Discinesia tardía: cómo se trata

El tratamiento de la discinesia tardía, un trastorno del sistema nervioso que causa movimientos repetitivos e incontrolados, se basa primero en la idea de prevenir la afección.

La discinesia tardía es causada por el uso continuo de medicamentos antipsicóticos (neurolépticos) o el medicamento contra las náuseas, metoclopramida. Los médicos deben recetar estos medicamentos con precaución y vigilar con frecuencia para detectar signos de discinesia tardía.

Si comienzas a mostrar signos de la afección, tu médico debe evaluar cuidadosamente los síntomas y las opciones de tratamiento. Estos pasos proporcionan la mejor oportunidad de revertir tus síntomas, los cuales pueden llegar a ser permanentes.

Prevención de la discinesia tardía

El mejor tratamiento para la discinesia tardía es prevenirla en primer lugar. Para ayudar a prevenir la afección, el médico puede limitar el uso de los medicamentos que la causan, cuando sea posible. El médico también puede recetarte la dosis más baja posible que sea eficaz para tratar tu afección. Además, el médico podrá quitarte un medicamento, cuando sea posible, para asegurarse de que lo uses solo el tiempo realmente necesario para controlar la afección.

También es importante que el médico te controle con frecuencia para detectar signos de discinesia tardía mientras estés tomando un medicamento que puede causarla. Esto puede ayudar al médico a detectar la afección oportunamente, de manera que pueda tomar medidas para revertir los síntomas y evitar que se vuelvan permanentes.

Mientras se toman antipsicóticos o metoclopramina, también suele ser mejor evitar tomar medicamentos anticolinérgicos, que incluyen algunos antidepresivos, antihistamínicos y otros medicamentos. Esto se debe a que estos medicamentos pueden empeorar los síntomas de la discinesia tardía.

Tratamiento de la discinesia tardía

Cuando ya tienes discinesia tardía, el tratamiento puede comenzar con la suspensión de los medicamentos que están causando los síntomas. Si tus síntomas son leves y no muy molestos, este podría ser el único tratamiento necesario. Pero nunca debes dejar de tomar un medicamento antipsicótico sin consultar primero con tu médico. Cuando no es posible dejar de tomar un antipsicótico porque lo necesitas, las siguientes podrían ser opciones de tratamiento:

  • Antipsicóticos más nuevos (de segunda generación). Si actualmente estás tomando un antipsicótico más antiguo (de primera generación) y acaban de aparecer los síntomas de la discinesia tardía, tu médico puede sugerirte cambiar a un tipo más nuevo de antipsicótico, como la clozapina o la quetiapina. Es posible que los tipos más nuevos sean menos propensos a causar discinesia tardía. Sin embargo, los tipos más nuevos también tienen posibles efectos secundarios que es necesario controlar de cerca, y si tu discinesia tardía está más avanzada, es poco probable que estos nuevos medicamentos conduzcan a una mejoría significativa.
  • Medicamentos que reducen los síntomas. Ciertos fármacos llamados inhibidores del transportador vesicular de monoamina 2 pueden ayudar a aliviar los síntomas de la discinesia tardía. Los ejemplos incluyen valbenazina (Ingrezza), tetrabenazina (Xenazine) y deutetrabenazina (Austedo). Estos fármacos agotan el almacenamiento de dopamina, un mensajero químico, en el cerebro.

    Para aquellos con discinesia tardía leve que también sufren de ansiedad, las dosis bajas de benzodiazepinas, como el clonazepam (Klonopin), pueden ayudar a aliviar los síntomas.

    Y para aquellas personas cuyos movimientos anormales solo afectan una zona específica, como los músculos del cuello o de los párpados, las inyecciones de toxina botulínica (Botox) en la zona pueden ayudar a relajar los músculos.

    Otros fármacos también pueden ayudar a reducir los síntomas de la discinesia tardía leve, pero se necesita más investigación. Los ejemplos incluyen amantadina (Gocovri), vitamina B-6 y Ginkgo biloba.

  • Estimulación cerebral profunda. Este tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas de la discinesia tardía grave que no responde a otros tratamientos. La estimulación cerebral profunda comprende el implante de electrodos dentro de ciertas áreas del cerebro. Los electrodos crean impulsos eléctricos que pueden afectar a ciertas células y sustancias químicas del cerebro.

    La cantidad de estimulación en la estimulación cerebral profunda se controla mediante un dispositivo similar a un marcapasos colocado debajo de la piel en la parte superior del tórax. Un cable que se extiende por debajo de la piel conecta este dispositivo a los electrodos del cerebro.

También es importante entender que, una vez que la discinesia tardía se ha convertido en una afección permanente (crónica), es posible que el hecho de seguir tomando fármacos antipsicóticos no empeore la afección.

Comprender tus opciones

Si estás en riesgo de discinesia tardía, habla con tu médico acerca de lo que puedes hacer para prevenirla. Y si notas signos o síntomas, compártelos con tu médico de inmediato. La prevención y el tratamiento temprano son tus mejores oportunidades para revertir la discinesia tardía.

Si tu discinesia tardía está más avanzada, pero los síntomas no te molestan, es posible que no necesites tratamiento. Pero si los síntomas son molestos, el tratamiento puede ayudar a reducirlos, incluso si la afección no se puede revertir.

Sept. 14, 2019