Diagnóstico

Es probable que el médico realice una exploración física y haga preguntas sobre los síntomas, la exposición a los rayos UV y los antecedentes de quemaduras de sol.

Si presentas una quemadura de sol o una reacción cutánea después de exposiciones relativamente menores a la luz solar, el médico puede recomendar la realización de fotopruebas. Durante las fotopruebas, pequeñas zonas de la piel están expuestas a cantidades medidas de luz UVA y UVB para tratar de reproducir el problema. Si la piel reacciona a la radiación UV, se considerará que eres sensible a la luz solar (fotosensible).

Tratamiento

Si tienes una quemadura solar, es posible que la gravedad de la quemadura tarde dos días en volverse evidente, y que la piel tarde varios días más en comenzar a sanar. El tratamiento para la quemadura de sol no cura la piel, pero puede reducir el dolor, la hinchazón y el malestar. Si los cuidados en el hogar no ayudan o la quemadura solar es muy grave, el médico puede ofrecerte un tratamiento para aliviar el dolor o prevenir una infección.

Estilo de vida y remedios caseros

Una vez que se produce la quemadura de sol, no puedes hacer mucho para limitar el daño en la piel. Pero los siguientes consejos pueden reducir el dolor y el malestar:

  • Toma un analgésico. Si es necesario, un analgésico de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve), puede ayudar a controlar el dolor y la inflamación de las quemaduras de sol, especialmente, si lo tomas poco después de haber estado expuesto al sol. Se pueden aplicar en la piel algunos tipos de analgésicos como geles.
  • Refresca la piel. Aplica una compresa sobre la piel afectada, como una toalla humedecida con agua corriente fría. O toma un baño o ducha frescos.
  • Aplica un humectante. Una loción o un gel de aloe vera pueden proporcionar alivio.
  • No revientes las ampollas pequeñas (no más grandes que la uña del dedo meñique). Si se revienta una ampolla, limpia la zona con cuidado con un jabón suave y agua, aplica un ungüento antibiótico y tápala con una venda de gasa antiadherente.
  • Trata la piel escamosa suavemente. A los pocos días, la zona afectada puede comenzar a desprenderse. Esta es la manera que tiene el cuerpo de deshacerse de la capa superior de piel dañada. Mientras la piel se esté desprendiendo, continúa humectándola.
  • Protege la quemadura de sol de una mayor exposición al sol. Mantente alejado del sol o protégete de la luz solar cuando estés al aire libre.
  • Evita la aplicación de productos cuyos nombres terminan en «-caína», como benzocaína. Estas cremas pueden irritar la piel o provocar una reacción alérgica. La benzocaína se ha relacionado con una enfermedad poco frecuente, pero potencialmente mortal, que disminuye la cantidad de oxígeno que puede transportar la sangre (metahemoglobinemia).

No utilices benzocaína en niños menores de 2 años sin la supervisión de un profesional de cuidado de la salud. Si eres adulto, nunca utilices más de la dosis recomendada y considera hablar con el médico antes de usarla.

Preparación para la consulta

La mayoría de las quemaduras solares se curan bien solas. Pero es aconsejable que busques tratamiento si tienes quemaduras solares graves o repetidas. Es probable que consultes primero con tu médico de atención primaria. Antes de acudir a la consulta, enumera todos los medicamentos que estés tomando, entre ellos las vitaminas, las hierbas y los medicamentos de venta libre. Algunos medicamentos aumentan la sensibilidad a la luz ultravioleta.

Las preguntas para hacerle al médico sobre las quemaduras solares son:

  • ¿Puedo usar medicamentos de venta libre para tratar la afección o necesito una receta?
  • ¿Cuánto tiempo después de iniciar el tratamiento notaré una mejoría?
  • ¿Qué rutinas para el cuidado de la piel me recomiendas mientras se cura la quemadura solar?
  • ¿Qué cambios sospechosos en la piel podría detectar?

Si tu quemadura solar es grave o si el médico nota alguna anomalía en la piel, es posible que te derive a un médico que se especialice en trastornos de la piel (dermatólogo).