Tratamiento

En general, el tratamiento inicial de un quiste pilonidal infectado es un procedimiento que se puede hacer en el consultorio del médico. Después de anestesiar la zona con una inyección, tu médico realiza una pequeña incisión para drenar el quiste. Si el quiste vuelve a aparecer, que es lo que suele suceder, puedes necesitar un procedimiento quirúrgico más exhaustivo que elimine el quiste por completo.

Después de la cirugía, tu médico tiene dos opciones:

  • Dejar la herida abierta. Con esta opción, la herida quirúrgica se deja abierta y se rellena con vendajes para permitir que cicatrice desde el interior hacia afuera. Este proceso tiene un tiempo de cicatrización mayor, pero, en general, hay menos riesgo de que vuelva a aparecer la infección del quiste pilonidal.
  • Cerrar la herida con puntos. Si bien el tiempo de cicatrización es menor con esta opción, hay un mayor riesgo de recurrencia. Algunos cirujanos hacen la incisión al costado del surco del glúteo, donde la cicatrización es particularmente difícil.

El cuidado de la herida después de la cirugía es de extrema importancia. Tu médico o el enfermero te darán instrucciones detalladas sobre cómo cambiar los vendajes, cómo será el proceso normal de cicatrización y cuándo tienes que llamarlo. También es posible que tengas que rasurar alrededor de la herida quirúrgica para impedir que el vello entre en la herida.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por ver al médico de atención primaria. En algunos casos, cuando llames para programar una consulta, es posible que te deriven a un dermatólogo o a un cirujano de inmediato.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es aconsejable que escribas una lista con las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Has tenido este problema antes?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos tomas habitualmente?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Has tenido fiebre?
  • ¿El dolor te mantiene despierto por la noche?
  • ¿A qué te dedicas? ¿Estás sentado todo el día?
Nov. 21, 2018
References
  1. Cameron JL, et al., eds. The management of pilonidal disease. In: Current Surgical Therapy. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  2. Pfenninger JL, et al., eds. Pilonidal cyst and abscess: Current management. In: Pfenninger and Fowler's Procedures for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  3. Marx JA, et al., eds. Disorders of the anorectum. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  4. Sullivan DJ, et al. Intergluteal pilonidal disease: Clinical manifestations and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 14, 2015.
  5. Pilonidal disease. American Society of Colon and Rectal Surgeons. https://www.fascrs.org/patients/disease-condition/pilonidal-disease. Accessed Aug. 16, 2015.