Descripción general

La fiebre Q es una infección causada por la bacteria Coxiella burnetii. La fiebre Q suele ser una enfermedad leve con síntomas similares a los de la influenza. Muchas personas no tienen ningún síntoma. En un porcentaje pequeño de personas, la infección puede volver a aparecer años después. Esta forma más mortífera de fiebre Q puede dañar el corazón, el hígado, el cerebro y los pulmones.

La fiebre Q se transmite a los humanos a través de los animales; generalmente, ovejas, cabras y ganado vacuno. Al inhalar partículas de polvo del corral contaminado por animales infectados puedes contagiarte. Algunas profesiones riesgosas son la ganadería, la medicina veterinaria y la investigación en animales.

Los casos leves de fiebre Q desaparecen rápidamente con un tratamiento de antibióticos. Sin embargo, si la fiebre Q reaparece, es posible que debas tomas antibióticos durante al menos 18 meses.

Síntomas

Muchas personas infectadas con fiebre Q nunca presentan síntomas. Si tienes síntomas, es probable que se manifiesten entre tres y 30 días después de la exposición a las bacterias. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Fiebre alta, hasta 105 °F (41 °C)
  • Dolor de cabeza intenso
  • Fatiga
  • Escalofríos
  • Tos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sensibilidad a la luz

Causas

La fiebre Q es causada por la bacteria Coxiella burnetii, que comúnmente se encuentra en ovejas, cabras y ganado bovino. La bacteria también puede infectar a las mascotas, como los gatos, los perros y los conejos.

Estos animales contagian la bacteria a través de la orina, las heces, la leche y los productos del nacimiento, como la placenta y el líquido amniótico. Cuando estas sustancias se secan, las bacterias que contienen pasan a formar parte del polvo del corral suspendido en el aire. La infección generalmente se transmite a los humanos a través de los pulmones, cuando inhalan el polvo del corral contaminado.

Factores de riesgo

Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de infectarse con la bacteria de la fiebre Q, entre ellos:

  • Profesión. Ciertas profesiones suponen un riesgo mayor porque las personas están expuestas a animales y productos derivados de animales como parte de su trabajo. Entre las profesiones en riesgo, se encuentran la medicina veterinaria, el procesamiento de carnes, la cría de ganado y la investigación en animales.
  • Ubicación. El solo hecho de estar cerca de una granja o una instalación agrícola puede suponer un riesgo mayor de contraer fiebre Q, porque las bacterias pueden atravesar grandes distancias junto con las partículas de polvo en el aire.
  • Sexo. Los hombres son más propensos a contraer fiebre Q aguda sintomática.
  • Época del año. La fiebre Q puede presentarse en cualquier época del año, pero la cantidad de infecciones generalmente alcanza su punto máximo en abril y mayo en los Estados Unidos.

Factores de riesgo de fiebre Q crónica

El riesgo de contraer, tarde o temprano, la forma más mortal de la fiebre Q es mayor en las personas que tienen:

  • Enfermedad de las válvulas cardíacas
  • Anomalías en los vasos sanguíneos
  • Sistemas inmunitarios debilitados
  • Alteración de la función renal

Complicaciones

Una reaparición de la fiebre Q puede afectar el corazón, el hígado, los pulmones y el cerebro, y dar lugar a complicaciones graves, tales como:

  • Endocarditis. Esta inflamación de la membrana interior del corazón puede dañar gravemente las válvulas cardíacas. La endocarditis es la más mortal de las complicaciones de la fiebre Q.
  • Problemas pulmonares. Algunas personas que tienen fiebre Q contraen neumonía. Esto puede ocasionar dificultad respiratoria aguda, una emergencia médica en la que no recibes suficiente oxígeno.
  • Problemas del embarazo. La fiebre Q crónica aumenta el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer, parto prematuro y muerte fetal.
  • Daño hepático. Algunas personas que tienen fiebre Q contraen hepatitis, una inflamación del hígado que interfiere en su función.
  • Meningitis. La fiebre Q puede causar meningitis, inflamación de la membrana que rodea el cerebro y la médula espinal.

Prevención

Se elaboró una vacuna contra la fiebre Q en Australia para las personas que tienen empleos de alto riesgo, pero no está disponible en los Estados Unidos.

Ya sea que presentes alto riesgo de contraer fiebre Q o no, es importante consumir solo leche pasteurizada y productos lácteos pasteurizados. La pasteurización es un proceso que mata las bacterias.

Aug. 29, 2017
  1. Longo DL, et al., eds. Rickettsial diseases (Enfermedades por rickettsia). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 22 de febrero de 2017.
  2. Raoult D. Clinical manifestations and diagnosis of Q fever (Manifestaciones clínicas y diagnóstico de la fiebre Q). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 22 de febrero de 2017.
  3. Raoult D. Treatment and prevention of Q fever (Tratamiento y prevención de la fiebre Q). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 22 de febrero de 2017.
  4. Q fever (Fiebre Q). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). https://www.cdc.gov/qfever/index.html. Último acceso: 22 de febrero de 2017.
  5. Papadakis MA, et al., eds. Viral and rickettsial infections (Infecciones virales y rickettsiosis). En: Current Medical Diagnosis & Treatment 2017 (Diagnóstico y tratamiento médico actual 2017). 56.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2017. http://www.accessmedicine.mhmedical.com. Último acceso: 22 de febrero de 2017.