetivos razonables. Hazle saber a tu hijo adolescente que está bien hacer menos de lo esperado cuando no se siente bien.
  • Estructurar el tiempo. Ayuda a tu hijo adolescente a planificar actividades y a hacer listas o usar una agenda para organizarse. Cumplir una rutina regular puede ayudarlo a mejorar su estado de ánimo.
  • Llevar un diario personal privado. Llevar un diario personal puede ayudar a mejorar el estado de ánimo de tu hijo adolescente y permitirle expresar y trabajar el dolor, la ira, el miedo y otras emociones.
  • Conectarse con otros adolescentes con depresión. Pregúntale al médico o terapeuta si hay grupos de apoyo locales para la depresión adolescente. Existen grupos de apoyo para la depresión en línea, pero asegúrate de que sean sitios confiables, como la National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional Contra las Enfermedades Mentales) o Bipolar Support Alliance (Alianza de Apoyo para la Bipolaridad).

Preparación para la consulta

Es una buena idea estar bien preparado para tu cita médica. A continuación, encontrarás información que los ayudará a ti y a tu hijo adolescente a prepararse, junto con lo que puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

En la medida de lo posible, haz partícipe a tu hijo adolescente en los preparativos para la consulta. Luego, haz una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas que tenga tu hijo adolescente, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • La información personal esencial, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en la vida de tu hijo adolescente
  • Todos los medicamentos, vitaminas, medicamentos a base de hierbas u otros suplementos que consuma tu hijo adolescente
  • Las preguntas que tú y tu hijo adolescente quieran hacerle al médico

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿La depresión es la causa más probable de los síntomas de mi hijo adolescente?
  • ¿Hay otras causas posibles de los síntomas?
  • ¿Qué clase de pruebas necesita hacerse mi hijo adolescente?
  • ¿Qué tratamientos podrían ser los más efectivos?
  • ¿Hay efectos secundarios asociados a los medicamentos que indica?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Cómo se controla el progreso y la efectividad del tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • Mi hijo adolescente tiene otras enfermedades. ¿Pueden estar relacionadas con la depresión?
  • ¿Hay alguna restricción que mi hijo adolescente deba seguir?
  • ¿Mi hijo adolescente debe consultar a un psiquiatra u otro profesional de salud mental?
  • ¿Se puede aliviar la depresión con cambios en la dieta, ejercicios u otras áreas?
  • ¿Hay folletos o materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta durante la consulta.

Qué esperar del médico de tu hijo adolescente

Es probable que el profesional de salud mental o el médico de tu hijo adolescente le hagan una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo tus familiares o amigos empezaron a notar tus síntomas de depresión?
  • ¿Hace cuánto tiempo te sientes depresivo? En general, ¿te sientes siempre deprimido o tu estado de ánimo cambia?
  • ¿Tu estado de ánimo cambia y pasas de sentirte deprimido a sentirte extremadamente feliz y lleno de energía?
  • ¿Alguna vez tienes pensamientos suicidas cuando te sientes deprimido?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas? ¿Interfieren en tu desempeño en la escuela, tus relaciones u otras actividades cotidianas?
  • ¿Tienes familiares de sangre, como un padre o abuelo, con depresión u otro trastorno del estado de ánimo?
  • ¿Qué otras enfermedades de salud mental o física tienes?
  • ¿Consumes sustancias que alteren el estado de ánimo, como alcohol, marihuana o drogas de uso recreativo? ¿Consumes nicotina?
  • ¿Cuánto duermes de noche? ¿La cantidad de horas de sueño cambia con el tiempo?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas? ¿Existe algo que, al parecer, los empeore?
  • ¿Cómo es tu alimentación? ¿Tienes antecedentes de pérdida o aumento considerables de peso?

El médico o profesional de salud mental harán preguntas adicionales según las respuestas, síntomas y necesidades de tu hijo adolescente. Preparar y anticipar preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu consulta.

Depresión en adolescentes - atención en Mayo Clinic

May 03, 2022
  1. Depressive disorders. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5. 5th ed. American Psychiatric Association; 2013. https://dsm.psychiatryonline.org. Accessed May 4, 2021.
  2. Bipolar and related disorders. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5. 5th ed. American Psychiatric Association; 2013. https://dsm.psychiatryonline.org. Accessed May 4, 2021.
  3. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. April 9, 2021.
  4. Teen depression. National Institute of Mental Health. https://www.nimh.nih.gov/health/publications/teen-depression/. Accessed March 30, 2022.
  5. Depression in children and teens. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. https://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF-Guide/The-Depressed-Child-004.aspx. Accessed May 4, 2021.
  6. Psychotherapy for children and adolescents: Different types. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. https://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF-Guide/Psychotherapies-For-Children-And-Adolescents-086.aspx. Accessed May 4, 2021.
  7. Suicidality in children and adolescents being treated with antidepressant medications. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/drugs/postmarket-drug-safety-information-patients-and-providers/suicidality-children-and-adolescents-being-treated-antidepressant-medications. Accessed May 4, 2021.
  8. Depression medicines. U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/consumers/free-publications-women/depression-medicines. Accessed May 4, 2021.
  9. Building your resilience. American Psychological Association. https://www.apa.org/topics/resilience. Accessed May 4, 2021.
  10. Psychiatric medications for children and adolescents: Part I ― How medications are used. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. https://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF-Guide/Psychiatric-Medication-For-Children-And-Adolescents-Part-I-How-Medications-Are-Used-021.aspx. Accessed May 4, 2021.
  11. Psychiatric medications for children and adolescents: Part II ― Types of medications. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. https://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF-Guide/Psychiatric-Medication-For-Children-And-Adolescents-Part-II-Types-Of-Medications-029.aspx. Accessed May 5, 2021.
  12. Weersing VR, et al. Evidence-base update of psychosocial treatments for child and adolescent depression. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology. 2017; doi:10.1080/15374416.2016.1220310.
  13. Zuckerbrot RA, et al. Guidelines for adolescent depression in primary care (GLAD-PC): Part I. Practice preparation, identification, assessment, and initial management. Pediatrics. 2018; doi:10.1542/peds.2017-4081.
  14. Cheung AH, et al. Guidelines for adolescent depression in primary care (GLAD-PC): Part II. Treatment and ongoing management. Pediatrics. 2018; doi:10.1542/peds.2017-4082.
  15. Resilience guide for parents and teachers. American Psychological Association. https://www.apa.org/topics/resilience/guide-parents-teachers. Accessed May 4, 2021.
  16. Rice F, et al. Adolescent and adult differences in major depression symptoms profiles. Journal of Affective Disorders. 2019; doi:10.1016/j.jad.2018.09.015.
  17. Haller H, et al. Complementary therapies for clinical depression: An overview of systemic reviews. BMJ Open. 2019; doi:10.1136/bmjopen-2018-028527.
  18. Ng JY, et al. Complementary and alternative medicine recommendations for depression: A systematic review and assessment of clinical practice guidelines. BMC Complementary Medicine and Therapeutics. 2020; doi:10.1186/s12906-020-03085-1.
  19. American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Bulletin No. 92: Use of psychiatric medications during pregnancy and lactation. Obstetrics & Gynecology. 2008; doi:10.1097/AOG.0b013e31816fd910. Reaffirmed 2019.
  20. Neavin DR, et al. Treatment of major depressive disorder in pediatric populations. Diseases. 2018; doi:10.3390/diseases6020048.
  21. Vande Voort JL (expert opinion). Mayo Clinic. June 29, 2021.
  22. Safe Place: TXT 4 HELP. https://www.nationalsafeplace.org/ txt-4-help. Accessed March 30, 2022.