Descripción general

La sífilis es una infección bacteriana que suele transmitirse por contacto sexual. La enfermedad comienza como una inflamación sin dolor, generalmente en los genitales, el recto o la boca. La sífilis se transmite de una persona a otra mediante el contacto de la piel o las membranas mucosas con estas inflamaciones.

Luego de la infección inicial, la bacteria de la sífilis puede permanecer latente en el cuerpo durante décadas antes de activarse de nuevo. La sífilis temprana se puede curar, en ocasiones con una sola inyección de penicilina. Sin tratamiento, la sífilis puede dañar de forma grave el corazón, el cerebro y otros órganos, puede ser potencialmente mortal y puede transmitirse de la madre al feto.

Síntomas

La sífilis se presenta en etapas y los síntomas varían según la etapa. No obstante, las etapas pueden coincidir y los síntomas no siempre suceden en el mismo orden. Es posible que tengas una infección por sífilis y no notes los síntomas durante años.

Sífilis primaria

El primer signo de la sífilis es una pequeña llaga, que se denomina «chancro». La llaga aparece en el lugar donde la bacteria ingresó al cuerpo. Si bien la mayoría de las personas infectadas por sífilis tienen solo un chancro, algunas personas presentan varios. El chancro suele aparecer alrededor de 3 semanas después de la exposición. Muchas de las personas que tienen sífilis no notan el chancro porque suele ser indoloro y puede estar oculto en la vagina o el recto. El chancro se curará solo en un período de entre 3 y 6 semanas.

Sífilis secundaria

Luego de unas pocas semanas después de que se cure el chancro, es posible que sientas una erupción cutánea que comienza en el tronco y, finalmente, cubre todo el cuerpo (incluso las palmas de las manos y las plantas de los pies). Esta erupción cutánea no suele producir picazón y puede estar acompañada por llagas que parecen verrugas en la boca y la zona genital. Algunas personas también padecen caída del cabello, dolores musculares, fiebre, dolor de garganta e hinchazón de los ganglios linfáticos. Estos signos y síntomas pueden desaparecer en pocas semanas o pueden aparecer y desaparecer de forma repetida durante hasta un año.

Sífilis latente

Si no recibes tratamiento para la sífilis, la enfermedad pasa de la etapa secundaria a la etapa latente (oculta), en la cual no tienes síntomas. La etapa latente puede durar años. Es posible que los signos y síntomas no vuelvan a presentarse nunca, o bien la enfermedad puede progresar a la tercera etapa (etapa terciaria).

Sífilis terciaria (tardía)

Entre el 15 y el 30 por ciento de las personas infectadas por sífilis que no reciben tratamiento presentarán complicaciones conocidas como sífilis terciaria (tardía). En la etapa tardía, la enfermedad puede dañar el cerebro, nervios, ojos, corazón, vasos sanguíneos, hígados, huesos y articulaciones. Estos problemas pueden ocurrir muchos años después de la infección original que no se trató.

Neurosyphilis

At any stage, syphilis can spread and, among other damage, cause damage to the brain and nervous system (neurosyphilis) and the eye (ocular syphilis).

Sífilis congénita

Los bebés de las mujeres con sífilis pueden infectarse mediante la placenta o durante el parto. La mayoría de los recién nacidos con sífilis congénita no presentan síntomas, aunque en algunos casos se puede presentar una erupción cutánea en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Los síntomas posteriores pueden comprender sordera, deformidades en los dientes y la nariz en silla de montar (cuando colapsa el puente nasal).

Cuándo consultar al médico

Consulta con un médico si tú o tu hijo presentan secreciones, llagas o erupciones cutáneas inusuales, particularmente si se producen en la zona de la ingle.

Causas

La causa de la sífilis es una bacteria llamada Treponema pallidum. La ruta más frecuente de transmisión es a través del contacto con la llaga de una persona infectada durante la actividad sexual. La bacteria ingresa a tu cuerpo a través de pequeños cortes o abrasiones en la piel o las membranas mucosas. La sífilis es contagiosa durante su estadios primario y secundario, y a veces al principio del período de latencia.

Con menos frecuencia, la sífilis se puede propagar a través de un contacto cercano y directo sin protección con una lesión activa (como durante un beso) o a través de una madre infectada a su bebé durante el embarazo o el nacimiento (sífilis congénita).

La sífilis no se puede contagiar utilizando el mismo inodoro, bañera, ropas o utensilios para comer, o por las perillas de las puertas, piscinas o jacuzzi.

Una vez curada, la sífilis no reaparece por sí sola. Sin embargo, te puedes reinfectar si tienes contacto con las llagas de sífilis de otra persona.

Factores de riesgo

Eres más propenso a contraer sífilis si:

  • Tienes sexo sin protección
  • Tienes sexo con varias personas
  • Eres un hombre que tienes sexo con hombres
  • Estás infectado con el VIH, el virus que causa el SIDA

Complicaciones

Sin tratamiento, la sífilis puede causar daños en todo el cuerpo. La sífilis también aumenta el riesgo de infección por VIH y, en las mujeres, puede provocar problemas durante el embarazo. El tratamiento puede ayudar a evitar daños futuros, pero no puede reparar ni revertir los daños que ya se produjeron.

Pequeños bultos o tumores

Estos bultos se llaman gomas y se pueden presentar en la piel, los huesos, el hígado y en cualquier otro órgano durante la etapa final de la sífilis. Las gomas suelen desaparecer luego de un tratamiento con antibióticos.

Problemas neurológicos

La sífilis puede provocar una gran cantidad de problemas en el sistema nervioso, entre ellos, los siguientes:

  • Accidente cerebrovascular
  • Meningitis
  • Pérdida de la audición
  • Problemas visuales
  • Demencia
  • Pérdida de la sensación de dolor y temperatura
  • Disfunción sexual en hombres (impotencia)
  • Incontinencia urinaria
  • Dolores fulgurantes y repentinos

Problemas cardiovasculares

Entre estos problemas se pueden incluir inflamación y aneurisma de la aorta (la arteria principal del cuerpo), así como de los demás vasos sanguíneos. La sífilis también puede dañar las válvulas cardíacas.

Infección por VIH

Los adultos con sífilis de transmisión sexual u otras úlceras genitales tienen aproximadamente entre 2 y 5 veces más probabilidades de contraer VIH. Una llaga por sífilis puede sangrar con facilidad, lo cual facilita el acceso del VIH al torrente sanguíneo durante la actividad sexual.

Complicaciones en el embarazo y el parto

Si estás embarazada, puedes transmitir la sífilis al bebé por nacer. La sífilis congénita aumenta considerablemente el riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal o muerte del neonato a los pocos días del nacimiento.

Prevención

No hay vacuna contra la sífilis. Para prevenir el contagio de sífilis, sigue estas sugerencias:

  • Abstinencia o monogamia. La única manera segura de evitar la sífilis es abstenerse de tener sexo. La siguiente mejor opción es tener sexo monogámico con una pareja que no esté infectada.
  • Uso de preservativos de látex. El uso de preservativos puede reducir el riesgo de contraer sífilis, pero solo si el preservativo cubre las úlceras de la sífilis.
  • Evitar las drogas de uso recreativo. El consumo excesivo de alcohol u otras drogas puede afectar tu buen juicio y llevarte a prácticas sexuales inseguras.

Partner notification and preventive treatment

If tests show that you have syphilis, your sex partners — including your current partners and any other partners you've had over the last three months to one year — need to be informed so that they can get tested. If they're infected, they can then be treated.

Official, confidential partner notification can help limit the spread of syphilis. The practice also steers those at risk toward counseling and the right treatment. And since you can contract syphilis more than once, partner notification reduces your risk of getting reinfected.

Análisis para detección de embarazo

Las personas se pueden infectar con sífilis y no saberlo. En vista de los efectos mortales que frecuentemente tiene la sífilis en el feto, los funcionarios de salud recomiendan que todas las mujeres embarazadas se realicen un análisis para detectar la enfermedad.