Diagnóstico

Durante el examen físico, el médico:

  • Examinará el estado de la garganta, las amígdalas y la lengua del niño.
  • Palpará el cuello del niño para determinar si los ganglios linfáticos aumentaron de tamaño.
  • Evaluará la apariencia y textura del sarpullido.

Exudado faríngeo

Si el médico sospecha que el estreptococo es la causa de la enfermedad de tu hijo, también le pasará un hisopo por las amígdalas y la parte posterior de la garganta para recolectar material que podría contener la bacteria estreptococo.

Las pruebas para detectar la bacteria estreptococo son importantes porque varias enfermedades pueden causar los signos y síntomas de la escarlatina, y estas enfermedades podrían requerir tratamientos diferentes. Si no se encuentra la bacteria estreptococo, algún otro factor está causando la enfermedad.

Tratamiento

Si tu hijo padece escarlatina, el médico le recetará un antibiótico. Asegúrate de que tu hijo termine el ciclo completo de medicamentos. Si no sigue las pautas de tratamiento, es posible que no se elimine la infección por completo y aumente el riesgo de que se presenten complicaciones.

Tu hijo puede regresar a la escuela siempre y cuando haya tomado los antibióticos durante al menos 24 horas y ya no tenga fiebre.

Estilo de vida y remedios caseros

Puedes tomar ciertas medidas para reducir el malestar y el dolor de tu hijo.

  • Trata la fiebre y el dolor. Usa ibuprofeno (Advil, Children's Motrin u otros) o acetaminofeno (Tylenol u otros) para controlar la fiebre y disminuir el dolor de garganta.
  • Proporciona los líquidos adecuados. Trata de que tu hijo beba mucha agua para mantener su garganta hidratada y evitar la deshidratación.
  • Prepara gárgaras con agua con sal. Si tu hijo puede hacer gárgaras con agua, dale agua con sal para que haga gárgaras y que luego la escupa. Esto puede aliviar el dolor de garganta.
  • Humidifica el aire. Usa un humidificador de vapor frío para eliminar el aire seco que puede irritar más la garganta dolorida.
  • Ofrece pastillas para la garganta. Los niños mayores de 4 años pueden chuparlas para aliviar el dolor de garganta.
  • Facilita alimentos reconfortantes. Los líquidos tibios, como la sopa, y refrigerios fríos, como paletas de helado, pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Evita los irritantes. Mantén tu hogar sin humo de cigarrillo y productos de limpieza que puedan irritar la garganta.

Preparación para la consulta

En primera instancia, es probable que tengas que realizar una consulta con el médico familiar o el pediatra de tu hijo. No obstante, si tu hijo tiene alguno de los siguientes síntomas es probable que te recomienden buscar atención médica de urgencia cuando llames para pedir una consulta:

  • Fiebre alta
  • Dolor de garganta grave con dificultad para tragar
  • Dolor abdominal intenso o vómitos
  • Dolor de cabeza intenso

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, podría ser conveniente elaborar una lista de preguntas para hacerle al médico.

  • Una vez que mi hijo comience el tratamiento, ¿en cuánto tiempo se sentirá mejor?
  • ¿Corre mi hijo riesgo de complicaciones a largo plazo relacionadas con la escarlatina?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a aliviar la piel de mi hijo mientras se cura?
  • ¿Cuándo puede mi hijo volver a la escuela?
  • ¿Mi hijo puede contagiar? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de que mi hijo contagie la enfermedad a otras personas?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que está recetando? ¿Qué sucede si mi hijo es alérgico a la penicilina?

Además de las preguntas que preparaste para formularle al médico, no dudes en hacer preguntas durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzó tu hijo a tener los síntomas?
  • ¿Tu hijo tiene dolor de garganta o dificultad para tragar?
  • ¿Tu hijo tuvo fiebre? ¿Qué tan alta fue la fiebre y cuánto tiempo duró?
  • ¿Tu hijo tuvo dolor abdominal o vómitos?
  • ¿Tu hijo ha estado comiendo adecuadamente?
  • ¿Tu hijo ha dicho que siente dolor de cabeza?
  • ¿Tu hijo tuvo una infección por estreptococos reciente?
  • ¿Tu hijo estuvo expuesto recientemente a una persona con infección por estreptococos?
  • ¿A tu hijo le han diagnosticado otros trastornos médicos?
  • ¿Tu hijo está tomando actualmente alguna medicación?
  • ¿Tu hijo tiene alergia a alguna medicación?
Jan. 15, 2019
References
  1. Ferri FF. Scarlet fever. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 13, 2017.
  2. Scarlet fever: A group A streptococcal infection. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/Features/ScarletFever/. Accessed Nov. 13, 2017.
  3. Steer A, et al. Acute rheumatic fever: Epidemiology and pathogenesis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Nov. 13, 2017.
  4. Van Driel ML, et al. Different antibiotic treatments for group A streptococcal pharyngitis. Cochrane Database of Systematic Reviews. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD004406.pub4/full. Accessed Nov. 13, 2017.
  5. Symptom relief. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/antibiotic-use/community/for-patients/symptom-relief.html. Accessed Nov. 13, 2017.