Descripción general

La hipotensión ortostática (también llamada hipotensión postural) es una forma de presión arterial baja que se produce cuando te pones de pie tras estar sentado o acostado. La hipotensión ortostática puede hacer que te sientas mareado o aturdido, e incluso puede provocarte un desmayo.

La hipotensión ortostática puede ser leve, y los episodios pueden durar menos de unos minutos. Sin embargo, la hipotensión ortostática de larga duración puede ser señal de problemas más graves, por lo que es importante que consultes a un médico si te sientes mareado con frecuencia al ponerte de pie.

La hipotensión ortostática ocasional (aguda) suele ser causada por algo evidente, como la deshidratación o el reposo prolongado en cama, y se trata fácilmente. La hipotensión ortostática crónica suele ser un signo de otro problema de salud, por lo que el tratamiento varía.

Síntomas

El síntoma más común es el mareo o el aturdimiento al levantarse después de estar sentado o acostado. Los síntomas suelen durar menos de unos minutos.

Algunos de los signos y síntomas de la hipotensión ortostática son los siguientes:

  • Mareo o aturdimiento al estar de pie
  • Visión borrosa
  • Debilidad
  • Desmayos (síncope)
  • Desorientación
  • Náuseas

Cuándo debes consultar a un médico

Los mareos o desvanecimientos ocasionales pueden ser bastante leves, provocados por una leve deshidratación, un bajo nivel de glucosa en la sangre o el sobrecalentamiento. Los mareos o el vértigo también pueden producirse al ponerte de pie después de estar sentado durante mucho tiempo. Si estos síntomas solo ocurren ocasionalmente, probablemente no haya motivo de preocupación.

Es importante que veas al médico si tienes síntomas frecuentes de hipotensión ortostática, porque puede indicar problemas graves. Es aún más urgente ver a un médico si pierdes la conciencia, aunque sea por unos pocos segundos.

Lleva un registro de sus síntomas, cuándo ocurrieron, cuánto tiempo duraron y qué estabas haciendo en ese momento. Si esto ocurre en momentos peligrosos, como cuando se estás conduciendo, habla con el médico.

Causas

Cuando te pones de pie, la gravedad hace que la sangre se acumule en las piernas y el abdomen. Esto disminuye la presión arterial porque hay menos sangre circulando de regreso al corazón.

Normalmente, las células especiales (barorreceptores) cerca de las arterias del corazón y del cuello perciben esta presión arterial más baja. Los barorreceptores envían señales a los centros del cerebro, lo que le indica al corazón que debe latir más rápido y bombear más sangre; de este modo, la presión arterial se estabiliza. Estas células también estrechan los vasos sanguíneos y aumentan la presión arterial.

La hipotensión ortostática se produce cuando algo interrumpe el proceso natural del organismo de contrarrestar la presión arterial baja. Muchas afecciones pueden causar hipotensión ortostática, por ejemplo, las siguientes:

  • Deshidratación. La fiebre, los vómitos, no beber suficientes líquidos, la diarrea grave y la actividad física extenuante con sudoración excesiva pueden provocar una deshidratación, la cual disminuye el volumen sanguíneo. La deshidratación leve puede causar síntomas de hipotensión ortostática, como debilidad, mareos y cansancio.
  • Problemas cardíacos. Algunas enfermedades cardíacas que pueden provocar presión arterial baja comprenden frecuencia cardíaca extremadamente baja (bradicardia), problemas de la válvula cardiaca, ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca. Estas afecciones impiden que el organismo responda con la suficiente rapidez para bombear más sangre cuando se está de pie.
  • Problemas endocrinos. Las afecciones de la tiroides, la insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison) y el bajo nivel de glucosa en la sangre (hipoglucemia) pueden causar hipotensión ortostática. La diabetes también puede provocarla, ya que puede dañar los nervios que ayudan a enviar señales que regulan la presión arterial.
  • Trastornos del sistema nervioso. Algunos trastornos del sistema nervioso, como la enfermedad de Parkinson, la atrofia multisistémica, la demencia con cuerpos de Lewy, la insuficiencia autonómica pura y la amiloidosis, pueden alterar el sistema normal de regulación de la presión arterial.
  • Consumo de comidas. Algunas personas tienen presión arterial baja después de comer (hipotensión posprandial). Esta enfermedad es más frecuente en los adultos mayores.

Factores de riesgo

A continuación, se enumeran los factores de riesgo de la hipotensión ortostática:

  • Edad. La hipotensión ortostática es frecuente en los mayores de 65 años. Las células especiales (baroreceptores) cerca de las arterias del corazón y del cuello que regulan la presión arterial pueden reducirse a medida que envejeces. Además, puede ser más difícil para un corazón envejecido acelerar y compensar las caídas de la presión arterial.
  • Medicamentos. Estos incluyen medicamentos que se utilizan para tratar la presión arterial alta o las enfermedades cardíacas, como diuréticos, alfabloqueadores, betabloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y los nitratos.

    Otros medicamentos que pueden aumentar el riesgo de hipotensión ortostática son los medicamentos administrados para tratar la enfermedad de Parkinson, ciertos antidepresivos, algunos antipsicóticos, los relajantes musculares, los medicamentos para tratar la disfunción eréctil y los narcóticos.

    El consumo de medicamentos para tratar la presión arterial alta con otros medicamentos recetados y de venta libre puede causar presión arterial baja.

  • Algunas enfermedades. Algunas afecciones cardíacas, como los problemas de las válvulas cardíacas, los ataques cardíacos y la insuficiencia cardíaca; ciertos trastornos del sistema nervioso, como la enfermedad de Parkinson; y las enfermedades que causan daños en los nervios (neuropatía), como la diabetes, aumentan el riesgo de presión arterial baja.
  • Exposición al calor. Estar en un ambiente caluroso puede causar una fuerte sudoración y posiblemente deshidratación, lo que puede disminuir la presión arterial y desencadenar la hipotensión ortostática.
  • Reposo en cama. Si tienes que permanecer en la cama mucho tiempo debido a una enfermedad, podrías debilitarte. Cuando intentas ponerte de pie, puedes tener hipotensión ortostática.
  • Embarazo. Debido a que el sistema circulatorio se expande rápidamente durante el embarazo, la presión arterial tiende a bajar. Esto es normal, y la presión arterial suele volver al nivel previo al embarazo luego del parto.
  • Alcohol. Beber alcohol puede aumentar el riesgo de tener hipotensión ortostática.

Complicaciones

La hipotensión ortostática persistente puede provocar complicaciones graves, especialmente en los adultos mayores. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Caídas. Caerse debido a un desmayo es una complicación común en las personas con hipotensión ortostática.
  • Accidente cerebrovascular. Los cambios de la presión arterial ocasionados por la hipotensión ortostática (al pasar de estar sentado a estar de pie) pueden ser un factor de riesgo de accidentes cerebrovasculares debido a la reducción del flujo sanguíneo que llega al cerebro.
  • Enfermedades cardiovasculares. La hipotensión ortostática puede ser un factor de riesgo de enfermedades y complicaciones cardiovasculares, como dolor de pecho, insuficiencia cardíaca o problemas de ritmo cardíaco.