Descripción general

El síndrome de Sheehan es una afección que afecta a las mujeres que pierden una cantidad de sangre potencialmente mortal durante el parto o que tienen presión arterial baja grave durante o después del parto, lo cual puede privar al cuerpo de oxígeno. Esta falta de oxígeno que causa daño a la glándula pituitaria se conoce como síndrome de Sheehan.

El síndrome de Sheehan hace que la glándula pituitaria no produzca suficientes hormonas pituitarias (hipopituitarismo). También llamado hipopituitarismo postparto, el síndrome de Sheehan es poco frecuente en los países industrializados, principalmente porque la atención durante el embarazo y el parto es mejor que en los países en desarrollo.

El tratamiento del síndrome de Sheehan incluye terapia de reposición hormonal de por vida.

Síntomas

Los signos y síntomas del síndrome de Sheehan suelen aparecer lentamente, después de un período de meses o años. Pero a veces los problemas aparecen de inmediato, como la incapacidad de amamantar.

Los signos y síntomas del síndrome de Sheehan ocurren debido a que la cantidad de hormonas que produce la glándula pituitaria es demasiado pequeña. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Dificultad para amamantar o incapacidad para hacerlo
  • Ausencia de períodos menstruales o menstruación poco frecuente
  • Incapacidad para volver a crecer vello púbico rasurado
  • Función mental lenta, aumento de peso y dificultad para mantenerse caliente como resultado de una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Presión arterial baja
  • Nivel bajo de glucosa sanguínea
  • Fatiga
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Encogimiento de mamas

Para muchas mujeres, se cree que los síntomas del síndrome de Sheehan son causados por otras cosas. La fatiga, por ejemplo, es comúnmente experimentada por las nuevas madres. Es posible que no te des cuenta de que tienes el síndrome de Sheehan hasta que necesites tratamiento para la insuficiencia tiroidea o suprarrenal.

También es posible permanecer relativamente libre de síntomas si tienes el síndrome de Sheehan, en función de la extensión del daño a la glándula pituitaria. Algunas mujeres viven durante años sin saber que su glándula pituitaria no está funcionando correctamente. Pero luego un factor de estrés físico extremo, como una infección grave o una cirugía, se desencadena una crisis suprarrenal, una afección grave en la que las glándulas suprarrenales producen muy poco de la hormona cortisol.

Causas

El síndrome de Sheehan se produce debido a una pérdida de sangre grave o a presión arterial extremadamente baja durante la labor de parto o después de esta. Estos factores pueden ser especialmente dañinos para la glándula pituitaria, que se agranda durante el embarazo, y pueden destruir los tejidos que producen hormonas, lo que impide el correcto funcionamiento de la glándula.

Las hormonas hipofisarias regulan el resto de su sistema endocrino y les ordenan a otras glándulas que aumenten o disminuyan la producción de hormonas que controlan el metabolismo, la fertilidad, la presión arterial, la producción de leche materna y muchos otros procesos vitales. La falta de cualquiera de estas hormonas puede causar problemas en todo el cuerpo.

Las hormonas de la parte frontal de la hipófisis incluyen:

  • Hormona del crecimiento (GH, por sus siglas en inglés). Esta hormona controla el crecimiento de los huesos y de los tejidos, y mantiene el equilibrio correcto entre los tejidos musculares y los tejidos grasos.
  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH). Esta hormona estimula tu glándula tiroides para que produzca las hormonas claves que regulan tu metabolismo. La deficiencia de hormona estimulante de la tiroides da como resultado una glándula tiroidea de baja actividad (hipotiroidismo).
  • Hormona luteinizante (LH). En las mujeres, la hormona luteinizante regula el estrógeno.
  • Hormona foliculoestimulante (FSH). Al trabajar con la hormona luteinizante, la hormona foliculoestimulante ayuda a estimular el desarrollo del óvulo y la ovulación en las mujeres.
  • Hormona adrenocorticotrófica (ACTH). Esta hormona estimula tus glándulas suprarrenales para que produzcan cortisol y otras hormonas. El cortisol ayuda a tu cuerpo a enfrentar el estrés e influye en muchas funciones del cuerpo, incluso presión arterial, funcionamiento del corazón y sistema inmunitario.

    Un nivel bajo de hormonas suprarrenales causado por el daño a la hipófisis se llama insuficiencia suprarrenal secundaria.

  • Prolactina. Esta hormona regula el desarrollo de las mamas en las mujeres, así como también la producción de leche materna.

Factores de riesgo

Cualquier afección que aumente la posibilidad de pérdida de sangre grave (hemorragia) o presión arterial baja durante el parto, como tener un embarazo múltiple o tener un problema con la placenta, puede aumentar el riesgo de síndrome de Sheehan.

Sin embargo, la hemorragia es una complicación poco frecuente en el parto, y el síndrome de Sheehan es aún menos común. Ambos riesgos se reducen en gran medida con el cuidado y la supervisión adecuados durante el trabajo de parto y el parto.

Complicaciones

Debido a que las hormonas de la hipófisis controlan muchos aspectos de su metabolismo, el síndrome de Sheehan puede causar muchos problemas, incluidos:

  • Crisis suprarrenal, una afección grave en la cual las glándulas suprarrenales producen muy poco de la hormona cortisol
  • Presión arterial baja
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Irregularidades menstruales

Crisis suprarrenal: situación que puede poner en riesgo la vida

La complicación más grave es la crisis suprarrenal, un estado repentino y potencialmente mortal que puede llevar a una presión arterial extremadamente baja, shock, coma y muerte.

Por lo general, la crisis suprarrenal ocurre cuando tu cuerpo está bajo mucho estrés, como durante una cirugía o una enfermedad grave, y las glándulas suprarrenales producen muy poco de una poderosa hormona del estrés (cortisol).

Debido a las consecuencias potencialmente graves de la insuficiencia suprarrenal, es probable que tu médico te recomiende que uses un brazalete de alerta médica.

March 03, 2020
  1. DeCherney AH, et al., eds. Thyroid & other endocrine disorders during pregnancy. In: Current Diagnosis & Treatment: Obstetrics & Gynecology. 12th ed. McGraw-Hill Education; 2019. https://www.accessmedicine.com. Accessed Oct. 7, 2019.
  2. Snyder PJ. Causes of hypopituitarism. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2019.
  3. AskMayoExpert. Hypopituitarism. Mayo Clinic; 2018.
  4. Pituitary gland. Hormone Health Network. https://www.hormone.org/your-health-and-hormones/glands-and-hormones-a-to-z/glands/pituitary-gland. Accessed Oct. 7, 2019.
  5. Ferri FF. Sheehan syndrome. In: Ferri's Clinical Advisor 2020. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Oct. 7, 2019.
  6. Sheehan syndrome. Genetic and Rare Diseases Information Center. https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/7630/sheehan-syndrome. Accessed Oct. 7, 2019.
  7. Belfort MA. Overview of postpartum hemorrhage. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 8, 2019.
  8. Snyder PJ. Treatment of hypopituitarism. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 7, 2019.
  9. American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Bulletin No. 556: Postmenopausal estrogen therapy: Route of administration and risk of venous thromboembolism. Obstetrics & Gynecology, 2013: doi:10.1097/01.AOG.0000428645.90795.d9. Reaffirmed 2019.
  10. Karaca Z, et al. Sheehan syndrome. Nature Reviews: Disease Primers. 2016; doi:10.1038/nrdp.2016.92.