Descripción general

La apnea del sueño es un trastorno del sueño potencialmente grave, en el cual la respiración se detiene y recomienza repetidas veces. Es posible que padezcas apnea del sueño si roncas sonoramente y que te sientas cansado inclusive después de una noche completa de sueño.

Los principales tipos de apnea del sueño son los siguientes:

  • Apnea obstructiva del sueño, la forma más común, que ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan.
  • Apnea central del sueño, que ocurre cuando el cerebro no envía señales correctas a los músculos que controlan la respiración.
  • Síndrome de apnea compleja del sueño, también denominado «apnea central del sueño emergente», que ocurre cuando alguien padece apnea obstructiva del sueño y apnea central del sueño.

Si piensas que puedes padecer cualquier tipo de apnea del sueño, visita a tu médico. El tratamiento puede ayudarte a aliviar tus síntomas y a prevenir problemas cardíacos y otras complicaciones.

Síntomas

Los signos y síntomas de la apnea obstructiva y la apnea central del sueño coinciden, con lo que a veces es más difícil determinar el tipo de apnea. Algunos de los signos y síntomas más frecuentes de la apnea obstructiva y la apnea central del sueño son:

  • Ronquidos fuertes, que, por lo general, son más prominentes en la apnea obstructiva del sueño
  • Episodios de cesación de la respiración durante el sueño que atestigua otra persona
  • Despertares abruptos acompañados de falta de aire, lo que probablemente indique apnea central del sueño
  • Despertarse con la boca seca o con dolor de garganta
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Dificultad para permanecer dormido (insomnio)
  • Somnolencia diurna excesiva (hipersomnia)
  • Problemas de atención
  • Irritabilidad

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si sientes lo siguiente o si lo nota tu pareja:

  • Ronquidos suficientemente fuertes como para interrumpir el sueño de otros o el tuyo
  • Falta de aire, jadeos o ahogamiento que te despiertan
  • Pausas intermitentes en la respiración durante el sueño
  • Somnolencia excesiva en el día que puede causar que te quedes dormido en el trabajo, viendo televisión o incluso manejando

Muchas personas no creen que roncar sea signo de algo que pueda ser grave, y no todos los que tienen apnea del sueño roncan. Pero asegúrate de hablar con el médico si tienes ronquidos fuertes, sobre todo, si se interrumpen por períodos de silencio.

Pregúntale al médico acerca de cualquier problema del sueño que te deje fatigado, somnoliento e irritable de manera crónica. La somnolencia excesiva durante el día (hipersomnia) puede deberse a apnea del sueño o a otros trastornos, como la narcolepsia.

Causas

Causas de la apnea obstructiva del sueño

La apnea obstructiva del sueño se produce cuando los músculos de la parte posterior de la garganta se relajan. Estos músculos sostienen el paladar blando, la pieza de tejido que cuelga del paladar blando (úvula), las amígdalas, las paredes laterales de la garganta y la lengua.

Cuando los músculos se relajan, las vías respiratorias se reducen o cierran cuando inspiras, y no puedes realizar inspiraciones adecuadas. Esto puede disminuir tu nivel de oxígeno en sangre.

El cerebro detecta esta imposibilidad de respirar y te despierta durante un breve tiempo para que puedas volver a abrir las vías respiratorias. Este despertar es por lo general tan breve que ni te acuerdas.

Es posible que produzcas un sonido de ronquido, atragantamiento o asfixia. Este patrón se puede repetir de 5 a 30 veces o más por hora durante toda la noche. Estas interrupciones afectan tu capacidad de alcanzar las fases de sueño profundas y relajadas deseadas, y es probable que tengas sueño durante las horas en las que estás despierto.

Es posible que las personas que padecen apnea obstructiva del sueño no sepan que su sueño se interrumpió. De hecho, algunas personas con este tipo de apnea del sueño creen que duermen bien toda la noche.

Causas de la apnea central del sueño

La apnea central del sueño es una forma menos frecuente de apnea del sueño, que se produce cuando el cerebro no transmite las señales a los músculos de la respiración. Esto significa que no haces esfuerzo para respirar durante un período breve de tiempo. Es posible que te despiertes con falta de aire o que te cueste volver a dormir o seguir durmiendo.

Factores de riesgo

La apnea del sueño puede afectar a cualquiera, inclusive a los niños. Pero determinados factores afectan el riesgo de padecer apnea del sueño:

Apnea obstructiva del sueño

  • Sobrepeso. Los obesos tienen cuatro veces más riesgo de padecer apnea del sueño que las personas con un peso normal. Los depósitos de grasa alrededor de las vías respiratorias superiores pueden obstruir la respiración. Pero no todas las personas que padecen apnea del sueño tienen sobrepeso.
  • Circunferencia del cuello. Las personas con cuellos más gruesos tienen vías respiratorias más estrechas. En el caso de los hombres, el riesgo aumenta si la circunferencia del cuello es de 17 pulgadas (43 centímetros) o más. En el caso de las mujeres, el riesgo aumenta si la circunferencia del cuello es de 15 pulgadas (38 centímetros) o más.
  • Vías respiratorias estrechas. Puedes haber heredado una garganta naturalmente estrecha. O las amígdalas o adenoides pueden haberse agrandado y bloquear las vías respiratorias, especialmente en el caso de niños con apnea del sueño.
  • Ser hombre. Los hombres son dos veces más propensos a tener apnea del sueño. Sin embargo, el riesgo aumenta en las mujeres con sobrepeso, y pareciera que el riesgo también aumenta después de la menopausia.
  • Ser mayor. La apnea del sueño ocurre con mucha más frecuencia en adultos mayores.
  • Antecedentes familiares. Si tienes familiares que padecen apnea del sueño, puedes tener un mayor riesgo.
  • Consumo de alcohol, sedantes o tranquilizantes. Estas sustancias relajan los músculos de la garganta.
  • Fumar. Los fumadores tienen tres veces más posibilidades de padecer apnea obstructiva del sueño que las personas que nunca fumaron. El tabaquismo puede aumentar la inflamación y la retención de líquidos en las vías respiratorias superiores. Es probable que este riesgo disminuya al dejar de fumar.
  • Congestión nasal. Si tienes dificultad para respirar a través de la nariz, ya sea a causa de un problema anatómico o por alergias, eres más propenso a padecer apnea obstructiva del sueño.

Apnea central del sueño

  • Ser mayor. Las personas de mediana edad o los adultos mayores tienen un riesgo más alto de padecer apnea central del sueño.
  • Trastornos cardíacos. Las personas que sufren de insuficiencia cardíaca congestiva tienen más riesgo de padecer apnea central del sueño.
  • Usar analgésicos narcóticos. Los medicamentos opioides, especialmente los de acción prolongada como la metadona, aumentan el riesgo de apnea central del sueño.
  • Accidente cerebrovascular. Las personas que sufrieron un accidente cerebrovascular tienen más riesgo de padecer apnea central del sueño o apnea central del sueño emergente.

Complicaciones

La apnea del sueño es considerada un trastorno médico grave. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Fatiga diaria. El despertar repetido vinculado a la apnea del sueño imposibilita un sueño normal y reparador. Las personas que sufren de apnea del sueño experimentan somnolencia diaria, fatiga e irritabilidad graves.

    Puedes tener dificultad para concentrarte y dormirte en el trabajo, mientras miras televisión o hasta mientras conduces. Las personas con apnea del sueño tienen mayor riesgo de sufrir accidentes automovilísticos o en el lugar de trabajo.

    También puedes estar irascible, de humor cambiante o deprimido. Es posible que los niños y adolescentes con apnea del sueño tengan un bajo desempeño escolar o problemas de conducta.

  • Presión arterial alta o problemas cardíacos. El súbito descenso de los niveles de oxígeno en la sangre que ocurre durante la apnea del sueño aumenta la presión arterial y sobrecarga el aparato cardiovascular. Si sufres de apnea obstructiva del sueño, tu riesgo de presión arterial alta (hipertensión) es mayor.

    La apnea obstructiva del sueño puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco recurrente, y de latidos anormales del corazón, como la fibrilación auricular. La apnea obstructiva del sueño también incrementa el riesgo de accidente cerebrovascular. Si hay una enfermedad cardíaca no diagnosticada, estos múltiples episodios de oxígeno bajo en sangre (hipoxia e hipoxemia) pueden provocar la muerte súbita a causa de un latido irregular del corazón.

  • Diabetes tipo 2. Las personas que padecen apnea del sueño son más propensas a desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 en comparación con las personas que no padecen el trastorno.
  • Síndrome metabólico. Este trastorno es un conjunto de otros factores de riesgo vinculados a un alto riesgo de enfermedad cardíaca. Los trastornos que constituyen el síndrome metabólico incluyen presión arterial alta, colesterol anormal, exceso de azúcar en sangre y aumento de la circunferencia de la cintura.
  • Complicaciones con medicamentos y cirugía. La apnea obstructiva del sueño también plantea problemas con determinados medicamentos y anestesia general. Es más probable que las personas que padecen apnea del sueño tengan complicaciones después de una cirugía mayor porque son propensas a los problemas respiratorios, especialmente cuando están sedadas y acostadas sobre la espalda. Antes de una cirugía, dile a tu médico que padeces apnea del sueño y cómo la tratas.
  • Problemas hepáticos. Es más probable que las personas que padecen apnea del sueño obtengan resultados anormales en sus exámenes de función hepática, y sus hígados son más propensos a mostrar señales de cirrosis. Esta es una enfermedad conocida como «enfermedad por hígado graso no alcohólico» (esteatosis hepática no alcohólica).
  • Privación del sueño en los compañeros de cama. Los ronquidos fuertes pueden impedir el descanso a las personas que te rodean, y, a la larga, perjudicar tus relaciones. Con frecuencia, las parejas de las personas que roncan se van a otra habitación, o incluso a otro piso de la casa, para poder dormir. Muchos compañeros de cama de personas que roncan también pueden padecer la falta de sueño.

Feb. 24, 2018
References
  1. Longo DL, et al., eds. Sleep apnea. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://accessmedicine.com. Accessed May 20, 2015.
  2. Ferri FF. Sleep apnea, obstructive. In: Ferri's Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  3. What is sleep apnea? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/sleepapnea/. Accessed May 22, 2015.
  4. Selim BJ, et al. Central sleep apnea — The complex sleep apnea syndrome. Sleep Medicine Clinic. 2014;9:37.
  5. Bonow RO, et al. Sleep apnea and cardiovascular disease. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  6. Strohl KP. Overview of obstructive sleep apnea in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 19, 2015.
  7. Kryger MH, et al. Sleep breathing disorders. In: Principles and Practice of Sleep Medicine. 5th ed. St. Louis, Mo.: Elsevier Saunders; 2011. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  8. Adult obstructive sleep apnoea. The Lancet. 2014;383:736.
  9. Schiza SE, et al. Expiratory positive airway pressure (EPAP) nasal device therapy: A welcome addition to obstructive sleep apnea syndrome therapy. Sleep and Breathing. In press.
  10. Kryger MH. Management of obstructive sleep apnea in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 22, 2015.
  11. Selim BJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 26, 2015.