Descripción general

El dolor fantasma es el dolor que se siente que viene de una parte del cuerpo que ya no está ahí. Los médicos antes creían que este fenómeno tras a una amputación era un problema psicológico, pero los expertos ahora reconocen que estas sensaciones reales se originan en la médula espinal y en el cerebro.

A pesar de que este dolor fantasma ocurre con mayor frecuencia entre personas a quienes se les ha amputado un brazo o una pierna, el trastorno también se puede dar después de cirugías para amputar otras partes del cuerpo, tales como un seno, el pene, un ojo o la lengua.

Para algunas personas, el dolor fantasma mejora con el tiempo sin tratamiento. Para otros, controlar el dolor fantasma puede ser todo un desafío. El médico y tú deben trabajar juntos para tratar el dolor fantasma de manera eficaz con medicamentos u otras terapias.

Síntomas

La mayoría de las personas a las que les han amputado una extremidad informan que, a veces, sienten como si el miembro amputado todavía estuviera allí. Este fenómeno indoloro, conocido como «sensación de miembro fantasma», raramente, se produce en las personas que nacieron sin extremidades.

Las sensaciones de miembro fantasma pueden comprender sensación de frío, calor, picazón u hormigueo, pero no debe confundirse con el dolor fantasma. De modo similar, el dolor proveniente del muñón de un miembro amputado no es dolor fantasma. Por definición, el dolor fantasma se siente como si el dolor viniera de una parte del cuerpo que ya no está.

Las características del dolor fantasma comprenden:

  • Comienzo dentro de los primeros días posteriores a la amputación
  • Aparece y desaparece o es continuo
  • A menudo afecta la parte del miembro más alejada del cuerpo, como el pie de una pierna amputada
  • Puede describirse como un disparo, una puñalada, una perforación, un apretujón, una pulsación o ardor
  • En ocasiones, se siente como si la parte fantasma fuera forzada a tomar una posición incómoda
  • La presión sobre la parte que queda del miembro o el estrés emocional pueden provocarlo

Causas

La causa exacta del dolor fantasma no es clara, pero parece originarse en la médula espinal y en el cerebro. Durante las exploraciones de imágenes, como la imagen de resonancia magnética (RM) o la tomografía por emisión de positrones (TEP), las partes del cerebro que habían estado neurológicamente conectadas a los nervios del miembro amputado muestran actividad cuando la persona siente dolor fantasma.

Muchos expertos consideran que el dolor fantasma puede al menos explicarse parcialmente como una respuesta a las señales mezcladas del cerebro. Luego de una amputación, las zonas de la médula espinal y del cerebro pierden las señales provenientes del miembro ausente y se ajustan a esta separación de maneras que no pueden predecirse. El resultado puede desencadenar el mensaje más básico del cuerpo para cuando algo no está bien: dolor.

Los estudios demuestran que después de una amputación, el cerebro puede reasignar el circuito sensorial de esa parte del cuerpo a otra. En otras palabras, como la parte amputada ya no puede recibir información sensorial, la información es derivada a otra parte, de una mano faltante a una mejilla aún presente, por ejemplo.

Por lo que cuando te tocas la mejilla es como si te tocaras la mano faltante también. Como esto es aún otra versión de las vías sensoriales enredadas, el resultado puede ser el dolor.

Se cree que una cantidad de otros factores también contribuyen al dolor fantasma, como el daño a las terminales nerviosas, el tejido cicatricial en la zona de la amputación y la clásica memoria del dolor de la zona afectada previa a la amputación.

Factores de riesgo

Todavía no se sabe por qué algunas personas padecen un dolor imaginario después de una amputación, mientras que otras no. Algunos factores que pueden incrementar el riesgo de dolor imaginario son:

  • Dolor antes de la amputación. Algunos investigadores descubrieron que las personas que sentían dolor en un miembro antes de la amputación suelen padecerlo después, en especial, inmediatamente después de la amputación. Esto puede deberse a que el cerebro retiene la memoria del dolor y sigue enviando señales de dolor, incluso después de que la extremidad haya sido amputada.
  • Dolor de muñón. Las personas que generalmente sienten un dolor persistente de muñón también sienten dolor imaginario. Es posible que el dolor de muñón sea el resultado de un crecimiento anormal en las terminales nerviosas dañadas (neuroma) que a menudo causa una actividad nerviosa dolorosa.
  • Extremidad artificial (prótesis) no ajustada correctamente. Habla con tu médico para asegurarte de que te estás colocando correctamente la extremidad artificial y de que el ajuste es el adecuado. Si crees que el ajuste de tu extremidad artificial puede no ser adecuado, o te provoca dolor, habla con tu médico.

Prevención

Como el riesgo de presentar un dolor fantasma es mayor en las personas que sentían dolor en el miembro antes de la amputación, algunos médicos recomiendan anestesia regional (intradural o epidural) durante las horas o días previos a la amputación. Esto puede reducir el dolor inmediatamente posterior a la cirugía y disminuir el riesgo de dolor de miembro fantasma prolongado.

Dec. 03, 2014
References
  1. Angarita MA, et al. Pathophysiology and treatment of phantom limb pain (Fisiopatología y tratamiento del dolor de extremidades fantasma). Colombian Journal of Anesthesiology (Revista Colombiana de Anestesiología). 2014;42:40.
  2. Vaso A, et al. Peripheral nervous system origin of phantom limb pain (Origen del dolor de extremidades fantasma en el sistema nervioso periférico). Dolor. 2014;155:1384.
  3. Niraj S, et al. Phantom limb pain and its psychologic management: A critical review (Dolor de extremidades fantasma y su tratamiento psicológico: revisión crítica). Pain Management Nursing (La asistencia en el tratamiento del dolor). 2014;15:349.
  4. Virani A, et al. Phantom limb pain: A nursing perspective (Dolor de extremidades fantasma: perspectiva de la asistencia). 2014;29:44.
  5. Cornish P, et al. Successful peripheral neuromodulation for phantom limb pain (Neuromodulación periférica exitosa para el dolor de extremidades fantasma). Pain Medicine (Medicina del dolor). En prensa. Último acceso: 15 de septiembre de 2014.
  6. Virtual reality therapies for phantom limb pain (Terapias de realidad virtual para el dolor de extremidades fantasma). European Journal of Pain (Revista Europea del Dolor). 2014;18:897.
  7. Kalapatapu V. Lower extremity amputation (Amputación de extremidades inferiores). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de septiembre de 2014.
  8. Benzon HT, et al. Practical Management of Pain (Tratamiento práctico del dolor). 5.ª ed. Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 16 de septiembre de 2014.
  9. Alviar MJM, et al. Pharmacologic interventions for treating phantom limb pain (Intervenciones farmacológicas para tratar el dolor de extremidades fantasma). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD006380.pub2/abstract. Último acceso: 16 de septiembre de 2014.
  10. Pain: Hope through research (El dolor: Esperanzas mediante la investigación). National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares). http://www.ninds.nih.gov/disorders/chronic_pain/detail_chronic_pain.htm. Último acceso: 16 de septiembre de 2014.
  11. Acupuncture: What you need to know (Acupuntura: todo lo que debes saber). National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa). http://nccam.nih.gov/health/acupuncture/introduction. Último acceso: 16 de septiembre de 2014.