Descripción general

El cáncer de páncreas comienza en los tejidos del páncreas (un órgano que se encuentra en el abdomen, dispuesto horizontalmente detrás de la parte baja del estómago). El páncreas secreta enzimas que ayudan a la digestión y hormonas que ayudan a controlar el azúcar en sangre.

El cáncer de páncreas se suele propagar rápidamente a órganos cercanos. Rara vez se detecta en estadios tempranos. Pero para las personas con quistes pancreáticos o antecedentes familiares de cáncer de páncreas, hay algunas medidas que pueden ayudar a detectar un problema de forma temprana. Un signo de cáncer de páncreas es la diabetes, especialmente cuando ocurre con adelgazamiento, ictericia o dolor en la parte superior del abdomen que se extiende a la espalda.

El tratamiento puede comprender cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación de las tres.

Atención médica para el cáncer de páncreas en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer pancreático generalmente no se manifiestan hasta que la enfermedad está avanzada. Algunos de ellos son:

  • Dolor en la parte superior del abdomen que se extiende hasta la espalda
  • Pérdida de apetito o adelgazamiento involuntario
  • Depresión
  • Nueva aparición de diabetes
  • Coágulos sanguíneos
  • Fatiga
  • Pigmentación amarilla de la piel y la parte blanca del ojo (ictericia)

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si adelgazas sin causa aparente o si sufres fatiga persistente, dolor abdominal, ictericia u otros signos y síntomas que te molesten. Muchas afecciones pueden provocar estos síntomas, por eso tu médico puede examinarte por esas afecciones, así como también por el cáncer de páncreas.

Causas

En la mayoría de los casos, las causas del cáncer de páncreas no están claras. Los médicos han identificado factores, como fumar, que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad.

Comprensión del páncreas

El páncreas mide aproximadamente 6 pulgadas (15 cm) de largo y se parece a una pera dispuesta de costado. El páncreas libera (secreta) hormonas, como la insulina, que ayudan al cuerpo a procesar el azúcar de los alimentos que ingieres. Y produce jugos digestivos para ayudar al cuerpo a digerir los alimentos.

Cómo se forma el cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas se produce cuando las células del páncreas presentan mutaciones en su ADN. Estas mutaciones provocan que las células crezcan sin control y que continúen viviendo cuando otras células normales morirían. Estas células que se acumulan forman un tumor. El cáncer de páncreas sin tratar se propaga a los órganos cercanos y los vasos sanguíneos.

La mayoría de los tipos de cáncer de páncreas comienza en las células que recubren los conductos del páncreas. Este tipo de cáncer se denomina «adenocarcinoma pancreático» o «cáncer de páncreas exocrino». En muy pocos casos, el cáncer puede formarse en las células que producen las hormonas o en las células neuroendocrinas del páncreas. Estos tipos de cáncer se denominan «tumores de células de los islotes», «cáncer de páncreas endocrino» y «tumores neuroendocrinos pancreáticos».

Factores de riesgo

Algunos factores que pueden aumentar los riesgos de sufrir cáncer de páncreas son:

  • Inflamación crónica del páncreas (pancreatitis)
  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de síndromes genéticos que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer, como la mutación del gen BRCA2, el síndrome de Lynch y el síndrome de melanoma familiar con lunares atípicos múltiples
  • Antecedentes familiares de cáncer de páncreas
  • Tabaquismo
  • Obesidad
  • La edad avanzada, dado que a la mayoría de las personas se les diagnostica después de los 65 años de edad

Un estudio extenso demostró que la combinación de tabaquismo, diabetes de larga duración y una mala alimentación aumenta el riesgo de tener cáncer de páncreas más que cualquiera de estos factores solos.

Complicaciones

A medida que el cáncer de páncreas continúa, puede provocar complicaciones, como por ejemplo:

  • Pérdida de peso. Una diversidad de factores puede provocar el adelgazamiento en personas con cáncer de páncreas. El cáncer mismo puede provocar el adelgazamiento. Las náuseas y los vómitos provocados por los tratamientos oncológicos o la presión del tumor sobre el estómago pueden hacer que sea difícil comer. También es posible que el cuerpo tenga dificultad para procesar los nutrientes de los alimentos porque el páncreas no está produciendo suficientes jugos digestivos.

    El médico puede recomendarte suplementos de enzimas pancreáticas para ayudar a la digestión. Intenta mantener tu peso al agregar calorías adicionales cuando puedas y hacer que la hora de las comidas sea lo más placentera y relajada posible.

  • Ictericia. El cáncer de páncreas que bloquea el conducto biliar del hígado puede provocar ictericia. Los signos son piel y ojos amarillos, orina de color oscuro y heces de color pálido. La ictericia suele ocurrir sin dolor abdominal.

    Tu médico puede recomendarte colocar un tubo de plástico o de metal (stent) dentro del conducto biliar para mantenerlo abierto. Esto se realiza con la ayuda de un procedimiento denominado «colangiopancreatografía retrógrada endoscópica». Durante la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, se pasa un endoscopio por la garganta y el estómago hasta la parte superior del intestino delgado. Luego, se inyecta un tinte en las vías biliares y pancreáticas a través de un pequeño tubo hueco (catéter) que se pasa por el endoscopio. Por último, se toman imágenes de los conductos.

  • Dolor. Un tumor en crecimiento puede presionar los nervios del abdomen, provocando un dolor que puede volverse intenso. Los analgésicos pueden ayudarte a sentir más cómodo. La radioterapia puede ayudar a detener temporalmente el crecimiento del tumor para brindarte algo de alivio.

    En casos graves, el médico puede recomendarte un procedimiento para inyectar alcohol en los nervios que controlan el dolor del abdomen (bloqueo del plexo celíaco). Este procedimiento evita que los nervios envíen señales de dolor al cerebro.

  • Obstrucción intestinal. El cáncer de páncreas que crece dentro de la primera parte del intestino delgado (duodeno), o que ejerce presión sobre este, puede bloquear el flujo de comida digerida desde el estómago hasta el intestino.

    Tu médico puede recomendarte colocar un tubo (stent) en el intestino delgado para mantenerlo abierto. O puede ser necesario realizar una cirugía para conectar el estómago a un punto inferior del intestino que no esté bloqueado por el cáncer.

Prevención

Puedes reducir el riesgo de tener cáncer de páncreas al hacer lo siguiente:

  • Dejar de fumar. Si fumas, intenta dejar de hacerlo. Habla con el médico sobre qué estrategias pueden ayudarte a dejar de fumar, como los grupos de apoyo, los medicamentos y la terapia de reemplazo de la nicotina. Si no fumas, no empieces a hacerlo ahora.
  • Mantener un peso saludable. Si actualmente tienes un peso saludable, esfuérzate por mantenerlo. Si tienes que adelgazar, ten como objetivo una pérdida de peso lenta y constante, de 1 o 2 libras (0,5 a 1 kilogramo) por semana. Combina los ejercicios diarios con una dieta rica en frutas, vegetales y cereales integrales, con porciones más pequeñas que te ayuden a bajar de peso.
  • Optar por una dieta saludable. Una dieta repleta de frutas y vegetales coloridos y cereales integrales puede ayudar a reducir el riesgo de tener cáncer.

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de páncreas, considera reunirte con un asesor en genética. Un asesor en genética puede revisar contigo los antecedentes médicos de tu familia y determinar si podrías beneficiarte de un análisis genético para comprender los riesgos que corres de sufrir cáncer de páncreas u otros tipos de cáncer.