Descripción general

Los quistes epidermoides son pequeños bultos no cancerosos debajo de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte de la piel, pero son más frecuentes en el rostro, el cuello y el tronco.

Los quistes epidermoides crecen lentamente y, a menudo, son indoloros, por lo que rara vez causan problemas o necesitan tratamiento. Si el aspecto del quiste te molesta, o si es doloroso, se rompe o se infecta, puedes pedirle al médico que te lo extirpe.

Muchas personas llaman «quistes sebáceos» a los quistes epidermoides, pero son diferentes. Los verdaderos quistes sebáceos son menos frecuentes. Surgen de las glándulas que segregan materia grasa que lubrica el cabello y la piel (glándulas sebáceas).

Síntomas

Los signos y síntomas de los quistes epidermoides comprenden los siguientes:

  • Un bulto pequeño y redondo debajo de la piel; por lo general, en el rostro, el cuello o el tronco
  • Una pequeña espinilla negra que tapona la abertura central del quiste
  • Una sustancia espesa, de color amarillo y con mal olor que, a veces, drena del quiste
  • Enrojecimiento, inflamación y sensibilidad en la zona, si el quiste está inflamado o infectado

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los quistes epidermoides no causa problemas ni necesita tratamiento. Consulta con el médico si tienes uno o más con las siguientes características:

  • Crece rápidamente
  • Se rompe, comienza a doler o se infecta
  • Se produce en un lugar que está constantemente irritado
  • Te molesta por cuestiones estéticas
  • Se encuentra en una ubicación inusual, como en un dedo de las manos o los pies

Causas

La superficie de la piel (epidermis) está compuesta de una delgada capa protectora de células que el cuerpo reemplaza continuamente. La mayoría de los quistes epidermoides se forman cuando estas células se desplazan más profundamente dentro de la piel y se multiplican en lugar de desprenderse. Algunas veces, se forman quistes debido a una irritación o lesión de la piel o de la parte más superficial de un folículo piloso.

Las células epidérmicas forman las paredes del quiste y luego secretan la proteína queratina hacia el interior. La queratina es una sustancia espesa de color amarillo que a veces drena del quiste. Este crecimiento anormal de las células puede deberse al daño de un folículo piloso o de una glándula sebácea en la piel.

Muchas personas llaman «quistes sebáceos» a los quistes epidermoides, pero son diferentes. Los verdaderos quistes sebáceos son menos frecuentes. Surgen de las glándulas que segregan materia grasa que lubrica el cabello y la piel (glándulas sebáceas).

Factores de riesgo

Casi cualquier persona puede presentar uno o más quistes epidermoides, pero los siguientes factores te hacen más propenso a ellos:

  • Haber pasado la pubertad
  • Tener determinados trastornos genéticos poco frecuentes
  • Lastimarse la piel

Complicaciones

Algunas de las posibles complicaciones de los quistes epidermoides son:

  • Inflamación. Un quiste epidermoide puede volverse doloroso al tacto e hincharse, incluso si no está infectado. Un quiste inflamado es difícil de extirpar. Es probable que el médico posponga la extirpación hasta que la inflamación disminuya.
  • Rotura. La rotura de un quiste conduce, frecuentemente, a una infección tipo forúnculo que requiere un tratamiento rápido.
  • Infección. Los quistes pueden infectarse y ser dolorosos (abscesos).
  • Cáncer de piel. En casos muy excepcionales, los quistes epidermoides pueden conducir al cáncer de piel.

Sept. 21, 2018
References
  1. Goldstein BG, et al. Overview of benign lesions of the skin (Descripción general de las lesiones benignas de la piel). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 3 de abril de 2017.
  2. Goldsmith LA, et al., eds. Benign epithelial tumors, hamartomas and hyperplasias (Tumores epiteliales benignos, hamartomas e hiperplasias). En: Fitzpatrick’s Dermatology in General Medicine (Dermatología en medicina general de Fitzpatrick). 8.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 3 de abril de 2017.
  3. Bolognia JL, et al., eds. Quistes. En: Dermatology (Dermatología). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 3 de abril de 2017.
  4. Higgins JC, et al. Diagnosing common benign skin tumors (Diagnóstico de tumores de la piel benignos frecuentes). American Family Physician (Revista de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia). 2015;92:601.
  5. Gibson LE (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 7 de mayo de 2017.