¿Qué es la retinopatía del prematuro y cómo se trata?

Respuesta de Erick D. Bothun, M.D.

La retinopatía del prematuro es un trastorno ocular causado por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la parte sensible a la luz de los ojos (retina) de los bebés prematuros.

La retinopatía del prematuro generalmente afecta a los bebés nacidos antes de la semana 31 de embarazo y que pesan 2,75 libras (aproximadamente 1250 gramos) o menos al nacer. En la mayoría de los casos, la retinopatía del prematuro se resuelve sin tratamiento, sin causar daño. La retinopatía del prematuro avanzada, sin embargo, puede causar problemas de visión permanentes o ceguera.

En la retinopatía del prematuro, los vasos sanguíneos se hinchan y crecen en exceso en la capa de nervios sensibles a la luz en la parte posterior del ojo (retina). Cuando la afección está avanzada, los vasos anómalos de la retina se extienden hacia la sustancia gelatinosa (vítreo) que llena el centro del ojo. El sangrado de estos vasos puede hacer cicatrices en la retina y tensar la unión con la parte posterior del ojo, lo que causa el desprendimiento parcial o completo de retina y una posible ceguera.

Tratamientos

El tratamiento de la retinopatía del prematuro depende del nivel de gravedad. Algunos de los tratamientos tienen sus propios efectos secundarios. La investigación más reciente ha sido prometedora en cuanto al tratamiento de casos avanzados de retinopatía del prematuro con una combinación de terapia tradicional y medicamentos.

  • Terapia con láser. El tratamiento estándar para casos avanzados de retinopatía del prematuro, la terapia con láser quema el área alrededor del borde de la retina, que no tiene vasos sanguíneos normales. Este procedimiento generalmente salva la vista en la parte principal del campo visual, pero a costa de la visión lateral (periférica). Además, la cirugía con láser requiere anestesia general, que puede ser riesgosa para los bebés prematuros.
  • Crioterapia. Este fue el primer tratamiento para la retinopatía del prematuro. La crioterapia utiliza un instrumento para congelar una parte específica del ojo que se extiende por fuera de los bordes de la retina. En la actualidad, se usa con poca frecuencia porque los resultados de la terapia con láser generalmente son mejores. Al igual que con la terapia con láser, el tratamiento destruye parte de la visión periférica y debe realizarse bajo anestesia general.
  • Medicamentos. Actualmente, se están investigando medicamentos inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (anti-FCEV) para tratar la retinopatía del prematuro. Los medicamentos anti-FCEV actúan bloqueando el crecimiento excesivo de los vasos sanguíneos en la retina. El medicamento se inyecta en el ojo mientras el bebé está bajo anestesia general por poco tiempo. Aunque ningún medicamento ha recibido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) específicamente para tratar la retinopatía del prematuro, se están explorando algunos medicamentos aprobados para otros usos como alternativas a la terapia con láser, o para administrarse con la terapia.

    El bevacizumab (Avastin) tiene la aprobación de la FDA para el tratamiento del cáncer de colon, pero también se usa mucho para frenar el crecimiento excesivo de los vasos sanguíneos de la retina en dos enfermedades oculares graves en adultos, la degeneración macular húmeda y la retinopatía diabética avanzada. Se observó que el fármaco es prometedor en el tratamiento de la retinopatía del prematuro en la investigación inicial, y puede ser una opción para los bebés prematuros con mayor riesgo de pérdida de la visión. Otros medicamentos aprobados por la FDA para inyecciones oculares, como ranibizumab (Lucentis), aflibercept (Eylea) y pegaptanib (Macugen), también se están utilizando y estudiando como tratamiento para la retinopatía del prematuro.

Tratamiento combinado

Los estudios han demostrado que los medicamentos anti-FCEV pueden mejorar los resultados cuando se usan junto con la terapia con láser.

Se necesita más investigación sobre el momento oportuno para administrar medicamentos anti-FCEV a un bebé prematuro, la dosis óptima del medicamento y la duración del efecto. Los médicos aún no conocen el impacto a largo plazo del uso de estos medicamentos en los bebés prematuros. Existe cierta preocupación de que los medicamentos puedan retrasar la formación de vasos sanguíneos normales en otras partes del cuerpo del bebé.

With

Erick D. Bothun, M.D.

Oct. 17, 2020 See more Expert Answers