¿Existen cambios alimentarios que puedo realizar para controlar una vejiga hiperactiva?

Respuesta de Jennifer K. Nelson, R.D., L.D.

La alimentación puede desempeñar un papel de apoyo al ayudar con los síntomas de la vejiga hiperactiva, como la necesidad de orinar con urgencia y con mayor frecuencia. En ocasiones, la vejiga hiperactiva está acompañada de la pérdida de orina (incontinencia urinaria).

Primero, habla con tu médico acerca de tus síntomas. Probablemente te hagan un examen completo y te proporcionen recomendaciones específicas, que pueden incluir ejercicios para entrenar la vejiga. En algunos casos, se pueden recetar medicamentos.

Además, los siguientes cambios alimentarios pueden ayudarte a controlar la urgencia para orinar y la frecuencia:

  • Controla tu ingesta de líquidos. Comienza por llevar un diario de líquidos. Anota cuánto líquido bebes y cuándo lo haces durante el día. La mayoría de los expertos recomienda reducir la ingesta total de líquidos un 25 %. En particular, se recomienda reducir los líquidos antes de irse a acostar. Sin embargo, no bebas menos de 1 litro por día (aproximadamente 34 onzas o un poco más de cuatro tazas de 8 onzas).
  • Reduce las bebidas carbonatadas (agua común, dietética, sin cafeína, gasificada). Existe documentación que afirma que las bebidas carbonatadas están relacionadas con la vejiga hiperactiva.
  • Reduce la cafeína. Existe evidencia contradictoria sobre el efecto de la cafeína en la urgencia urinaria. Los expertos han determinado que algunas personas que reducen o evitan la cafeína presentan una mejoría de sus síntomas.
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas. Hay discrepancias en cuanto a la evidencia de una relación entre el alcohol y la urgencia urinaria. Los expertos pueden recomendar reducir o evitar el alcohol para determinar si los síntomas mejoran.
  • Evita los edulcorantes artificiales (en bebidas y en alimentos). Los edulcorantes artificiales (acesulfamo-k, aspartamo, sacarina sódica) parecen aumentar la frecuencia y la urgencia urinaria.
  • Mantén una alimentación rica en vitaminas. La vitamina C procedente de las frutas y las verduras está relacionada con una menor urgencia urinaria. Sin embargo, la vitamina C suplementaria, especialmente en altos niveles, se relaciona con el agravamiento de los síntomas. Según estudios, la deficiencia de vitamina D está relacionada con una mayor micción. Entonces, consumir suficiente vitamina D puede ser una protección. Entre las fuentes adecuadas de vitamina D se incluyen el pescado (pez espada, salmón, atún y sardinas), la leche y el yogur fortificados y el huevo.
Sept. 21, 2018 See more Expert Answers