Descripción general

La prediabetes significa que tienes un nivel de glucosa sanguínea más alto de lo normal. Aún no es lo suficientemente alto como para ser considerado como diabetes tipo 2, pero sin cambios en el estilo de vida, los adultos y niños con prediabetes son más propensos a desarrollar diabetes tipo 2.

Si tienes prediabetes, es posible que ya esté comenzando el daño a largo plazo de la diabetes (especialmente, en el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones). Sin embargo, hay buenas noticias. La progresión de prediabetes a diabetes tipo 2 no es inevitable.

Comer alimentos saludables, hacer actividad física como parte de tu rutina diaria y mantener un peso saludable puede ayudar a que el nivel de glucosa sanguínea vuelva a la normalidad. Los mismos cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 en adultos también pueden ayudar a que los niveles de glucosa sanguínea en niños vuelvan a la normalidad.

Síntomas

La prediabetes no suele presentar ningún signo o síntoma.

Un posible signo de prediabetes es el oscurecimiento de la piel en ciertas partes del cuerpo. Las áreas afectadas pueden incluir el cuello, las axilas, los codos, las rodillas y los nudillos.

Los signos y síntomas clásicos que sugieren que has pasado de la prediabetes a la diabetes tipo 2 incluyen los siguientes:

  • Aumento de la sed
  • Micción frecuente
  • Exceso de hambre
  • Fatiga
  • Visión borrosa

Cuándo debes consultar a un médico

Consulta con el médico si estás preocupado sobre la diabetes o si notas cualquier signo o síntoma de la diabetes tipo 2. Pregúntale al médico sobre la prueba de glucosa sanguínea si presentas factores de riesgo para la diabetes.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la prediabetes. Pero los antecedentes familiares y la genética parecen jugar un papel importante. La falta de actividad física regular y el sobrepeso con exceso de grasa alrededor del abdomen también parecen ser factores importantes.

Lo que está claro es que las personas con prediabetes ya no procesan el azúcar (glucosa) correctamente. Como resultado, el azúcar se acumula en la sangre en lugar de hacer su trabajo normal de dar energía a las células que componen los músculos y otros tejidos.

La mayor parte de la glucosa en tu cuerpo proviene de los alimentos que comes. Cuando se digiere la comida, el azúcar entra en el torrente sanguíneo. Para trasladar el azúcar del torrente sanguíneo a las células del cuerpo se necesita una hormona llamada insulina.

La insulina proviene de una glándula situada detrás del estómago llamada páncreas. El páncreas envía insulina a la sangre cuando comes.

A medida que la insulina circula, permite que el azúcar entre en las células y reduce la cantidad de azúcar en la sangre. Cuando el nivel de glucosa sanguínea comienza a bajar, el páncreas retrasa la secreción de insulina en la sangre.

Cuando tienes prediabetes, este proceso no funciona tan bien. Es posible que el páncreas no produzca suficiente insulina o que las células se vuelvan resistentes a la insulina y no permitan la entrada de tanta azúcar. Por lo tanto, en lugar de alimentar las células, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo.

Factores de riesgo

Los mismos factores que aumentan las probabilidades de contraer diabetes tipo 2 también aumentan el riesgo de prediabetes. Algunos de estos factores son:

  • Peso. El sobrepeso es un factor de riesgo importante de la prediabetes. Cuanto más tejido graso tengas, especialmente en el músculo y la piel que rodean el abdomen, y entre ambos, más resistentes a la insulina se volverán las células.
  • Tamaño de la cintura. Un tamaño de cintura grande puede indicar resistencia a la insulina. El riesgo de resistencia a la insulina aumenta en los hombres con cinturas de más de 40 pulgadas (100 cm) y en las mujeres con cinturas de más de 35 pulgadas (90 cm).
  • Alimentación. Comer carne roja y carne procesada, y beber bebidas endulzadas con azúcar, se asocia con un mayor riesgo de prediabetes. Una dieta alta en frutas, vegetales, frutos secos, cereales integrales y aceite de oliva se asocia con un menor riesgo de prediabetes.
  • Inactividad. Cuanto menos activo seas, mayor será el riesgo de prediabetes. La actividad física te ayuda a controlar tu peso, consume glucosa para generar energía y hace que el cuerpo utilice la insulina de manera más eficaz.
  • Edad. Aunque la diabetes puede desarrollarse a cualquier edad, el riesgo de prediabetes aumenta después de los 45 años.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de prediabetes aumenta si tu padre, tu madre o un hermano tienen diabetes tipo 2.
  • Raza. Aunque no está clara la causa, las personas de determinadas razas, incluidos afroamericanos, hispanos, nativos americanos, asiáticos americanos e isleños del Pacífico, son más propensos a desarrollar prediabetes.
  • Diabetes gestacional. Si tuviste diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional), tú y tu hijo corren un mayor riesgo de desarrollar prediabetes. Si has tenido diabetes gestacional, es probable que el médico te controle los niveles de glucosa sanguínea al menos una vez cada tres años.
  • Síndrome de ovario poliquístico. Las mujeres con esta afección común, caracterizada por períodos menstruales irregulares, exceso de crecimiento del vello y obesidad, tienen un mayor riesgo de prediabetes.
  • Sueño. Las personas con apnea obstructiva del sueño, una afección que produce interrupciones repetidas del sueño, tienen un mayor riesgo de resistencia a la insulina.
  • Humo de tabaco. El tabaquismo puede aumentar la resistencia a la insulina. Los fumadores también parecen acumular más peso en la parte media.

Otras afecciones asociadas con la prediabetes incluyen:

  • Hipertensión arterial
  • Niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés) que se unen al colesterol, el colesterol "bueno"
  • Niveles altos de triglicéridos, un tipo de grasa de la sangre

Cuando estas afecciones ocurren junto con la obesidad, se asocian con la resistencia a la insulina.

La combinación de tres o más de estas afecciones generalmente se denomina síndrome metabólico.

Complicaciones

La consecuencia más grave de la prediabetes es la progresión a la diabetes tipo 2. Esto se debe a que la diabetes tipo 2 puede llevar a lo siguiente:

  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto
  • Enfermedad cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad renal
  • Daño en los nervios
  • Problemas de visión, posiblemente pérdida de visión
  • Amputaciones

La prediabetes se ha relacionado con ataques cardíacos no reconocidos (silenciosos) y puede dañar los riñones, incluso si no ha progresado a la diabetes tipo 2.

Prevención

Un estilo de vida saludable puede ayudarte a prevenir la prediabetes y su progresión a diabetes tipo 2, aunque tengas antecedentes familiares de diabetes. Intenta lo siguiente:

  • Consumir alimentos saludables
  • Hacer al menos 150 minutos de actividad física aeróbica moderada a la semana, o unos 30 minutos la mayoría de los días de la semana
  • Bajar el exceso de peso
  • Controlar tu presión arterial y el colesterol
  • No fumar

May 05, 2020
  1. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes —2019. Diabetes Care. 2019; doi:10.2337/dc19-Sint01.
  2. Edwards CM, et al. Prediabetes — A worldwide epidemic. Endocrinology and Metabolism Clinics of North America. 2016; doi:10.1016/j.ecl.2016.06.007.
  3. Insulin resistance and prediabetes. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/what-is-diabetes/prediabetes-insulin-resistance. Accessed Nov. 26, 2019.
  4. Kliegman RM, et al. Diabetes mellitus in children. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  5. Andes LJ, et al. Prevalence of prediabetes among adolescents and young adults in the United States, 2005-2016. JAMA Pediatrics. 2019; doi:10.1001/jamapediatrics.2019.4498.
  6. AskMayoExpert. Type 2 diabetes mellitus (adult). Mayo Clinic; 2018.
  7. Walls RM, et al., eds. Diabetes mellitus and disorders of glucose homeostasis. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 3, 2019.
  8. Robertson RP. Risk factors for type 2 diabetes mellitus. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  9. Physical Activity Guidelines for Americans. 2nd ed. U.S. Department of Health and Human Services. https://health.gov/paguidelines/second-edition. Accessed Dec. 4, 2019.
  10. Laffel L, et al. Management of type 2 diabetes in children and adolescents. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2019.
  11. Khokhar A, et al. Metformin use in children and adolescents with prediabetes. Pediatric Clinics of North America. 2017; doi:10.1016/j.pcl.2017.08.010.
  12. Natural medicines in the clinical management of diabetes. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Accessed Dec. 6, 2019.
  13. Castro MR (expert opinion). Mayo Clinic. Dec. 10, 2019.

Relacionado

Noticias de Mayo Clinic